dimanche 20 novembre 2022

Una visita al parque temático "le puy du fou" de Toledo



mercredi 5 octobre 2022

La Abadía de Maredret, en la Valonia profunda y su magnífica cerveza

 


Como ya os he contado en otras ocasiones, mis queridas amigas (bueno, y amigos también, por supuesto), Valonia es el nombre que estas buenas gentes han dado a la región francófona de Bélgica. Bélgica tiene tres regiones autónomas: Valonia, Flandes y la Región de Bruselas. Podéis pinchar aquí, si se os viene en gana para disfrutar de otro artículo de este, vuestro blog, sobre Valonia. De nada. Y la Abadía objeto de este artículo, está en la Valonia más profunda. Vamos, no sé si es la más profunda, pero a mí me costó llegar una montonera. Viendo el mapa, parece que está cerquita:



Y que vas a llegar en un plisplás.  Pues no, ni modo, como dirían mis amigotes mexicanos. Hay que contar que esto es Bélgica, y cortan carreteras sin avisar, sin decirte cual es la ruta alternativa y otras fruslerías que, no tienen mayor importancia, salvo que sientas que estás pasando el día en hacer rodeos. A mí me costó casi una hora , tras dar vueltas al tuntún y caer en la misma carretera cortada, hasta que di, por un especial intercesión de algún poder celestial en un sitio entre añosos bosques que decía "Maredret, village artisanal". Total, que llegué,

La primera impresión de la Abadía es fascinante, aislada, sola, rodeada de muros y de jardines. Y el interior, mezcla de gótico y románico:






Con unos vitrales preciosos:



Pero no, no hay que dejar que la ilusión vuele hasta los siglos XIII o XIV. La Abadía fue construida en 1881. Es un abadía benedictina, donde vive una comunidad de monjas siguiendo la regla de San Benito. :


Todo respira un aire de autenticidad impresionante. Habíamos leído que había hospedería, pero no es una hospedería corriente: las monjas nos informaron que había, efectivamente, posibilidad de reservar una celda que -dijeron- eran muy confortables, pero sencillas. También hay un refectorio, pero hay que someterse a los horarios establecidos. Vamos, que era como un retiro espiritual y esas cosas. Bueno, vuestro bloguero favorito no estuvo por la labor (por el momento, claro). Lo que sí hicimos es hacer acopio de los productos de la Abadía, cervezotas y otras delicias (tranquilos, ya os hablaré de la cerveza en su momento, no se me arremolinen, como decía Cantinflas)




Total, que vuestro amado y aburrido bloguero y su compañía, decidieron ir a la Abadía de Maredsous, que está cerquita y que goza de un gran predicamento en toda Bélgica, tanto ella como sus productos:





Como se ve, el aspecto es muchos más grandioso y señorial, aunque también es del siglo XIX


Pero convendréis conmigo, amados gurriatillos que ni su exterior, ni por supuesto, su interior tienen el encanto de Maredret:



Aparte del hecho que es más popular que la tarara, con su cafetería, su supermercado, su hospedería y otras venalidades que nos apartan del honrado y recto comportamiento que se supone que debemos tener cara al mundo mundial (y más ahora que estamos en plena crisis). Tomen nota, gurriatos, de lo serio que se puede poner vuestro bloguero.


Pero, vuelvo al tema de base que nos ocupa: La cerveza, que se me va el santo al cine.

En la Abadía de Maredret, las monjitas han puesto a punto unas cervezas extraordinarias. Lanzaron las cervezas en 2021 y ya son difíciles de encontrar en toda Bélgica. Ya no te digo en otros países de misión.
Las cervezas están basadas en usar las recetas de Hildegard Von Bingen, en el siglo XII. Y si no sabéis quien es la Von Bingen, podéis pinchar aquí Música, literata, científica es un faro para las féminas en estos tiempos de zozobra. 
Pue eso, que me enrollo, y así no terminamos nunca. La base de la cerveza es la espelta (Epeautre), que gracias a todo esto me he enterado que es un trigo más antiguo y más resistente que el corriente (Para que veais lo que se aprende bebiendo cerveza)


Hay dos tipos. La Triplus, una cerveza de más de 8 grados, con cilantro como hierba para darle carácter
(Y os aseguro que se saborea el cilantro desde el primer trago) y la Altus, más suave, con unos 6 grados y un marcado sabor a frutos del bosque.

En serio, si tenéis ocasión de probarlas, no lo dudéis. Son diferentes

os dejo con Hildegard von Bingen





jeudi 8 septembre 2022

En Andalucía a cuarenta grados

 


Bueno, a lo mejor no han sido cuarenta, pero han sido muchos, lo que parece que confirma que cada vez hace más calorcito. La verdad, queridos amigos, a mí me han parecido bien. Harto de que me riegue la lluvia belga, eso de que te levantes de mañanita completamente empapado en sudor, tiene su encanto y que luego remojes tus cansados huesecillos en una piscina, tras un buen café (la cerveza la dejo para por la tarde, que me ha dicho un brujo que no hay que abusar, aunque -pregunta- ¿dónde está el límite entre abusar y simplemente darse un gustazo? ¿eh?)

En fin, que he pasado el verano en San Luis de Sabinillas, pedanía (no sé si eso se dice así, me suena horrible, a ventosidad con todo y ruidete, perdón por la grosería de este vuestro bloguero favorito). Pero digo, que es que me cortáis a cada frase, pedanía de Manilva, en la provincia de Málaga.

Sabinillas es un pueblo de pescadores y de turistas belgas. Eso es así. Los pescadores, pescan, es lo suyo, peces voladores que luego tienden en los tejados. Los belgas pescan quemaduras al sol.


Hay cosas que no podéis perderos, amigotes, por ejemplo una ración de puntillitas (calamaritos), fritos a la andaluza. Los andaluces son maestros en esto:


Pero, en fin, servidor de todos vosotros/ustedes, no ha renunciado a la buena cocina casera, como hacer un lenguado a la plancha en la terraza:


Y aquí, este elemento haciendo algo que no se debe de hacer: comer arroz por la noche, y menos en Andalucía. Si son maestros de las frituras, en eso de hacer paellas no son genios. Todas les salen caldosas (bueno, esto era, supuestamente un risotto)


Parte de la juerga veraniega es ir en el día del turista a que te sirvan un vino de Manilva al lado de la playa:



Oh, buenas gentes, pero ¡ojo! no todo es pescado. En Estepona, a pocos kilómetros, a principios de Agosto hacen una feria del jamón ibérico. Para relamerse, de verdad:



Las fiestas y el alboroto, espetos en la playa y otras actividades espirituales, no han faltado, como la fiesta de la luna llena.





O la cabalgata de fin de la feria






Y bueno, visto que me voy a cenar, que ya estoy en Bruselas, mientras cae violenta tormenta en la calle,
Os dejo con unos vídeos. Luego vuelvo. Besote
















lundi 11 juillet 2022

Suave es la noche de F. Scott Fitzgerald

 


Me vais a permitir que os hable una vez más de libros, queridos amigotes. En realidad, es lo más apasionante que me está pasando en estos últimos tiempos: leer. En este caso, os voy a hablar de un libro que ha saltado a mis manos, de forma totalmente inusitada. No sé desde cuando lo tenía escaqueado en la mesa de mi salón en Bruselas, debajo de un folleto de instrucciones sobre cómo usar mi WiFi. Como el folleto no lo he consultado en meses, supongo que el libro también llevaba en ese estado catatónico también varios meses. Vamos, que encima, no me acuerdo si lo compré o algún alma deseosa de culturalizarme me lo regaló. Pero bueno, me puse a ello (a culturalizarme) de forma inmediata.

Por supuesto, la foto que os he puesto en la portada, no es la de mi libro, es de la primera edición de los años 20 del siglo 20 (ya vale con el veinte). Mi edición es mucho más cochambrosa, y más si me pongo a leerla con una buena botella de Vacqueyras tinto, y sus inspiradoras gotas caen sobre mi bello libro:


Para empezar, os aclararé que me he enterado que existe una traducción española, por si no queréis aventuraros con la procelosa prosa de Scott Fitzgerald:


Y voy ya al rollo, que es que me pierdo por los cerros de Woluwé (aunque ahora, en estos momentos estoy más cerca de Úbeda que de Woluwé)

"Suave es la noche" es la cuarta novela de Scott, La escribió después de "El Gran Gatsby", aunque para vuestro seguro servidor ha sido el primer encuentro con tan renombrado escritor. Fitzgerald tuvo una vida bastante dura, porque su mujer, Zelda estaba más pirada que un cohete de feria y le hacía la vida imposible. Nuestro buen escritor, acabó alcohólico perdido. Hay mucho de su experiencia personal en "Suave es la noche"




Scott Fitzgerald y Zelda

La novela, escrita en los años veinte, está, como era de moda por aquella época, hace cien años, preñada de conceptos psiquiátricos. El protagonista, Dick Diver es un psiquiatra que se casa con su paciente, bella y millonaria. Ya podéis imaginar las movidas que eso va a traer. 

En la primera parte del libro, Dick y su mujer, Nicole viven en una villa de la Costa Azul, rodeados de un grupo de estadounidenses, con la consiguientes juergas y movidas (sobre todo etílicas) que se traen entre ellos. Aparece una joven de dieciocho añitos, que está empezando su carrera de actriz de cine, Rosemary, y que se encapricha con Dick, quien, sin duda debe ser un guaperas.

En un momento del relato, Dick, Nicole y Rosemary viajan juntos a París, donde se pegan la gran vida, lujosos hoteles y fastuosos restaurantes, Como este:




Dick se resiste a los asaltos de la Rosemary (es un tío íntegro), que quedan cortados en un momento dado por la aparición de un cadáver en el hotel donde se alojan  (cadáver del que no se vuelve a tener noticia salvo que la gerencia del hotel se apaña par cubrir el tema) No hay como ser rico.

La segunda parte del libro sucede años antes, en los principios de Dick como psiquiatra, en Suiza y en Viena, donde queda muy claro que las clínicas psiquiátricas son para ricos, no faltaría más. Aunque el tema en Viena tenía una componente social:



y estética.

En fin, en la clínica, Dick se enrolla con su paciente, Nicole, que, como o he dicho es super-rica por casa y esquizofrénica, también por casa

Pero bueno, el hecho es que se casa con ella. Aquí se les puede ver en Salzburgo:


 
Dick y Nicole en Salzburgo. Se nota el amor


Han pasado los años, Dick y Nicole tienen dos hijos. En una de estas, Dick, de vuelta de un viaje a los Estados Unidos, en Roma, se encuentra con Rosemary que está filmando una peli y ahí sí que no la rechaza por una vez. Aunque la segunda vez, sale corriendo, se va a un sala de fiestas, se emborracha y acaba pegándole a unos taxistas y a unos policías. Lo tiene que rescatar del mal rollo, su cuñada, la hermana de Nicole

El libro, se hace muy absorbente, aunque algunas veces, no muy fácil de leer, cuando siguiendo la moda de la época, mezcla hechos con pensamientos y sensaciones sin aclarar qué es qué.

Al final, Nicole, cansada del psiquiatra se enrolla con un amigo, un tipo peleón que andaba de guerra en guerra, Tony Barban. Dick, no se enfada, coge el barco y se vuelve a América.

Servidor, ¡Oh queridos amigos! se ha puesto a hacer un casting virtual, seleccionando algunos actores que podrían representar a los personajes del libro
.
Por ejemplo, par Dick Diver, he seleccionado a Peter O'Toole. ¿Qué os parece?


Para Nicole Warren, Charlize Theron:


Para Rosemary, Lauren Bacall:


Para Tommy Barban , Jean Paul Belmondo:


En fin, queridos amigotes, me voy a descansar del profundo esfuerzo intelectual que para menda lerenda ha representado contaros esta historia, en vez de estar en la piscina, aquí, en Manilva.

Si habéis leído el libro, me encantaría recibir algún comentario, crítica o insulto sobre mi propuesta  de Casting virtual. Fortísimos besotes