samedi 25 mai 2019

Beyond Bruegel. Una inmersión audiovisual en el mundo de Bruegel


Pues bien, queridos amigos, ya sé que estaréis pensando ¿qué hace Sorokin? ¿por qué no nos cuenta nada desde hace un mazo de tiempo? Así es que, aquí estoy  para calmar vuestros deseos de saber en qué rollos he estado metido. Como mañana son las elecciones europeas -en las que os animo a votar con alegría y tarareando la novena sinfonía de dos Luis Van Beethoven- he pensado que era el momento de hablar de otro gran europeo, Pedro (Pietr) Bruegel, aprovechando que, para conmemorar el 450 aniversario de su muerte, en Bruselas han organizado una inmersión audiovisual y una exposición.

Eso que llaman "inmersión audiovisual" es un espectáculo como el que os conté de Van Gogh (si queréis, amigotes, pinchad aquí) No es tan grandioso y espectacular como el de Van Gogh, porque el local donde tiene lugar, es bastante más cutre, pero dejadme decir que no os desilusionéis, está muy bien. Vale la pena, así que ¡venga! todos a Bruselas a verlo. Luego vuestro querido bloguero, si me avisáis con tiempo, os llevará a tomar unas cervezotas. Prometido.

Para empezar, es bastante chocante que se entre al espectáculo atravesando un bar. Yo estuve dando vueltas al edificio, hasta que me convencí que sí, que era por aquí. Pasas el bar, pagas la entrada y subes una escalera (la primera que os vais a encontrar) para traspasar una pequeña puerta.





A continuación, voto a bríos, te metes en unos oscuros pasillos donde tienes que subir una escaleras de madera bastante estrechas hasta llegar al meollo. En fin, mi primera crítica es que lo que dice el prospecto no es cierto:





Eso de 5 a 99 años, ni para atrás. Ya quisiera yo ver a un minusválido subiendo las escaleras. Pero bueno, el hecho es que cuando estás arriba hay varias salas en penumbra donde se están proyectando diapositivas sobre Bruegel:




Destaco una diapositiva de la torre de Babel, cuyo original está en el Kunsthistorisches Museum de Viena:


Bueno, en Viena y en el pasillo de mi casa:


Hay unos asientos bastante incómodos desde puedes seguir viendo diapositivas, como "la caída de los ángeles rebeldes":



El original está en Bruselas, en el Museo de Bellas Artes:



Ya os hablaré más tarde del Museo, paciencia, no se me arremolinen, como decía Cantinflas.

Otra diapositiva de un cuadro que no está en Bruselas es el de Greta, la loca. Muy interesante, aunque solo se ve un detalle. Greta, parece que es una figura de la mitología flamenca de la época. Roba, y todo lo que pilla lo lleva en ese hatillo:




Pero el punto fuerte de la exposición es una película que se proyecta en una sala, rodeando las paredes, el suelo, el techo. Puedes ver los personajes de Bruegel, moviéndose, saltando, niños jugando con peonzas. Es todo un espectáculo. Valen la pena las escaleras, los asientos, todo. Es fantástico. Os dejo el vídeo-bodrio de un servidor (noten, oh amigotes que dice "Sorokon" como autor. Vale, fue un error de mi dedito.



-->


Y, tras eso, me fui a ver la exposición que había en el Museo de Bellas Artes. Indudablemente, es otra cosa. El museo es un bello edificio en la Rue Royale. Solo su patio interior, vale el viaje:




El hecho es que, en el Museo, no hay muchos cuadros de Bruegel. La visita comienza en una pequeña habitación cerrada donde se proyectan algunos vídeos sobre el pintor. Muy flojos, así es que os recomiendo seguir.

Los cuadros más significativos no son suyos, sino de su hijo Pietr Bruegel el joven. Son copias de los originales de su señor padre, cosa que, sin duda hacía muy bien.

Como veis en "el censo de Belén", Bruegel sitúa Belén en plena campiña flamenca. No le da un excesivo protagonismo a la Virgen, que aparece como una figura más, montada en una mula con una capa verde:



Otra copia del joven Bruegel es  "la matanza de los inocentes" Una vez más, el escenario es Flandes, aunque quiera representar a Palestina:



Sí hay algunos cuadros originales de Bruegel el viejo, como el de la caída de los ángeles rebeldes que os he puesto al principio. También es un original suyo "la caída de Ícaro". Como todos sabéis, mis amigotes, el tema es mítico. Ícaro se pone unas alas de cera para volar, pero al llegar cerca del sol, la cera se derrite e Ícaro cae:



Y ¿dónde está Ícaro en el cuadro. Pues abajo a la derecha, zambulléndose en el agua. Os lo he ampliado. De nada, un amigo:




El Museo tiene otras muchas cosas interesantes, con las que te puedes pasar varios días de visita. Por ejemplo, tiene un tríptico del Bosco. "Las tentaciones de San Antonio" Pero en fin, casi toda la obra del Bosco, como sabéis, está en El Prado, en Madrid



Un Adán y Eva de Lucas Cranach el viejo:





De la escuela holandesa hay bastantes pinturas. A mí me llamaron la atención esta "Batalla naval entre barcos holandeses y españoles" (a saber quién es quien)



O este bodegón. Es que las ostras son mi debilidad



Otra exposición que tenía lugar al mismo tiempo eran unos trabajos de Wim Delvoye, diseminados por las salas, como estos cerditos, en una sala dedicada a Rubens:




O estos ciervos practicando la postura del misionero:



Podéis saber más sobre Delvoye pinchando aquí. Es un iconoclasta total, su primera obra famosa se llamaba "Cloaca". Algo verdaderamente asqueroso, pero no digo más, gurriatos, que me voy a cenar. Besotes






vendredi 26 avril 2019

La Buena Tierra, de Pearl S. Buck


Aquí estoy otra vez, queridos amigos. Había prometido en mi cuenta de Instagram (sí, señoritas y señoritos, tengo una cuenta en Instagram) que os iba a hablar de "la buena tierra" de Pearl S. Buck, y hete aquí, que por fin me decido a sacudir mi tradicional pereza (en Física se llama a eso, "estar en un pozo de energía". Suena más fino y le deja a uno con la conciencia tranquila) y ponerme a escribir sobre el tema. Además, así me olvido de qué rayos puede pasar el domingo si finalmente algún partido que no quiero nombrar, pero que empieza por V y acaba por X, gana las elecciones. Por si acaso yo ya he votado por correo. Por una vez, la Embajada en Bruselas ha cumplido con su obligación.

Pearl S. Buck era una autora que frecuentábamos los adolescentes hace ya una pila de años. Leíamos los libros suyos que publicaba, creo que editorial Reno o algo así. Corría el chascarrillo de que EEUU había tenido dos grandes tragedias en su historia, Pearl Harbour y Pearl S, Buck. Pero, en fin, yo en aquellos tiempos leí "Viento del Este, viento del Oeste" y me gustó. Luego pasó al olvido, como Selma Lagerloff, Echegaray y otros nobelizados autores.

Pero, estando en estas cosas, leí un artículo del blog de Dorothy con tacones que hablaba de un libro suyo (pinchad aquí si queréis) y me dije ¡Tate, tate! voy a releer a la Buck. Y lo hice, y os lo voy a contar, que para eso estoy aquí.

"La buena tierra" cuenta una historia que sucede en la China en, probablemente, los años veinte o treinta del siglo pasado. Pearl S. Buck vivió mucho tiempo en China, o sea que conocía el tema de primera mano. El libro le valió un premio Pulitzer y fue un punto importante para que le dieran el Nóbel en 1938. Parece ser que ayudó a la opinión pública en EEUU para ponerse al lado de China en la guerra China-Japón.





Pearl S. Buck


Aunque las críticas, en general, son muy buenas, hay quien le reprocha que, realmente no es una mirada china sobre China, sino la de un extranjero. No importa. El libro es fantástico. A mí me ha absorbido, me ha emocionado, me ha indignado a ratos y me lo he liquidado en dos días. El libro tiene varias lecturas, una lectura étnica, sin duda, pero sobre todo una profunda reflexión sobre la naturaleza humana

El protagonista es un agricultor, Wang Lung, para quien la tierra lo es todo. Vive en una aldea al lado de una pequeña ciudad que la autora no menciona, pero un servidor que se mete en todo, ha deducido que debe estar unos 600 Km al Norte de Nanking. Una tremenda inundación arrasa todo, y Wang Lung y los suyos cogen un tren y se van a una ciudad grande, que en el libro se llama Sangsu, pero que parece que es Nanking:




Como digo, para Wang Lung, la tierra es todo. Os pongo una foto que hice durante mi viaje a China y que, montañas aparte, puede representar la tierra de Wang:


Si me lo permitís, ¡Oh amigos!, voy a utilizar las fotos de mi viaje a China para seguir contándoos el libro. Este podría ser Wang:




Un duro campesino, trabajador de sol a sol. Aconsejado por su padre, decide buscar una esposa, yendo a la casa del señor de la región, que podría ser esta:


Donde le ceden una esclava, O-Lan para que se case con ella. O-Lan no es bella, pero es fuerte, trabajadora y pare dos hijos sola y sin ayuda. ¿Qué os parece mi O-lan?:




El padre de Wang vive con ellos. Este hombre se parece al padre que aparece en el libro:


Wang tiene un vecino amigo que termina siendo su único soporte cuando vengan malos tiempos: Ching





Pero también tiene un tío gorrón, vago y mala gente que se aprovecha de su trabajo para vivir en su casa. Más tarde se descubrirá que su tío es el capitán de una banda de forajidos:


El tío de Wang




Uno de los bandidos

Wang Lung, con sus hijos, su mujer y su padre tiene que huir de la región, como ya os he dicho más arriba, por culpa de la hambruna que desatan las inundaciones. Van a parar a Nanking (Sangsu en el libro), donde tiene que robar y hacer trabajos miserables para sobrevivir. Un día, la guerra (no se sabe qué guerra) llega a las puertas de la ciudad. Los ricos huyen y la gente del pueblo asalta el Palacio. O-Lan consigue apropiarse de un puñado de joyas, que les sirven para volver a casa. relanzar las tierras y comprar otras nuevas tierras.

Y aquí empieza la verdadera tragedia. Wang Lung, lleno de rabia e ingratitud, aborrece a su mujer, a la que debe todo. Es trágico como la acusa de ser fea y tener los pies grandes. O-Lan, solo puede argumentar entre llantos que le ha dado dos hijos.

Wang, cada vez más soberbio y endiosado, toma una nueva esposa, más joven. Las vicisitudes que viene después, es mejor que las leáis solitos y sin "spoilers" Os pongo unas fotos, por si os sirven para imaginar a los protagonistas:





Los hijos de Wang



Lotus, su segunda mujer





Hacia el fin de su vida, Wang se busca una nueva compañera, ya harto de Lotus y de todo: Pear Blossom, que podría parecerse a esta joven pekinesa.

En resumen, que es un libro impresionante. No os lo perdáis, si podéis. Y si podéis leerlo en el original americano, mejor. No me fío de los traductores, sobre todo si no han modificado las traducciones de los años sesenta. La autora, a veces usa un lenguaje bíblico, que no sé yo como lo habrán traducido.

En fin, besotes, que como de costumbre, me voy a cenar. Hoy tengo setas de cardo con blancos de vieira. Ya sé, os da envidia. Qué le vamos a hacer







lundi 25 mars 2019

Tervuren. El Museo Real de África Central



El Museo Real de África Central (real viene de rey, no quiere decir que no sea imaginario), queridos amigos, está situado en Tervuren, a unos pocos kilómetros del centro de Bruselas. Se construyó por orden de Leopoldo II, rey de Bélgica, a fines del siglo XIX. Ya os hablé de Leopoldo (pinchad aquí si os viene en gana). Edificó un palacio con el solo fin de albergar sus piezas de colección traídas del Congo:




La historia del Congo está ligada con la colonización Europea de África. Los países de Europa que estaban en plena revolución industrial, necesitaban materias primas. ¿Y dónde estaban las materias primas? Pues sí, habéis acertado, en África. Francia, Inglaterra, Alemania (sí, sí, Alemania, hubo colonias alemanas en África) se lanzaron a colonizar el continente, aduciendo historias de mejorar la vida de los nativos, etc, etc. Iban a por Cobre, Plomo, Oro. Lo otro son excusas, claro. Aún hoy hay autores que proclaman la "obra civilizadora" y bla, bla, bla.

Leopoldo II no quiso quedarse atrás. Para empezar mandó a Henry Morton Stanley (el famoso Stanley de "Doctor Livingston, supongo") a explorar y de hecho apropiarse de todas las tierras en la ribera derecha del río Congo. Como consecuencia, se creó una especie de estado independiente, cuyo rey era solamente, Leopoldo. No era todavía el Congo Belga.




Henry Morton Stanley

Durante el reinado de Leopoldo, se produjeron abusos incontables, torturas, asesinatos, por parte de los belgas y sus subcontratistas. Es así. Está reconocido como el mayor genocidio de la época moderna. Tanto es así, que el gobierno belga de la época decidió quitarle el Congo a su rey y convertirlo en una colonia: el Congo Belga. Eso fue hacia 1908. El rey murió el año siguiente de pura rabia, se supone.

Leopoldo, mientras el Congo fue su exclusiva propiedad, mandó construir el Museo del Congo, el que hoy es el Museo Real de África Central. Hasta 1960, el museo dependía del Ministerio Belga de Colonias. Actualmente es una institución independiente en la que participan europeos y africanos.

El museo original estaba en el palacio, como ya he dicho. Se hizo una reforma importante, de manera que, aunque las salas principales siguen en el palacio, se entra por un edificio anexo:




El paso se hace por un subterráneo. Pagáis vuestra entrada, amigotes, y os ponéis a bajar y subir escaleras:



En la primera zona, antes del largo pasillo subterráneo, hay una serie de esculturas, muy de principios del Siglo XX que estaban en el museo original, pero que han sido apartadas porque se considera que son ofensivas para los congoleños: Un hombre leopardo, un esclavo y otros lugares comunes.


Tras el pasillo subterráneo se llega al meollo:



A un servidor, la sala que más le impactó es la de "rituales y ceremonias", llena de máscaras y esculturas originales:





Según explican, las máscaras se usaban para acontecimientos especiales, y en la mayor parte de los casos, se quemaban después. Evidentemente, esto no es posible para estas dos, que se las ve bien sólidas:

Este es un Nkisi. Su misión era atraer los muertos de vuelta al mundo. Los atraía con esos ganchos que lleva y los hacía reencarnarse. No sé si yo me fiaría de un elemento así.


En toda África Central se hacían ritos de iniciación para marcar el paso de la infancia a la edad adulta. Se aislaba a los quinceañeros se les explicaba lo que es la vida y ¡hala! . A mí me hubiera gustado también que me lo explicaran con detalle, porque todavía no lo he entendido:



Estos son Wayinda y Kakulu. Wayinda es la de la izquierda y es una mujer infiel. Kakulu es su marido y se le ve un poco tuerto del disgusto:



Hablando de maridos y mujeres, en el Museo hay cuadros de artistas congoleños contemporáneos, como este "Matrimonio forzado". Sus padres quieren forzar a la chica a casarse con un rico más bien viejales:


En la sala de música se exhiben, por ejemplo, los tambores reales de Ruanda. Eran un privilegio real. Hoy día, se han popularizado:



Pasando a la zona "Afropea" se pueden ver cosas como este semáforo, diseñado por una mujer. Está instalado en Kinshasa y gira para mostrar el verde o el rojo.




Otra zona que se encuentra el visitante es la de "paisajes y bio-diversidad". Magníficamente montados en un ambiente muy bien creado, una serie de animales disecados, como este Okapi:



O estos gorilas:




El elefante ha sido desde siempre una de las estrellas del museo, aunque según parece, son dos elefantes. La cabeza pertenece a uno y el cuerpo al otro:




Un caso terrible: el de la Perca del Nilo. Se llenó el Lago Victoria con una especie invasora, la Perca del Nilo. Todas las otras especies han desparecido. Se hace un comercio con estos peces absolutamente desagradable. Vienen aviones todas las semanas a cargar percas y llevarlas a Europa, (en especial a Rusia). A mí, personalmente, su carne me desagrada a tope y su sabor me produce arcadas, pero es un comercio con el cual se están llenando los bolsillos muchas multinacionales sin dejar ningún beneficio a los habitantes de la zona.




Bueno, algo menos repugnante. La sala de los cocodrilos es una de de las originales del Museo del Congo. Es muy aparente:



Y bien, queridos amigotes. Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar el Museo. es uno de lo mejores del mundo dedicados a África.

En saliendo, en una de las paredes del palacio os encontraréis esta escultura que no tiene firma,



pero que me ha parecido muy oportuna para estos momentos en el que algunos mentecatos andan proponiendo que se den armas a todos los hombres de bien. Bueno, pues esto es lo que se hace con las armas: matar.

Os voy a dejar, que me voy a cenar. Besotes, mis amigos.