lundi 27 mai 2024

El Museo Sorolla de Madrid, seguido de una interesante recomendación gastronómica

 


Mis queridos y fieles amigotes (bueno, y si sois infieles, tanto me da, allá vosotros con vuestros hombres y vuestras mujeres, ustedes veréis), os voy a contar que este verano estuve visitando en Madrid el Museo Sorolla. Museo digno de visitar, que hállase situado en el Paseo del General Martínez Campos, muy cerquita de la Castellana:



Ya sé que me vais a recriminar que haya tardado tanto en contároslo, pero en fin, ya se sabe que más vale tarde que nunca, además, no sé por qué, me ha apetecido contároslo ahora, más que nada porque no fuera a ser que un rayo destruyera el Museo y yo me hubiera quedado con mis fotos en la boca. Pero bueno, ahí le vamos gurriato. Fíjate tú por donde, el Museo está situado en la que fue su casa, que no era una chabola, como puede verse:


La casa tiene un agradable jardín, con su estanque y todo. Todo ello es un muestrario de la fama, celebridad y riqueza que consiguió el Maestro en vida:


Como supongo que todos sabéis, Sorolla nació en Valencia, pero se quedó huérfano desde muy chiquito, porque sus padres murieron en la famosa epidemia de cólera de finales del siglo XIX, así es que lo criaron unos tíos (en sentido, "familia", no "tíos" como si dijéramos unos mindundis) que querían que fuese cerrajero, pero el niño dijo que nanay, que él lo que quería era pintar. Total, que estudió dibujo y pintura en Valencia. Finalmente consiguió un premio de pintura en Madrid y empezó a coger carrerilla, se fué a Italia, a París, de vuelta a Italia y, por fin, se estableció en Madrid, en el casoplón de la foto.  Pasó por varias épocas pintando, aunque la más famosa por la que todos lo conocemos fue su época luminosa en Valencia, donde la luz juega de forma increíble. Pero vamos, Sorokin, que te enrollas con dos de humo, habla del Museo.

Su sala principal, donde resalta el "paseando por la playa":



Sorolla,. además fue retratista, y un montón de personajes de la época pasaron por su estudio, aunque en el Museo, lo que más resalta es el retrato de su mujer, Clotilde, vestida de noche


Y sin vestir, como en este desnudo sentado, aunque el desnudo más famoso, visto de espalda no está en el Museo:


pero, como ya os he contado (es que no me leéis, gurriatillos) sus mejores cuadros (por lo menos, son los que a mí me gustan más, eso es la ventaja de la crítica subjetiva) son los de su época luminosa y mediterránea, como "el baño del caballo"


"Después del baño":


Y el ultrafamoso   "el baño".


Del cual tengo, además un imán en mi nevera. No os pongo la foto. La puse al hablar de Egon Shiele. Pinchad aquí si os apetece, claro.

El museo tiene además alguna esculturas de su hija, Elena Sorolla, que aunque poco conocida era una buena escultora:




Y tras esa magnífica inclusión cultural y pictórica en el mundo de Don Joaquín (merece que se le trate de "don") or voy a hablar de un restaurante (vamos, ahora se llaman "gastrobares") que he descubierto en Madrid hace poco, no os inquietéis. 

Se trata del CIRKuK, que está en la Avenida de Bruselas (manda narices, salgo de Bruselas y me encuentro con otra Bruselas) en el Parque de la Avenidas:


Os recomiendo algunos platillos, como el "churrigorri de atún Balfego, churros, atún, polvo de tomate, mayokimchie y katsuobushi" (la imaginación al poder)



El "Carpaccio de calabacín, frutos secos, puré de tomatillo, aliño de sésamo y parmesano en lascas" (!Será por nombres!)



El "ceviche de lubina con leche de tigre, maíz cancha y mango" (este es más sencillito)


y estos langostinos en tempura



Os digo la verdad, que no se os atraganten los nombre, están todos buenísimos y ¡sorpresota! no son caros

Venga, Besotes que me voy a hacer unas espinacas.

vendredi 19 avril 2024

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu. La mejor ciencia ficción china


 


Os voy a contar la verdad queridos lectores, blogueros empedernidos, visitantes pacientes de este blog con el cual calmo mi aburrimiento, que, a pesar de mis proclamas sobre mi no-amor por las tabletas de lectura, tengo una. Y la uso bastante, porque la verdad, es fácil. Estás en tu casita, con una cervezota, sin ganas de salir a la librería de la esquina, La abres y te ves las recomendaciones del momento. Y un servidor de todos ustedes, vosotros y vosotras (a mí me gusta más serviros a vosotras, pero vamos, con vosotros también me arreglo) que es amante de la ciencia ficción (y del pescado a la plancha, pero ese es otro tema), me bajé un libro de ciencia ficción. En concreto, "la tierra errante" de Cixin Liu:


Es un conjunto de historias cortas. La que da título al libro, es una historia tremenda. La tierra en el año ni se sabe, va a ser absorbida por el sol, y los chinos construyen unos gigantescos motores y la ponen en marcha para ir a buscar otra galaxia.

Pero, en fin, el otro día, en una de mis habituales incursiones en la librería inglesa al lado de casa, me saltó a la vista otro libro de Cixin Liu. El que os he puesto en la cobertura y, sin reparar en el precio, lo compré. Además, un amigote me dijo que Neftlix estaba filmando una serie que estaba basada en el libro:



No la he visto, y no sé si osaré verla. Por el momento, me he leído el libro (enterito, sí señor). Por lo visto, el primer episodio, empieza como el Capítulo Uno del libro: el juicio que le hace una panda de guardias rojos en los años sesenta el siglo XX  a un famoso científico, al que acusan de reaccionario, etc etc. Total, que se lo cargan a zurriagazos. cosa que, como todo el mundo sabe, está muy fea. Su hija contempla la escena, y eso, como se verá más adelante, traerá consecuencias, pero en fin ya las leeréis, si os atrevéis, colegas.



Pero bueno, esos eran los guardias rojos de aquellos años del rock. Hoy en día, son un residuo testimonial que tiene un restaurante en Pekín, y en el que, como veis aquí, se aceptan hasta visitantes barbudos sin correrlos a zurriagazos.




Aunque el gran timonel sigue presente en el escenario, como podéis ver:


Vamos, Sorokin, vete a lo que vas: Ibas a hablar el libro de Cixin Liu (bueno, he visto en internet que su nombre correcto es "Liu Cixin", es decir que es un rollo de nombre y apellido). El hecho, es que  el autor vive en China. No es de esos chinos que escriben lo que sea y viven en Estados Unidos o en Europa


Cixin Liu

De todas formas, en el libro no tiene ningún empacho en criticar a todo el estamento chino, desde el PLA (People's Liberation Army, el ejército chino)


hasta la policía, etcétera etcétera. Eso sí, el Gran Timonel sigue presente en todas partes, como aquí, a la entrada de la Ciudad Prohibida. Pero, en fin, servidor de todos ustedes, ha visto una concentración tal de coches de lujo, tiendas de moda etc, en Pekín, como si fuera una sociedad super capitalista, Eso sí, bicicletas, pocas.

Pero vamos al libro, Sorokin que enseguida te lías a contar tu vida, El título, "el problema de los tres cuerpos" es un problema matemático: siguiendo la ley de la gravedad, es imposible determinar las trayectorias de tres cuerpos, aunque se sepan sus condiciones iniciales. Podéis leer más información aquí.


En el libro, la hija del científico asesinado por los guardias (que también es científica) va a trabajar a una antena superparabólica cerca de las montañas kingshan, al norte de Pekín, casi en la frontera con Mongolia: 


La gurriata, consigue enviar un mensaje al infinito, del que ¡tate! recibe respuesta. La repuesta viene de un mundo con tres soles, las tres estrellas de Alpha Centauri, donde viven en un caos permanente, entre eras caóticas y eras estables, lo que hace desparecer civilizaciones enteras en menos de lo que canta un flamenco,

Cuando saben lo que pasa en un mundo ideal, como la Tierra, deciden invadirlo




Una era estable, con un solo sol


Una era caótica


Total, que , por culpa de la hija del cienítifico asesinado a zurriagazos y que quiere que la raza humana sufra un castigo ejemplar, los extraterrestres de Trisolaris (así se llama el planeta) se ponen en marcha para invadir la tierra. Claro que solo llegarán en 400 años, y ahí está el asunto. Ahora me voy a leer el tomo siguiente, a ver qué pasa..

entre tanto, no me voy a retener de poneros una foto de la luna. La luna de Bruselas, yes, amigotes




Venga, besotes, que estoy cansado


dimanche 17 mars 2024

El mago del Kremlin, de Giulano da Empoli

 


Mis queridos amigos, contertulios, co-blogueros, co-bebedores de diversos fluidos placenteros (oigan, colegas, no solo cervezotas, también otros fluidos, como agua con gas, sí señor, es así). Os acordaréis que en la entrada anterior de este aburrido blog os hablé de Lovaina y que ahí no hablaban francés, etc, bueno, pues a los pocos días de mi visita recibí un papelorrio en indiscutible lengua flamenca, del que solo pude entender una línea en la que constaba la matrícula de mi coche, seguida de un número: 58 euros. Como no es probable que fuera un regalo de Lovaina por ir a visitarlos, deduje que era una multa. Pagué y a otra cosa, que no quiero líos.

Pero en fin, este no es el tema de hoy, Hoy tengo la intención de hablaros del libro que he citado: "El mago del Kremlin". Me ha parecido oportuno hablar de eso, porque a) hoy hay elecciones (juas juas) en Rusia y b) porque me interesa la visión de un no-ruso sobre Rusia y, un poco compararla con la de menda, que: tampoco es ruso, pero que he viajado mucho por allí:

Para demostrarlo, ahí va esta foto de la iglesia de Cristo Salvador, a orillas del Moscova, que reconstruyó Yeltsin, visto que Stalin la había arrasado:


A lo que vamos, Sorokin, al libro de  Giulano da Empoli.. El autor cuenta sus diálogos con un consejero de Putin, al que llama en la ficción Vadim Baranov, pero que según los sabios putinólogos, no es otro que el verdadero consejero de don Putin,, Vladislav Sourkov, que he aquí;


A partir del capítulo 3, toma la palabra directamente el tal Varanov, que cuenta como se hizo amigote del director de la Televisión rusa, Boris Berezhovsky, personaje totalmente real. Berezhovsky era uno de sos tipos que lo controlaban todo en tiempos de Yeltsin, pero consideraba que era necesario un cambio radical, de un tipo simpático y borrachín, con el que los rusos, como dice en el libro, pasaron de un sistema totalmente organizado, donde lo importante eran las relaciones con el poder, tener una dacha en el campo, etc, a un "supermercado",  y a descubrir de pronto el valor del dinero, a enriquecerse y a no respetar nada, etc, sometidos a los dictados de "Occidente". Moscú era una feria loca ( A mí no me lo pareció tanto, pero, oye cada uno piensa lo que ha vivido)



Por fin Berezhovsky convence a Baranov (el personaje del libro, que era autor teatral) y se van a ver a Putin a la Lubianka para convencerlo de que se presente a primer ministro. Putin, al principio se hace el longuis, dice que a él lo que le va es ser jefe del FSB (ex KGB) , pero en seguida se aficiona al rollo.


Mientras tanto los rusos, según el autor estaban ansiosos de un poco de seguridad y mano dura, frante al desmadre



Y volver a hacer de Rusia un poder fuerte, al que tema todo el mundo, como en el día de la victoria:


Putin, que en un principio sonreía a los occidentales y tomaba copas con  Berlusconi y esas gentes, se aficiona al poder, se va a vivir al Kremlin, y que se dejen de dachas en el campo. 

El Kremlin representa el poder, Como símbolo, El gran cañón del siglo XVI, el cañón del Zar Pushka:



claro, que el Kremlin es más que eso, por supuesto es una fortaleza en lo más alto de Moscú, pero es magnífico todo lo que hay dentro. Desde luego, la residencia del jefe no es accesible, pero la plaza de las catedrales es impresionante, Hay cinco catedrales rodeando la plaza. Vuestro bloguero (menda lerenda) visitó en un sábado la plaza:


Catedral de la Asunción


Catedral del Arcángel San Miguel. A la derecha, Catedral de la Anunciación



Interior de la catedral de la Anunciación. Iconostasio


Catedral de la Anunciación, interior

En el libro, no podían faltar las relaciones sentimentales de Baranov, con su pareja Ksenia. Frecuentan los bares de lo hoteles, En particular van con frecuencia al Hotel Metropol, donde vuestro bloguero ha estado muchas veces. Ya os he hablado en otras ocasiones. Pinchad aquí (si os da la gana, claro)



La verdad es que el salón del Hotel es muy acogedor, dentro de una cierta grandeza 


Pero vuelvo al libro, amigotes. Está traducido al castellano. Leedlo, os interesará. La verdad es que no puede estar más de actualidad.

Venga, besotes y abrazotes, que me voy a cenar

jeudi 8 février 2024

Lovaina y Malinas. El corazón de Flandes

 


Mis queridos (y no queridos, que habrá de todo), os voy a hablar hoy del corazón de Flandes. Sí, mis buenas gentes, ya sé que ustedes vosotros, cuando pensáis en Flandes, pensáis en Brujas, en Gante, en Amberes... grandes y bellas ciudades que muchos de vosotros conocéis. Oh, amigotes, (y amigotas, no me hagáis decir eso a cada vez, ya sabéis que estás todos incluídos), ¿Quien no ha visitado en algunas vacaciones o en algún trabajo que tuvisteis que hacer en Bruselas las perlas de Flandes?, de las que ya os he hablado alguna vez. Pero el corazón de Flandes está mucho más cerca de Bruselas, en el Brabante flamenco. Lovaina  (Leuwen) y Malinas (Mechelen) están a un tiro de piedra de aquí, pero ¡ojito, ojito!, si vais (muy recomendable, valen la pena) ni se os ocurra hablar, preguntar, inquirir en francés. Os ignorarán, y si coseguís que no os insulten, mejor. Aquí todos son flamencos y hablan flamenco.



Mi primera experiencia de un viaje a Lovaina fue, en un fin de semana cuando estudiaba en París  y era inocente y simple, se me ocurrió ir al despacho de Información y pedir folleto o algo así, en Francés. Casi me corren. Eran los tiempos del ¡Leuwen Vlaams! (¡Lovaina, flamenca!). había manifestaciones por todas partes. Y de hecho, la ultrafamosa Universidad de Lovaina tuvo que dividirse en dos y crear una nueva Lovaina (Louvain la neuve)  a las puertas de Bruselas, en territorio francófono.

Pero, en fin gurriatillos, que eso no os asuste. Lovaina es preciosa, así que cerráis el pico (o habláis en inglés) y os dáis una vueltecilla. El espectacular ayuntamiento que os he puesto en la foto de cobertura es fascinante. Sus rincones en un día de sol:


La gran plaza




La calle principal

Y ya puestos, no dejéis de visitar Malinas, pero con las mismas precauciones. Hablad en inglés. Ni una palabra en francés. También es una ciudad cien por cien flamenca. Tiene una catedral impresionante


El puntito blanco que aparece a la izquierda es la luna. Ella seguro que habla de todo, no hay problema de "luna", "lune", "moon", "der Mond", etc (no sé cómo se dice en flamenco)

 


El interior e la catedral






La plaza de Malinas, por la noche. Por cierto nos tomamos unos gofres, buenísimos, en un restaurante del lugar. Ello sí, en inglés.

Pero bueno, para hacer honor a Bélgica (sin importarme si son francófonas o flamencas) Me he cocinado una endivias al gratín (bueno, sigo sin saber si endivias es con "b" o con "v")

Para eso, hacen falta endivias, jamón, leche, harina y mantequilla:







Fundo la mantequilla (es así, buenas gentes, no llevan aceite de oliva)




Preparo una bechamel. Bueno, me ha salido un poco espesa, debería estar más clara.

Envuelvo la endibias (toma ya, esta vez con b) con el jamón:


Les añado la bechamel y un poco de queso rallado.




Y las meto al horno precalentado. Cuarenta y cinco minutos a 180 º



Y he aquí lo que sale. Venga, espero que os guste. 

Miles de abrazotes y besotes de vuestro Sorokin.

Smuak, smuak