mardi 1 mars 2011

De peces, pescados, pescaderías y pescateros (2ª parte)


Isla de Sal. Cabo Verde



Ya sé, queridos amigotes, compadres, colegas, parientes, primos y demás familia que a estas horas de la madrugada en las cuales vuestro fiel Sorokin os cuenta sus cuitas, estaréis, unos durmiendo, otros relajándoos tras abrumadora jornada de trabajo, otros despertándoos para celebrar el día siguiente... es lo que pasa cuando en esta rechufla de blog nunca se pone el sol. Pero, oyes, tanto si estáis mirando como si no, me he decidido a escribir la segunda parte de la entrada de 2010 sobre peces, pescados y tal.

Ya os dije que a mi esto del pescado me mola cantidad, como si hubiera sido natural de Yokohama y no manchego. Claro que hay excepciones. Por aquí, en algunos restaurantes, incluídos algunos de instituciones internacionales, (cuyo nombre no voy a dar no sea que me escuchen, leñe) andan metiendo en el menú una cosa que llaman "Victoria bar". Os lo puedo recomendar en caso de que tengáis urgencia de vomitar o algo así, porque es indescriptible como sabor: barro fétido mezclado con caca de paloma o similar. Me he enterado que es un nombre políticamente correcto de la perca del Nilo. La tan denostada perca del Nilo, que ha originado una monumental catástrofe ecológica en el lago Victoria. En fin, por una vez, mi corazón y mi estómago han estado de acuerdo.

Y ya estuvo bien de rollos. Voy con mis fotos de pescaderías. La primera es un tanto conflictiva, qué le vamos a hacer. Es una pescadería donde se vende carne de ballena en Tokio. Es evidente que como no pueden poner una ballena en el escaparate, ponen en su lugar un dibujito. Os diré la verdad, colegas: compré una lata, como recuerdo de la ignominia. La guardo en un estante al lado de los escritos de Rouco Varela.




Pescadería de carne de ballena en Tokio


Esto que aparece acto seguido es pescado seco (¿os habíais dado cuenta, o no? no me digáis que pensábais que era jamón). Es un puesto de carretera en Tailandia, cerca de Surat Thani. No lo probé, pero supongo que no debe dar demasiado placer. En cualquier caso, en Tailandia, además de esto, hay muy buen pescado fresco.




Venta de pescado seco en Tailandia

En Punta del Este, en Uruguay, ya os dije que lo que más se pesca es la brótola. Como veis, nada más pescarla, la trocean y la hacen filetes. No sé por qué, porque un buen pescado entero al horno es algo que no tiene comparación con los filetillos de chichinabo. En fin, ellos sabrán.





Punta del Este (Uruguay)


Hay otro pececillos, como estos tiburoncetes que están esperando un arriesgado comprador, tambien en Punta del Este:





Punta del Este

Se ve, ¡oh, queridos colegas! que hay vida en estas pescaderías, no como en esta de Bruselas, en un centro comercial, cuyo nombre no voy a mencionar:





O en la pescadería de Selfridges, en Londres:





Ya sé que vais a decir ¿y por qué menciones Selfridges y no el centro comercial de Bruselas? Bueno, pues es verdad, lo que pasa es que si no sois de aquí, verdes las han segado, os va a dar igual el nombre. Pero, en fin, es el Centro Comercial de Woluwé. ¿Contentos? ¿eh?


En plan mas clásico, ahí van unas fotos de pescaderías: en Buenos Aires:




O en el mercado de la Guindalera, en Madrid:




Y para terminar, un libro. Un libro de recetas de pescado:





No tiene nada de especial, salvo una receta de "Paella de Salamanca", que me ha dejado totalmente del revés. Me encanta Salamanca, pero no sabía que hacían paella por allí. Bueno, sí, hacen Paella hasta en Cherburgo (doy fe, y mi tripa tambien), pero nadie habla de Paella a la Cherburguesa. En fin, ahí va:





Un besote a todos

21 commentaires:

  1. Hola Sorokin:

    Qué bonitas fotos, y cuanta variedad.

    Me gustó muchísimo la primera, no sólo por la actitud del pescador, sino por el escuincle que está nadando ahí atrás. A esos peces por acá les llamamos "cochitos" porque hacen un gruñido parecido al de los puercos, y acá a los puercos les llaman "cochis".

    Un amigo mío estuvo en Tokio con su hijo. Probaron la ballena. Dice que es sabrosa. Como son güeros, los japoneses pensaron que eran de Islandia o Noruega.

    Los de Tailandia son "boquerones" (o anchoas). En México también llegan a venderse en esa presentación, no sólo las anchoas, sino los "charales" que son típicos del altiplano. Estoy seguro de que bien guisados te gustarían mucho.

    Bueno, mejor me despido porque si no no paro, un gusto ver las fotos. Gracias por compartirlas.

    Saludos.

    RRS

    RépondreSupprimer
  2. Sorokin, gracias por avisarnos acerca de esa perca, por favor, qué horror, la descripción ha sido tan buena que casi v... en fin.
    Ya sabes que adoro los mercados, me encanta comprar en ellos, visitarlos, pero en las fotos, vaya no hay punto de comparación entre unos y otros. ¿Has visto un documental interesante que se llama "We feed the world"?
    Allí aparece un pescador francés y confiesa: "Nosotros decimos que esto es un pescado para vender pero no para comer" (refiriéndose a la pesac de bajo fondo). Te dejo el link:
    http://www.we-feed-the-world.at/en/film.htm

    Saludos

    RépondreSupprimer
  3. Hola Xerófilo. Ya suponía yo que esta entrada te iba a interesar. Me alegro por ello.

    Es cierto que es muy divertido en la primera foto ver al escuincle, como ustedes los llaman, nadando en el mismo puerto de pescadores. Eso en Cabo Verde es normal. Las lanchas son chicas y ellos ya saben como esquivarlas para que la hélices no los corten en pedazos (yo vi un accidente así, cuando yo era chico en una playa en Santander: una motora cortó la pierna de una joven en rodajas, como si fuera salchichón)

    Y sí conozco los charales del lago Pátzcuaro. Estuve en Michoacán hace años, en una excursión desde Veracruz y los probé. Me gustaron, aunque prefiero el pescado fresco.

    Saludos

    RépondreSupprimer
  4. Hola, Claudia.

    Gracias por el enlace al film "We feed the World", ya he visto el relato y el trailer de la película. Muy interesante.

    Sobre la Perca del Nilo, puedes ver también este enlace:

    http://www.thehouseofblogs.com/articulo/documental_la_perca_del_nilo_lates_niloticus-100955.html

    También se ha hecho un film sobre el tema: "La pesadilla de Darwin", que citan en el enlace de arriba, pero no he conseguido verlo.

    Un saludete

    RépondreSupprimer
  5. A mi lo que me ha dejado fascinada es el puesto de los tiburoncetes... Eso sí, no es por nada, pero tirando para la patria, como luce ese puesto madrileño eh?... caray comparándolo con el bruselense, tan aséptico, tan faltillo de vida.

    Hace no mucho me mandaron un mail de estos masivos, en los que se advertía de un pescado, la panga, que viene del Vietnam y que alimentan de pienso hecho de peces difuntos...por lo visto como es barato está arransando en los mercados, me entró un asquete, será el mismo que dice el Monsieur Sorokin?

    RépondreSupprimer
  6. Hola, Madame Delikat. Tenga su merced muy buenas tardes.

    Yo creo que la "panga" debe ser otro bicho. Debe ser el que llaman por aquí "pangasius". Y este, sí tiene bastante buen sabor y una consistencia similar al lenguado, con lo cual te lo meten doblado en bastantes restaurantes. No sabía que se nutría de peces muertos, pero, en fin... creo que eso es lo que comen tambien las langostas y mírelas, tan pimpantes y sabrrrrosonas.

    No, lo de la Perca del Nilo debe ser mucho más grave, tal como denuncian en el enlace que le he puesto a Claudia:

    http://www.thehouseofblogs.com/articulo/documental_la_perca_del_nilo_lates_niloticus-100955.html

    Pero, además es que está asquerosa.

    Un saludito

    RépondreSupprimer
  7. He encontrado este interesante artículo sobre el panga en la página del Aderezo de los que soy seguidora:

    http://www.eladerezo.com/salud-y-bienestar/estamos-seguros-consumiendo-panga.html

    Yo no lo he probado en mi vida.

    RépondreSupprimer
  8. Gracias por el enlace, Madame Delikat. Efectivamente, veo que el Panga es el Pangasius, como se le conoce por aquí, y, como le dije antes, en muchos restaurantes te la meten doblada haciéndolo pasar por lenguado, sobre todo en filetes (no sé como se importa el Panga si ya hecho filetes o no, pero nunca los he visto enteros)... así es que, a lo mejor sí lo ha probado sin saberlo, Madame. :-D

    Bueno, a partir de ahora sólo (nótese que pongo acento a "sólo", je m'en fou de lo que diga la Academia) comeré lenguado cuando lo vea entero, con su raspa y todo.

    RépondreSupprimer
  9. Por favor Sorokin, no me describa tan crudamente al “Victoria bar”, que he estado a un plis-plas de perder la dentadura y las canicas…
    En cuanto a las pescaderías, sin duda alguna me quedo con la de Argentina y la de Madrid.

    RépondreSupprimer
  10. De acuerdo, Oteador, creo que se me ha ido la mano un pelín... pero... es que es algo inenarrable, en serio.

    De acuerdo con la apreciación de las pescaderías. Lo de Buenos Aires tiene su mérito, porque, pescado, pescado no se come mucho por allá. En cambio, de Madrid siempre se ha dicho que es como si tuviera puerto de mar. Al fin y al cabo, la Guindalera es un barrio, no una pescadería de lujo, y mira todo lo que tienen en el mercado.

    RépondreSupprimer
  11. Que no Monsieur Sorokin, que nunca he pedido lenguado en un restaurante, que solo me como los que me pone mi madre de su pescadero de confianza, ni tan siquiera yo los compro para mi misma, el pescado lo sigo tomando en la casa familiar cuando me dejo caer (unos tres almuerzos suculentos a la semana jeje)

    RépondreSupprimer
  12. Bueno, bueno, no se me enoje, Madame Delikat. ¡Qué suerte tiene su merced, ir a mesa y mantel a la casa familiar a comer pescadito rico! Yo, en cambio, como pescado por todas partes, en casa, en la calle, en le oficina... es que soy un ictiófago (¿A que ha quedado culteranísimo lo de "ictiófago"? es que cuando se me sale la pedantería no me puedo retener)

    RépondreSupprimer
  13. Hola Sorokin!! Un gusto encontrarte en esta mar de blogs, me he paseado por tus últimas entradas y veo que hemos coincidido en algunos puntos del mapa. Genial tu registro de pescaderías.

    No sé cómo llegué hasta aquí, pero sé que volveré. Un abrazo desde el Sur del mundo

    RépondreSupprimer
  14. Hola Pamela

    Bienvenida a compartir las cuitas de un aburrido. He estado en tus blogs, que son magníficos. Lamentablemente no conozco Chile, pero tal vez tenga una oportunidad este año de ir para allá.

    Un abrazo desde la capital de Europa

    RépondreSupprimer
  15. No deja de sorprenderme tu aficción por las pescaderías, en serio, que las fotografíes, las compares, las recorras de pe a pa. Me sigue la duda de si perro o gato ay Sorokin, Sorokin.
    Yo prefiero el pescado seco a la ballena, por simpatía hacia esos magníficos seres, no los quisisera comer. Prefiero también la pescadería de Madrid a la paella de Salamanca, aunque ambas estén un poco fuera de su sitio.
    Si vieras las pescaderías del mercado central de Alicante, te quedarías pasmado, todo está tan fresco, tanta variedad, tanta calidad que es una gozada comprar allí.
    Creo que tengo suerte de estar en una zona en donde el pescado es así de fresco, aunque claro, si te vas al súper..., también encuentras esos pezcados horriblos.
    Un abrazo.

    RépondreSupprimer
  16. ¡Hola Viena! Me alegro verte por aquí tras tus problemas con las fotos en tu blog. Qué bien que ya esté resuelto.

    En lo de los animales, tienes razón, siempre me he sentido muy identificado con ellos. Tenía un profe que decía que yo era un burro, y luego, en la adolescencia, las chicas decían que yo era un pulpo. A lo que nunca me han asociado es a una serpiente. Malegroinfinito.

    Y sí, si conozco el mercado de Alicante ¿es el que está en Alfonso X en el cruce con la Rambla? Pues sí, si he estado y sí me gusta. Lamentablemente, no tengo fotos. Pero oye... que en Madrid hay un pescado superfresquísimo, y el mercado de la Guindalera, donde está hecha la foto, es un mercado de barrio. Lo que sí hay diferencia es en todos los pescaditos de la bahía que hay en Alicante, cositas frescas que no pasan de Almansa, una maravilla.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  17. Ay qué risa Sorokin, así que pulpo con las chicas, además de burro en el cole, perro en tu anterior entrada y gato en esta y varias más moviendo los bigotes frente a los pescados.
    Sí, el mercado central es el de Alfonso El Sabio, está todo que se sale y respecto al pescado de Madrid, estoy de acuerdo, he comido mi mejor pescado en Madrid, hay que ver, lo que son las cosas, pero es así de cierto y en el mercado en Madrid, inmejorable.
    Tamos de acueeeeerdo.

    RépondreSupprimer
  18. La última vez que pasé por Alicante no tuve tiempo de ir al Mercado, pero la anterior, me compré una ristra de guindillas que están colgadas en la pared de mi cocina en Bruselas. Muchíííísimo más lustrosas que otra ristra que le compré a un vendedor ambulante en la costiera amalfitana, entre Positano y Amalfi, en Italia y que ya están secas perdidas.

    En Alicante, también le compré por un euro una ristra de ajos de verdad, de los buenos, a una gitana a la puerta del mercado.

    O sea que sí, que me encanta el mercado de Alfonso el Sabio.

    RépondreSupprimer
  19. Hola Sorokin! Avisa cuando vengas. Si Uruguay te ha sorprendido con sus costumbres, ya tendrás aquí para un buen reportaje. En todo caso aquí no te van a decir "gachego":)

    RépondreSupprimer
  20. Gracias Pamela. Por supuesto, avisaré si voy a Chile. La verdad es que tengo muchas ganas de conocerlo, porque todo el mundo me ha dicho que es una tierra magnífica.

    RépondreSupprimer
  21. Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.

    RépondreSupprimer