mercredi 19 octobre 2016

Québec (3) Montreal bajo la lluvia y otras útiles informaciones para viajeros avisados


Con esta entrada, queridos amigos, voy a poner fin a mis relatos sobre mi viaje a Québec, porque por un lado, ya os he mareado bastante y por otro, el tiempo pasa, y si dejo que pase más se me empiezan a olvidar algunos agudos detalles y ¿quien va a sufrir por mis olvidos? ¿eh? ¡pues mis amados lectores a los que les faltarán importantes piezas de información! Además, en estos momentos Canadá está de moda por aquí, en Bruselas, porque el Parlamento de Valonia (como sabéis, Bélgica tiene tres entidades federales: Flandes, Valonia y la Región de Bruselas) se ha negado con orgullo a firmar el CETA, el tratado de libre comercio entre Europa y Canadá. Pero, en fin, ese no es el asunto, que este es un blog donde no se tratan temas políticos. Además, están en su derecho de no firmarlo caiga quien caiga. ¡Qué diablos!

Como ya dije en las entradas precedentes, he ido contando las cosas por orden inverso o sea, que Montreal es la primera ciudad de Québec donde llegué en vuelo desde Bruselas. Y llegué, válame san justo, en tiempo de lluvia. Llovía. Pero como se ve en esta foto, los habitantes de Montreal no se arredran por un poco de agua y siguen abriendo las terrazas de los cafés:




En cualquier caso, hay dos Montreales. La que se ve cuando paseas por las calles y la ciudad subterránea: todo un complejo bajo tierra, unido por amplios pasajes entre las diferentes plazas que la conforman:




como se ve, algunas de las plazas subterráneas tienen una dimensión monumental:


Todas las zonas están llenas de bares, restaurantes, almacenes, supermercados, farmacias y todo lo que necesita el ciudadano normal para vivir y solazarse. Yo ya conocía los subterráneos desde mi primera visita a Canadá por asuntos de curro. En aquella época nevaba y uno se da cuenta de lo útil que es eso de no tener que asomarse al exterior. Como veis en el plano que os he puesto arriba, hay entradas directas a las estaciones de Metro y de ferrocarril.

Cuando la lluvia pasa, como fue el caso, se puede uno pasear por la ciudad y darse cuenta que Montreal es una ciudad donde se trabaja, pero donde, además, hace buen vivir.



Hay quioscos al aire libre, donde se puede comprar el producto estrella de Québec: el sirope de arce, amén de té de arce y otras golosinas:



En la Place des Arts, que podéis ver en el plano más arriba, en la superficie, hay una extensa zona peatonal, donde en los buenos días de agosto (como era el caso cuando no llovía), la gente se pasea, juega al ajedrez y otras sanas diversiones:




Y si me preguntáis, ¿qué es mejor, Montreal o la ciudad de Québec? solo puedo contestar "depende". Québec es una ciudad fascinante, turística, llena de animación. Montreal es una ciudad que trabaja. Probablemente, para trabajar es mejor Montreal teniendo, además, muchas zonas atractivas para los visitantes. Lástima que a servidor, la lluvia le impidió profundizar más.

Lo que no me impidió, no, visitar algunos restaurantes que paso a detallaros para vuestro próximo viaje (que tarde o temprano va a producirse, porque sé que mis crónicas os están poniendo los dientes de una longitud descomunal).

Uno es la taberna de Dominion Square. Muy animada y con un toque relajado y juvenil muy de agradecer:



Aparte de unas magníficas cervezas canadienses, el plato estrella es el pollo de Cornualles (no es que venga de Cornwall, es que los llaman así, son pollitos jóvenes) rellenos de queso de cabra y acompañados de diversas verduras:




El segundo es el Café Ferreira, un restaurante portugués:



Bastante más "à la mode". Un sitio de referencia para los buenos comensales de Montreal. La decoración, con unos azulejos muy portugueses está bien lograda. Eso sí, las cerveza de barril es belga (Stella Artois), no "Sagres", como debería ser:



Yo pedí un duo de bacalao: brandada con un trozo de bacalao al horno encima y alguna verduras sorprendentes, como cebolletas moradas en vinagre. Bien la brandada pero un poco fibrosa la tajada de bacalao y eso no debería ser admisible en un restaurante portugués. Pero en fin, lo pasamos bien.



Y otra recomendación, si vais solitos y tenéis alguna aventura "coquine" en mente, podéis ir a Alexandre, en la misma calle del Ferreira. Un servidor iba con compañía, así que nada de aventuras:





Bueno, ya vale. Ahora vienen los útiles consejos que os decía. Si habéis estado en USA, esto no os va a sorprender, porque en Canadá funciona igual. Los precios en las cartas de los restaurantes (e incluso en los almacenes y tiendas) no son los que se ven. A ellos hay que añadir el impuesto federal y el impuesto de Québec. Además, como el servicio no está incluído, te sugieren en la cuenta cuánto debes poner: Poe ejemplo:
 Normalmente, si dices que sí, que 15%, te traen la máquina para leer tarjetas y te incluyen ese porcentaje. Y como no lo incluyas, te ganas una bronca. En otra ocasión, la sugerencia ya venía puesta a mano:

 Cuidado con esta opción, porque yo di mi tarjeta  y me trajeron la factura a firmar a mano, no con la máquina. En la segunda pasada me volvieron a pedir el servicio:
 Como no andes despierto, te la clavan dos veces.


Por cierto, cuidadín, si pagas en efectivo y el camarero te dice "complet"? es equivalente a decir "está bien" en español y se te quedan la vuelta. Por otra parte, la cuenta, que en francés se dice "l'addition", en Québec la llaman "la facture".

Bueno, ya estuvo suave, que no he cenado. Solo os contaré que el viaje de vuelta a Bruselas fue bastante movido. Teníamos un vuelo via Frankfort. El avión llagaba a las 7AM y la conexión a Bruselas salía a las 11AM, pero en esas, se desencadenó una alarma sin que nadie explicará el porqué y tuvimos que evacuar la terminal, en medio de un bordel monstruo







Por fin , cinco horas después y un montón de ansiedad e inquietud conseguimos un vuelo a Bruselas. Pero bueno, no pasó nada, Lufthansa nos invitó a unos bocatas.


samedi 24 septembre 2016

Québec (2). La fascinante ciudad de Québec


Queridos amigos y amables lectores, voy a seguir con el rollo que empecé el otro día hablando de las ballenas de Tadoussac. Como dije, empecé al revés, contando el último acto de mi corto viaje a Québec (utilizo la ortografía francesa, porque soy un poco soplagaitas, pero se pronuncia QueBEC, con acento en la última sílaba. No me deis las gracias, uno es así). Pues bien, yendo por orden inverso, hoy os voy a contar mis aventuras en la ciudad de Québec. Como sabéis, una cosa es la región autónoma y otra la capital, pero se llaman igual. Vamos, como Albacete y su provincia, para que nos entendamos. La región de Québec, es francófona. Su historia comenzó en el siglo XVI, cuando Francisco I, rey de Francia, mandó a sus exploradores a ver si pillaba algo en América, como los ingleses y, por supuesto, los españoles que eran los amos del cotarro. Tras varias vicisitudes, los franceses crearon la llamada "nueva Francia", en continua pelea con los nativos hurones y algonquinos. No se colonizaron tierras, los franceses se dedicaron al comercio de pieles de castor y a pescar bacalao. Total, que los colonos ingleses, que eran muchos más, acabaron derrotándolos en una batalla que todavía se recuerda. Para más información, podéis pinchar aquí (en francés).

Vuestro seguro servidor y compañía llegamos desde Sherbrooke montados en nuestro dragón Fafner (le puse el nombre en homenaje a Julio Cortázar y sus "autonautas de la cosmopista") (1).



Llegamos bastante tarde y nos precipitamos al hotel, que tenía una magnífica piscina:



Pero, una vez bañados a toda velocidad, y sin escuchar los cantos de sirena que nos pedían seguir  en ese agradable charco (a pesar de los gritos de los numerosos niños que ahí se remojaban), nos lanzamos a conocer el centro de la ciudad.

Fascinante ciudad. Llena de vida, de ambiente, de gente de todas procedencias, de turistas de todo pelaje:







En la ciudad de Québec, por todas partes hay espectáculos de calle, titiriteros, cantantes:


cosa que está totalmente institucionalizada y favorecida:



Para completar ese ambiente bohemio y artista, hay un montón de calles llenas de pinturas:




Y, por supuesto, un montón de galerías de arte:





El centro de la ciudad tiene dos partes bien definidas, el viejo Québec, que está en lo alto de un cerro que domina el puerto y en el cual está el Chateau Frontenac, el símbolo de la ciudad que os he puesto en el encabezamiento del blog, y el puerto, el viejo puerto. Se puede ir a pié, por supuesto, entre los dos barrios, pero lo más cómodo es subirse al funicular. Aparte, se disfruta de unas vistas extraordinarias:



 Bajando en el funicular. Al fondo, el río San Lorenzo y el pueblo de Lévis, en la otra orilla


Todo Québec tiene un aire profundamente europeo, pero el Vieux Port es especialmente francés. Vamos, que os dejan aquí y si no fuera por el Château Frontenac que está en segundo plano, podríais pensar que estáis en Normandía o en Bretaña.



Cualquier callecita está llena de bares, de tiendas de recuerdos (eso es lo malo de la marejada turística):


Algunos bistrots en rincones del barrio son totalmente evocadores:




Y, por supuesto, como en toda zona turística del mundo entero, no podía faltar una referencia a Ibiza:




En resumen, una ciudad fascinante, la más francesa de toda América del norte. Si algo se le puede reprochar es que hay demasiados turistas, que es una especie de parque temático, pero es muy agradable, por lo menos en esta época del año. No sé cómo será cuando vengan las nieves, que vendrán.

Para terminar este post, os voy a recomendar un par de restaurantes. Uno en la ciudad alta, y otro en el puerto.

El 1640 está al lado de la plaza de armas, enfrente del Château Frontenac. Cualquiera diría que eso lo que va a dar es mala comida para turistas. Pues no. Está muy bien.


En nuestro caso, cayeron un rodaballo con salsa de papaya, excelente:


Y un tataki de atún a la oriental, con su ensaladita y sus granitos de sésamo. Recomendable:


El segundo, "Café du monde", tiene más "cachet". Está en el Vieux port: Ahí no va la barahúnda turística. Van los conocedores (oye, yo me enteré por el trip advisor, no pretendo ser un experto en Québec):


No es barato, no, pero, claro, si vas a por los pescados del día, es el riesgo que corres. Comimos un "vivaneau" sin saber lo que era, pero estaba tierno, fresco y sabroso. Luego me he enterado que un vivaneau es lo que se llama en español "pargo". Ni lo sabía yo ni lo sabía mi compañía francófona.



En cambio, un bloque de Fletan (¿os acordáis de la guerra por el fletan entre los pesqueros vascos y los canadienses allá por los años 90 del siglo pasado?)




estaba bastante fibroso. Demasiado hecho, pero el sitio vale la pena. Ojo, que si vais con alguien que tiene aspecto de ser menor, os van a poner pegas para darle una cervezota.


Pero en fin, ahí está el tema, que vuestro bloguero lo pasó mu bien, que Québec es una ciudad con un ambientazo monstruo. La próxima vez, os hablaré del resto del viaje. Vamos, si me lo aguantáis, que soy consciente de que soy bastante plasta.

Besotes, anyway

(1) Cortázar a su vez, había llamado "fafner" a su combi en homenaje al dragón del Anillo de los Nibelungos

dimanche 4 septembre 2016

Québec (1): Las ballenas de Tadoussac y otras visitas interesantes al norte de la ciudad de Québec




Un servidor de todos ustedes/vosotros, vuestro bloguero favorito, o sea, yo mismo, se ha pegado un viaje al Canadá, en concreto a la región francófona de Québec, de exactamente diez días. Corto, me diréis. Cierto, responderé a sus mercedes, pero es todo el tiempo que tenía. Yo ya había estado en Canadá varias veces antes, por motivos de trabajo, pero nunca pude marcarme unas visitas turísticas como está mandado. Esta vez, me he aprovechado de unas cuantas millas que tenía en la tarjeta de Lufthansa para pegarme el viajecillo. Ya os contaré, ya os contaré los sobresaltos del viaje en avión (que los hubo) en otro post, pero por el momento, voy a alterar el orden del relato y hablaros de uno de los momentos más interesantes del viaje aunque fue casi al final, pero es que si no, se me olvida. De las visitas a Montréal y a la ciudad de Québec os hablaré en otro posts. Por ahora, os cuento mi aventura con las ballenas de Tadoussac.

Tadoussac, uno de los sitios privilegiados en el mundo para observar ballenas, está en la desembocadura del río Saguenay, a unos 250 Km de la ciudad de Québec. Un servidor (y compañía), teníamos un coche alquilado, pero yo me dije, Sorokin, te vas a chapar tres horas y pico de viaje para ir y otras tres para volver, así es que me fuí a la oficina de turismo de Québec y contraté un viaje organizado. Os lo recomiendo, amigos, son muy eficaces y, como todos los canadienses con los que me he relacionado, extremadamente amables.


El autobús estaba puntualmente en la puerta del hotel a las 8h15. Nos llevó hasta el centro de la ciudad, y ahí nos subimos a otro, que ya, a través de impactantes paisajes nos llevó hasta Sainte Catherine, que es donde se coge el barco.



Nos hizo un tiempo extraordinario, lo cual es de agradecer. Tadoussac en sí mismo es un sitio que, aparte los cruceros para observar ballenas, resulta muy agradable para veranear y hacer paseos por la naturaleza aledaña. Pero claro, un servidor no estaba para esas labores. Lo mío eran las ballenas.



Yo reservé unos billetes en el barco que hace el crucero, que dura unas tres horas:


La otra alternativa es ir en Zodiac, pero uno que es de Albacete, se dijo: ¡tate, tate! Sorokincillo ¿ y si la Zodiac se vuelca?. Seguro que el agua está fría. 


Cierto es que desde una Zodiac estás más al nivel de la ballena, o sea, que si tenéis redaños, os aconsejaría montaros en uno de esos chismes flotantes. Tal vez la próxima vez lo haga yo mismo.


Y ahí que nos fuimos, con todo el mundo extremadamente excitado esperando a los cetáceos. Tanto que algunos se pusieron a fotografiar focas (que también las hay)



El barco se lanza al estuario del Saguenay,  hacia el golfo de  San Lorenzo. Se pasa el faro sin todavía ver más bichos que algunos cormoranes y algunas focas.



Pero, esto es lo que buscábamos: ballenas rorcuales:



Por fin, al cabo de una media hora empezaron a aparecer grupos de ballenas. Por el tamaño de las aletas y el cuerpo, yo supongo que este grupo eran unos ballenatos jóvenes:


Al cabo de un tiempo, aparecieron sus papás, creando una gran algarabía en el barco y un gran ruido de "clicks" de las cámaras. Por cierto, un consejo, amigos: todo va muy rápido. El animal aparece y desaparece sin que te des casi cuenta, así es que, bueno, las minicámaras digitales (teléfonos incluídos) no son muy adecuados. yo llevaba mi Reflex, sobre todo porque ves lo que pasa por el visor y no en una pantallita medio sosa:


Con todo y eso, hice más de veinte fotografías, muchas de las cuales solo muestran el remolino que hace el cetáceo al sumergirse. Pero en fin, algunas buenas hubo:


Si veis el dibujo del rorcual que he puesto al principio (válame dios, lo he sacado de Internet, espero que no tenga copyright), os daréis cuenta que la aleta dorsal está ya muy cerca de la cola, o sea, que en esta foto, el cuerpo del bicho debe estar ya varios metros por delante.

Y bien, pues eso fue todo. Pero os he prometido en el encabezamiento hablar de otras visitas al norte de Québec. Menos apasionantes, pero dignas de ver (de la ciudad en sí, que es magnífica ya os contaré en otro post). Si tenéis un coche, podéis ir a ver la Isla de Orléans y las cascadas de Montmorency:


La isla es un oasis de tranquilidad agrícola. Mirtilos, maíz, jarabe de arce. Y muchas casas que se venden (la gente se debe aburrir)


Comprar productos agrícolas, como los mirtilos y comer un bocata, lo podéis hacer en cualquier chiringuito. Curioso como llaman a los sitios donde pasa eso: "casse-croute". Ya os contaré en otro post las divertidas diferencias entre el francés de Québec y el de Europa:


Otra visita obligada son las cascadas de Montmorency. Los folletos turísticos dicen que son más altas que las del Niágara, pero, claro, el caudal de agua que cae no se parece en nada (un servidor estuvo en Niágara hace ya unos añitos):



Pero vale la pena verlas.

Bueno, queridos, me voy a cenar. Os he prometido que os contaré mis otras aventuras en Québec otro día.

Besotes