lundi 11 juillet 2022

Suave es la noche de F. Scott Fitzgerald

 


Me vais a permitir que os hable una vez más de libros, queridos amigotes. En realidad, es lo más apasionante que me está pasando en estos últimos tiempos: leer. En este caso, os voy a hablar de un libro que ha saltado a mis manos, de forma totalmente inusitada. No sé desde cuando lo tenía escaqueado en la mesa de mi salón en Bruselas, debajo de un folleto de instrucciones sobre cómo usar mi WiFi. Como el folleto no lo he consultado en meses, supongo que el libro también llevaba en ese estado catatónico también varios meses. Vamos, que encima, no me acuerdo si lo compré o algún alma deseosa de culturalizarme me lo regaló. Pero bueno, me puse a ello (a culturalizarme) de forma inmediata.

Por supuesto, la foto que os he puesto en la portada, no es la de mi libro, es de la primera edición de los años 20 del siglo 20 (ya vale con el veinte). Mi edición es mucho más cochambrosa, y más si me pongo a leerla con una buena botella de Vacqueyras tinto, y sus inspiradoras gotas caen sobre mi bello libro:


Para empezar, os aclararé que me he enterado que existe una traducción española, por si no queréis aventuraros con la procelosa prosa de Scott Fitzgerald:


Y voy ya al rollo, que es que me pierdo por los cerros de Woluwé (aunque ahora, en estos momentos estoy más cerca de Úbeda que de Woluwé)

"Suave es la noche" es la cuarta novela de Scott, La escribió después de "El Gran Gatsby", aunque para vuestro seguro servidor ha sido el primer encuentro con tan renombrado escritor. Fitzgerald tuvo una vida bastante dura, porque su mujer, Zelda estaba más pirada que un cohete de feria y le hacía la vida imposible. Nuestro buen escritor, acabó alcohólico perdido. Hay mucho de su experiencia personal en "Suave es la noche"




Scott Fitzgerald y Zelda

La novela, escrita en los años veinte, está, como era de moda por aquella época, hace cien años, preñada de conceptos psiquiátricos. El protagonista, Dick Diver es un psiquiatra que se casa con su paciente, bella y millonaria. Ya podéis imaginar las movidas que eso va a traer. 

En la primera parte del libro, Dick y su mujer, Nicole viven en una villa de la Costa Azul, rodeados de un grupo de estadounidenses, con la consiguientes juergas y movidas (sobre todo etílicas) que se traen entre ellos. Aparece una joven de dieciocho añitos, que está empezando su carrera de actriz de cine, Rosemary, y que se encapricha con Dick, quien, sin duda debe ser un guaperas.

En un momento del relato, Dick, Nicole y Rosemary viajan juntos a París, donde se pegan la gran vida, lujosos hoteles y fastuosos restaurantes, Como este:




Dick se resiste a los asaltos de la Rosemary (es un tío íntegro), que quedan cortados en un momento dado por la aparición de un cadáver en el hotel donde se alojan  (cadáver del que no se vuelve a tener noticia salvo que la gerencia del hotel se apaña par cubrir el tema) No hay como ser rico.

La segunda parte del libro sucede años antes, en los principios de Dick como psiquiatra, en Suiza y en Viena, donde queda muy claro que las clínicas psiquiátricas son para ricos, no faltaría más. Aunque el tema en Viena tenía una componente social:



y estética.

En fin, en la clínica, Dick se enrolla con su paciente, Nicole, que, como o he dicho es super-rica por casa y esquizofrénica, también por casa

Pero bueno, el hecho es que se casa con ella. Aquí se les puede ver en Salzburgo:


 
Dick y Nicole en Salzburgo. Se nota el amor


Han pasado los años, Dick y Nicole tienen dos hijos. En una de estas, Dick, de vuelta de un viaje a los Estados Unidos, en Roma, se encuentra con Rosemary que está filmando una peli y ahí sí que no la rechaza por una vez. Aunque la segunda vez, sale corriendo, se va a un sala de fiestas, se emborracha y acaba pegándole a unos taxistas y a unos policías. Lo tiene que rescatar del mal rollo, su cuñada, la hermana de Nicole

El libro, se hace muy absorbente, aunque algunas veces, no muy fácil de leer, cuando siguiendo la moda de la época, mezcla hechos con pensamientos y sensaciones sin aclarar qué es qué.

Al final, Nicole, cansada del psiquiatra se enrolla con un amigo, un tipo peleón que andaba de guerra en guerra, Tony Barban. Dick, no se enfada, coge el barco y se vuelve a América.

Servidor, ¡Oh queridos amigos! se ha puesto a hacer un casting virtual, seleccionando algunos actores que podrían representar a los personajes del libro
.
Por ejemplo, par Dick Diver, he seleccionado a Peter O'Toole. ¿Qué os parece?


Para Nicole Warren, Charlize Theron:


Para Rosemary, Lauren Bacall:


Para Tommy Barban , Jean Paul Belmondo:


En fin, queridos amigotes, me voy a descansar del profundo esfuerzo intelectual que para menda lerenda ha representado contaros esta historia, en vez de estar en la piscina, aquí, en Manilva.

Si habéis leído el libro, me encantaría recibir algún comentario, crítica o insulto sobre mi propuesta  de Casting virtual. Fortísimos besotes

11 commentaires:

  1. ¡Hola! no he leído la novela, así que no puedo opinar sobre tu casting especial, aunque después de haber leído tu reseña y conocer la trama, sí puedo imaginarlo tal cual.
    Conozco al escritor (¿quién no conoce al Gran Gatsby?) y la premisa de "psiquiatra se casa de su paciente rica" que tiene su desequilibrio mental (como su esposa en la vida real), pues resulta atractiva. Veo que también hay cuernos por todas partes, jeje.
    Pues fíjate que no descarto su lectura, evidentemente la edición de Alfaguara. Ya veremos...
    ¡Fortísimos besotes parar ti también!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Desde luego, el Gran Gatsby es la obra más conocida de Scott Fitzgerald y creo que ya van por dos pelis sobre el asunto. De hecho, la crítica puso a bajar de un burro a FSF por "suave es la noche", pero con el tiempo está tomando su verdadero valor. Scott, incluso publicó una segunda versión que respetaba el orden cronológico. En fin, a lo mejor fue Zelda en uno de sus momentos de crisis que le dijo que la cambiara. Por imaginar, podemos imaginar todo. Pero a mí me ha parecido una obra magnífica. Yo creo que te gustará si te animas.
      Más besotes

      Supprimer
  2. Hola😊
    No conocía este libro y si se me cruza le echaría un ojo.
    Como siempre son espectaculares y amenas tus reseñas y nos haces pasar unos muy buenos momenos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola querida Buha, gracias por tu apreciación de mis reseñas, de nuevo. Y espero que el libro se te cruce, porque aunque todos los rollos psiquiátricos están ya algo pasados de moda, vale la pena leerlo, es absorbente y es parte de la historia del siglo XX.

      Supprimer
  3. Me gusta tu selección de actores💕💕💕💕

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Me alegro que te guste mi distribución de roles, aunque he sufrido algunas críticas verbales de amigotes. En especial por meter a Charlize Theron en la distribución, diciendo que no es de la época de los otros actores. De acuerdo, pero no puedo remediarlo. Me gusta la Theron. Había pensado también en Grace Kelly para el papel, pero al final decidí dejarla descansar en paz .

      Supprimer
  4. Lo que ocurre con los alcohólicos es que suelen ser tipos demasiado humanos. Si además son escritores transmiten sus indecisiones a la literatura, a sus situaciones y a los personajes que las viven.
    Ay! No se porqué digo eso si no he leído la novela, pero me ha parecido que era el contexto mental del personaje nada más leer tu reseña, en particular cuando señalas que tuvo problemas ingentes con su mujer y que le daba al whisky. En su descargo cabe decir que, en aquel tiempo, era lo habitual. Quizá se necesitaba una droga dura para soportar o vivir más intensamente la vida.
    Normal si los protas de la novela están forrados, se pegaban la gran vida en París en una época con dramas sociales a espuertas como fue la de entreguerras, imagínate que panorama más desolador.
    Así que no me sorprende que digan de SF que era el escritor de la clase alta USA en la época de entreguerras.
    ¿Puede haber algo más insultante que eso?.
    Sorokin, gracias por el comentario y enviarnos esa foto del restaurante de Paris, vaya glamour. Digresión: ¿Qué es el glamour? Pues lo contrario a lo rústico, imaginemos por ejemplo una foto del típico mesón castellano de carretera desangelado y con menú de 10 euritos.
    Me gusta lo del casting, buena idea. Artistas acreditados, pero puestos a desbarrar, imaginemos un casting en plan cutre. Podría ser algo así:
    Psiquiatra: Alfredo Landa
    Ella, la Nicole: Lina Morgan
    La otra: Gracita Morales.
    Tipo peleón: Antonio Ozores. (con todo cariño para esos artistas que algún buen rato nos habrán hecho pasar).
    Como muy bien dices las clínicas psiquiátricas eran para los ricos. Los pobres no tenían. Los metían en otros sitios. Eso me recuerda que cuando estudiaba el bachillerato, creo que en el Preu (en los inefables 50, ¡ojo!) hacíamos visitas llamadas culturales. Pues bien, una de esas fue al Manicomio (en aquellos tiempos se llamaba a las cosas por su nombre) de Sant Andreu, actualmente distrito de Nou Barris, un imponente edificio o caserón institucional que solo de mirarlo imponía respeto, o sea daba miedo, en especial la vista de la rotonda desde el parque de abajo. Tengo esa imagen en la lista de miedos que nos acompaña durante la vida.
    Pues bien, después de recorrerlo entero, de hablar, curiosear y deambular horas y horas por allí dentro, llegué a la conclusión, cuando salí, que nos habíamos equivocado de sitio, que allí no había ningún loco. Todavía hoy tengo esa sensación. Para información histórica: creo que estaba gestionado por los Hermanos de San Juan de Dios.
    No puedo poner foto del edificio porque ya se lo han cargado.
    Bueno, lo dejo aquí, voy a ver si encuentro un ejemplar de la novela en casa de alguien y abriéndolo al azar empiezo a leer y me engancho.
    Alex Montana

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Alex Montana, creo que tienes razón en todo lo que dices, que los problemas del escritor terminan reflejándose en sus personajes, aunque no siempre: Cervantes no estaba totalmente pirado, aunque ser manco seguro que influyó en sus personajes, digo yo.
      Lo fe qué es el "glamour", pues yo tampoco lo sé, aunque sí sé que la mujer de Macron, tiene un toque de glamour añejo y que Boris Johnson no tiene ninguno.
      De tu propuesta de casting, solo un comentario: dado que Rosemary, en el libro, es casi una adolescente, en vez de Gracita Morales, propongo a Marisol, la de "un rayo de luz"
      Lo que cuentas del manicomio, yo he vivido casi lo mismo en la misma época en Santander. En el Cole nos mandaron hacer un "reportaje" a un manicomio regentado por hermanitas de la caridad o algo así. Ahí no había locos, solo viejos con boina y cachava que nos pedían un cigarrillo. Tremendo.
      Y gracias por tu comentario, una vez más lleno de jugo e información.

      Supprimer
    2. ¡Ah! Sorokin, buena memoria. Sí, los residentes del manicomio era lo único que pedían, un cigarrillo. Lo que más echaban en falta y en papel de jovencita estoy de acuerdo, Marisol sin lugar a dudas. En cuanto a Cervantes no seré yo quien pontifique, sigue siendo un misterio. Nadie sabe dónde tenía guardado su talento literario, Lope de Vega le ganó la batalla teatral y las novelas ejemplares no presagiaban su genio.
      Buen verano en Manilva. A divertirse y descansar.

      Supprimer
  5. No la he leído. Puede ser interesante, pero eso de que se mezclen los pensamientos con lo que se dice, el que a la mitad del libro vuelva hacia atrás... tiene que estar muy bien escrito o yo me pierdo. La verdad.
    SAludos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Manuela.
      Ese es el problema de lo que dieron en llamar "torrente de consciencia" (stream of consciouness) que se puso de moda después del "Ulises" de James Joyce, que te puedes perder fácilmente e incluso no enterarte de nada. Peror en fin, en este caso se puede sobrellevar sin muchos problemas.
      Saludos

      Supprimer