dimanche 15 janvier 2023

Fin de año en Sevilla

 



¡Ay, Barrio de Santa Cruz!
¡Ay, Plaza de Doña Elvira!
hoy os vuelvo a recordar
y me parece mentira

Pues sí, mis queridos lectores, lectoras, amigos, amigas, parientes, parientas, gurriatillos y gurriatillas, vuestro bloguero favorito (atrevéos a decir que no, que no soy vuestro favorito y ahí vamos a tener una discusión) ha decidido pasar la entrada del nuevo año, nada menos que en Sevilla. Por supuesto, inspirado por la copla, un servidor y su compañía, se fueron a habitar nada menos que al Barrio de Santa Cruz y justo, al lado de la Plaza de Doña Elvira. La plaza, como se ve en la foto, tiene un encanto especial, aunque no sea  el colmo de la belleza urbana. 



Pues eso, que ahí descansaron (es un decir) nuestros huesecillos  durante cinco días. Y la verdad, hizo bastante frío y el Hotel, mejor no comentar.

Nuestra primera acción fue ir a visitar el Alcázar de Sevilla, que resulta que se ha puesto muy de moda entre los turistas internacionales (con o sin ojos oblicuos)  porque ha sido el escenario de algunos episodios de la Serie "Juego de Tronos". La verdad es que era necesario reservar la visita con antelación y  volverse masa durante un par de horas. 

La entrada no es muy impresionante:


El Alcázar fue la residencia de los reyes moros hasta que Fernando III de Castilla conquistó Sevilla allá por mil doscientos no sé cuantos (es que se me ha olvidado, yo era entonces muy pequeño) y la convirtió en su residencia. Sufrió varias destrucciones por terremotos y cosas así. Total, que Pedro I de Castilla la reconstruyó usando artesanos moriscos. Fue la residencia de Isabel de Portugal, la mejor esposa de Carlos V (según dicen, oigan) y todavía, la casa real española es la dueña de un piso dentro del edificio.

Nada más entrar, en la sala del Almirante, hay un cuadro de Alejo Fernández (ya sé, reconozco mi ignorancia supina, no sabía quién era el tal Alejo, pero es un pintor español del siglo XVI, ya veis lo que se aprende viajando): La Virgen de los Navegantes:


El patio es bonito, pero si conocéis la Alhambra de Granada, no tiene comparación:



Pero sin duda, lo mejor el Alcázar son los jardines:





Lo que si vais a Sevilla no podéis dejar de lado, es la visita a la Catedral:



Impresionante, es la iglesia gótica más grande de España y una de la más grandes de Europa. La genialidad de los cristianos cuando conquistaron Sevilla fue respetar la Giralda (os la he puesto en el encabezamiento) como torre, y construir la catedral al lado en sustitución de la mezquita árabe.

Hay demasiadas joyas en la Catedral como para contarlas en un blog de un gurriato como menda. A mí, me impactó la tumba de Cristóbal Colón. Sí, señoritos, Colón está enterrado en la Catedral de Sevilla. La tumba es de principios del siglo XX, cuando los restos del Almirante de la Mar Océana fueron trasladados de Cuba a España:




La colección de pinturas también es impresionante

Servidor, que adora a Quentin Metsys, no pudo refrenarse de hacer una foto a esta "Piedad". No está claro si es auténtica, si es una copia, si es de un discípulo, pero a mí me gustó y ya está. Es la ventaja de la crítica subjetiva:




Y bueno, voy a ir a las cosa importantes, qué rayos. ¿Dónde fui el día de fin de año? ¿qué comí? ¿qué maravillas gastronómicas acariciaron mis papilas?. Pues bien, fuimos a la Taberna del Alabardero, que al mismo tiempo es la sede de la Escuela de la Hostelería de Sevilla:


Si bien, la entrada no es muy impresionante, apenas traspasáis la puerta, aparece un restaurante magnífico





El menú de Nochevieja era este:



No os voy a poner fotos de todos los platillos, he hecho una composición. En la primera foto, el aperitivo que podéis leer en la carta. En la segunda, la lubina (para mi gusto un poco demasiado hecha, pero a mí es que me gusta el pescado casi crudo) y en la tercera el sorbete de fruto de la pasión



vamos que fue una cena magnífica, con todo y campanadas a las doce, amén de las doce uvas (me dejé una, no sé si eso me traerá consecuencias en 2023)

En fin, que fue un fin de año excelente. Aprovecho la foto de este gurriato de Albacete en la Plaza de España para desearos a todos Un feliz 2023



Besotes y abrazos sin medida

14 commentaires:

  1. Las fotos son estupendas y son de los lugares más relevantes de la ciudad, pero he echado en falta la Torre del Oro, que a mí me gusta tanto.
    Todo perfecto.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Tienes razón, Tracy, falta la Torre del Oro, pero la verdad es que apenas pasé un rato corto en el Arenal y buscando un taxi (cosa no siempre fácil en estas fechas en Sevilla), así que no hice fotos. Me alegra en todo caso que el resto de las fotos te haya gustado

      Supprimer
  2. Una ciudad preciosa. Y con tantas cosas por visitar. La Catedral es impresionante. Y buena comida!
    Besotes!!! Y feliz año!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Totalmente de acuerdo, Margari, Sevilla es una ciudad preciosa y con, cinco días no da apenas tiempo de ver todo lo que merece la pena. Tengo que volver con más calma. Besazos y feliz año

      Supprimer
  3. Buena manera de encarar el cambio de año, sí señor!!!!Tú, escribiendo y nosotros leyéndote. Feliz año 2023!!!
    Excelente reportaje, tal y como nos tienes acostumbrados. Da gusto ver que Sorokin mantiene su nivel, tanto en la parte gráfica como en la literata.
    Se me hace la boca agua con la foto de la cena degustación. Menudo festival!!
    No podemos constatar el punto de cocción de la lubina (como a tí, a mí también me gusta el pescado en general un punto crudo) pero sí que tenía una pinta ........inmejorable.
    Resumiendo: que me dejas con ganas de visitar Sevilla.
    Ah! Y tranquilo, que según dicen, dejarte algo de uva en las doce campanadas no tiene consecuencias graves. Lo importante es que no se le atraganten a uno.
    Besos grandotes.
    Isabel

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Isabel. Qué gusto da recibir tus comentarios. Pues oye, no os retengais, que está muy facilito ahora ir a Sevilla, porque Vueling tiene varios vuelos diarios directos de Barcelona a Sevilla. Parece que Iberia ha cedido un montón de líneas a Vueling, así que ¡sus y a ello!. El Hotel en el que estuve no me atrevo a recomendarlo, porque aunque es una gozada estar en pleno Barrio de Santa Cruz, no fueron muy diligentes limpiando la habitación. En fin, puede ser a causa de las fechas.
      Lo que sí estuvo genial, aparte de las visitas, fue la cena de Noche Vieja. La verdad, el restaurante es fantástico y, si bien es cierto que a mí el pescado me gusta poco hecho, la lubina estaba fresquísima. Sin duda la pescaron en el Guadalquivir.
      De verdad, vale la pena darse una vuelta por Sevilla, que me parece una de las ciudades más bellas de Europa y donde se vive a tope.
      Grandes besotes
      Isidro

      Supprimer
    2. acias una vez más, Isidro, por publicarme y por tu respuesta.
      Besos,
      Isabel
      PD: Espero que disfrutaras del paseo sin paraguas.

      Otrosí: Acabo de leer "La Acabadora" de Michela Murgia, una escritora corsa nacida en 1972. Se lee en un plis plas.
      No sé si la conoces, ni si has estado en Cerdeña (no encuentro reseñas en tu blog), pero igual nos hablas un dia de ella y/o de la isla...... Por dar ideas, digo......

      Supprimer
    3. Efectivamente, he copiado tu comentario desde el eMail, y se me ha perdido la GR de gracias, pero vemos, se entiende.
      Gracias por tu consejo literario sobre Michela Murgia (apellido bien vasco). Voy a buscar el libro. No, no he estado en Cerdeña, he estado en Córcega, pero nunca pasé el estrecho de Bonifacio
      Otro beso

      Supprimer
  4. ¡Hola!
    Que buenos recuerdos me ha traído tu reseña y ver las fotos, y es que fue muy especial el viaje que hice a Sevilla (también conocimos Córdoba) hace ya la torta de años. No sabía que la Catedral era la gótica más grande de España, pero es cierto que me resultó impresionante en su día, también me impactó saber que allí andan los restos del mismísimo Cristóbal Colón. El Alcázar otra maravilla (también en aquellos tiempos había que volverse masa durante un tiempo)
    Hiciste una buena salida y entrad de año, salvo lo de la uva, imperdonable..., jeje
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Me alegro mucho que mi reseña te despierte buenos recuerdos de Sevilla. El otro día, conté los países que he visitado y me salían unos sesenta (es que me falta casi toda África) y, llegué a la conclusión que Sevilla es una de las ciudades más bellas que conozco donde, además, su gente sabe vivir. Vaya movidón que había.
      De acuerdo que lo de la uva fue un error, de hecho he empezado 2023 con el estómago hecho polvo. ¿Será por eso?
      Feliz año, otra vez
      Besazos

      Supprimer
  5. Es una bella ciudad,. Me alegro que lo pasaras bien. Te mando un beso.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias por visitar mi blog y por tu comentario, Citu. Ya he visitado el tuyo que me ha parecido muy interesante.
      Un beso

      Supprimer
  6. Pues me alegro que pasaras de un año a otro en mi ciudad. Ya veo que a ti, las entradas a edificios y monumentos, no te impresionan mucho jejeje. Saludos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja, Marisa, no me había dado cuenta de mi frialdad con con las entradas. Pero bueno, la verdad es que lo que había dentro en los dos casos, me pareció magnífico. Razón de más para nunca quedarse en la primera impresión.
      Saludotes

      Supprimer