vendredi 26 avril 2019

La Buena Tierra, de Pearl S. Buck


Aquí estoy otra vez, queridos amigos. Había prometido en mi cuenta de Instagram (sí, señoritas y señoritos, tengo una cuenta en Instagram) que os iba a hablar de "la buena tierra" de Pearl S. Buck, y hete aquí, que por fin me decido a sacudir mi tradicional pereza (en Física se llama a eso, "estar en un pozo de energía". Suena más fino y le deja a uno con la conciencia tranquila) y ponerme a escribir sobre el tema. Además, así me olvido de qué rayos puede pasar el domingo si finalmente algún partido que no quiero nombrar, pero que empieza por V y acaba por X, gana las elecciones. Por si acaso yo ya he votado por correo. Por una vez, la Embajada en Bruselas ha cumplido con su obligación.

Pearl S. Buck era una autora que frecuentábamos los adolescentes hace ya una pila de años. Leíamos los libros suyos que publicaba, creo que editorial Reno o algo así. Corría el chascarrillo de que EEUU había tenido dos grandes tragedias en su historia, Pearl Harbour y Pearl S, Buck. Pero, en fin, yo en aquellos tiempos leí "Viento del Este, viento del Oeste" y me gustó. Luego pasó al olvido, como Selma Lagerloff, Echegaray y otros nobelizados autores.

Pero, estando en estas cosas, leí un artículo del blog de Dorothy con tacones que hablaba de un libro suyo (pinchad aquí si queréis) y me dije ¡Tate, tate! voy a releer a la Buck. Y lo hice, y os lo voy a contar, que para eso estoy aquí.

"La buena tierra" cuenta una historia que sucede en la China en, probablemente, los años veinte o treinta del siglo pasado. Pearl S. Buck vivió mucho tiempo en China, o sea que conocía el tema de primera mano. El libro le valió un premio Pulitzer y fue un punto importante para que le dieran el Nóbel en 1938. Parece ser que ayudó a la opinión pública en EEUU para ponerse al lado de China en la guerra China-Japón.





Pearl S. Buck


Aunque las críticas, en general, son muy buenas, hay quien le reprocha que, realmente no es una mirada china sobre China, sino la de un extranjero. No importa. El libro es fantástico. A mí me ha absorbido, me ha emocionado, me ha indignado a ratos y me lo he liquidado en dos días. El libro tiene varias lecturas, una lectura étnica, sin duda, pero sobre todo una profunda reflexión sobre la naturaleza humana

El protagonista es un agricultor, Wang Lung, para quien la tierra lo es todo. Vive en una aldea al lado de una pequeña ciudad que la autora no menciona, pero un servidor que se mete en todo, ha deducido que debe estar unos 600 Km al Norte de Nanking. Una tremenda inundación arrasa todo, y Wang Lung y los suyos cogen un tren y se van a una ciudad grande, que en el libro se llama Sangsu, pero que parece que es Nanking:




Como digo, para Wang Lung, la tierra es todo. Os pongo una foto que hice durante mi viaje a China y que, montañas aparte, puede representar la tierra de Wang:


Si me lo permitís, ¡Oh amigos!, voy a utilizar las fotos de mi viaje a China para seguir contándoos el libro. Este podría ser Wang:




Un duro campesino, trabajador de sol a sol. Aconsejado por su padre, decide buscar una esposa, yendo a la casa del señor de la región, que podría ser esta:


Donde le ceden una esclava, O-Lan para que se case con ella. O-Lan no es bella, pero es fuerte, trabajadora y pare dos hijos sola y sin ayuda. ¿Qué os parece mi O-lan?:




El padre de Wang vive con ellos. Este hombre se parece al padre que aparece en el libro:


Wang tiene un vecino amigo que termina siendo su único soporte cuando vengan malos tiempos: Ching





Pero también tiene un tío gorrón, vago y mala gente que se aprovecha de su trabajo para vivir en su casa. Más tarde se descubrirá que su tío es el capitán de una banda de forajidos:


El tío de Wang




Uno de los bandidos

Wang Lung, con sus hijos, su mujer y su padre tiene que huir de la región, como ya os he dicho más arriba, por culpa de la hambruna que desatan las inundaciones. Van a parar a Nanking (Sangsu en el libro), donde tiene que robar y hacer trabajos miserables para sobrevivir. Un día, la guerra (no se sabe qué guerra) llega a las puertas de la ciudad. Los ricos huyen y la gente del pueblo asalta el Palacio. O-Lan consigue apropiarse de un puñado de joyas, que les sirven para volver a casa. relanzar las tierras y comprar otras nuevas tierras.

Y aquí empieza la verdadera tragedia. Wang Lung, lleno de rabia e ingratitud, aborrece a su mujer, a la que debe todo. Es trágico como la acusa de ser fea y tener los pies grandes. O-Lan, solo puede argumentar entre llantos que le ha dado dos hijos.

Wang, cada vez más soberbio y endiosado, toma una nueva esposa, más joven. Las vicisitudes que viene después, es mejor que las leáis solitos y sin "spoilers" Os pongo unas fotos, por si os sirven para imaginar a los protagonistas:





Los hijos de Wang



Lotus, su segunda mujer





Hacia el fin de su vida, Wang se busca una nueva compañera, ya harto de Lotus y de todo: Pear Blossom, que podría parecerse a esta joven pekinesa.

En resumen, que es un libro impresionante. No os lo perdáis, si podéis. Y si podéis leerlo en el original americano, mejor. No me fío de los traductores, sobre todo si no han modificado las traducciones de los años sesenta. La autora, a veces usa un lenguaje bíblico, que no sé yo como lo habrán traducido.

En fin, besotes, que como de costumbre, me voy a cenar. Hoy tengo setas de cardo con blancos de vieira. Ya sé, os da envidia. Qué le vamos a hacer







14 commentaires:

  1. Me alegro de leerte, y hoy más que nunca porque me has transportado a mi adolescencia ya que como bien dices por aquella época era plena moda esta autora.
    La buena tierra me la leí entonces y ahora me ha gustado refrescarla con las estupendas imágenes que nos has puesto.
    Muchas gracias y veremos el domingo lo que nos tiene reservado, que Dios reparta suerte.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias, Tracy, me alegro que la entrada te haya despertado buenos recuerdos.
      Y sí, veremos qué pasa el domingo. Yo ya he hecho lo que tenía que hacer: votar.

      Supprimer
  2. ¡Hola Sorokin! De esta autora (que vivió la mitad de su vida en China, por eso sabrá de lo que habla) leí hace la torta de años "Viento del Este, viento del Oeste" que me encantó, por tanto no dudo que es un gran libro.

    Te he buscado en instagram, yo también tengo cuenta, aunque no del blog, solo privada donde me gusta comentar las pelis series que veo, mis cosas.

    SIempre me alucina como te cuidas culinariamente hablando jeje
    Besotes

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Es cierto que la Buck vivió la mitad de su vida en China. Por eso pinta tan bien a sus personajes, pero a mí, me gustó mucho más su reflexión sobre la naturaleza humana, que trasciende el país y el lugar. Me dolió la ingratitud de Wang, pero comprendí sus reacciones, sin disculparlas, por supuesto.

      Sí, mi cuenta de Instagram tampoco se refiere solo al blog, aunque a veces lo mencione. Lleva el nombre de mi alter ego, Lopezia.

      Besotes

      Supprimer
  3. Si interesante libro q leí y alguno más hace muuuucho tiempo, cuando está autora era más "conocida".
    Buena idea quizás releer.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues no lo dudes, Concha, merece la pena leerla de nuevo.

      Supprimer
  4. De mis eternos pendientes este libro. Y por lo que cuentas, mejor si no lo hago esperar mucho ya. Pero en mi caso, en español, que mi inglés no me da para más.
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari. Sí, léelo: te gustará, te impresionará, te emocionará y, a veces, te indignará, ya verás. Pero no te preocupes, no hay prisa, es un libro inmortal.
      Besotes

      Supprimer
  5. Yo también leí este libro en mi adolescencia. Ni siquiera recuerdo si me gustó pero supongo que sí porque el recuerdo es grato y además si lo recomiendas es porque es bueno, está claro. Qué pena que se nos olvide lo que leemos, alguien dijo: "Si al menos recordara una décima parte de lo que he leído" (algo así dijo).
    SAludos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Manuela
      Es cierto que, a veces uno no recuerda todo lo que ha leído o no recuerda si lo ha leído. A mí me pasó con Madame Bovary (ya lo conté en el blog). A veces, sin pensártelo, te asaltan las ganas de reanudar tu amor por esos libros olvidados. Si te gustó en su día, no lo dudes vuelve a leerlo.
      Saludos

      Supprimer
  6. creo que debe de ser un libro intenso. voy a buscarlo , te dejo un fuerte abrazo y un besote
    Gloria

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Gloria, gracias por tu visita y tu comentario. El libro vale la pena el esfuerzo de buscarlo, de verdad.
      Un besote y un abrazo a tí tambien

      Supprimer
  7. Gracias por la mención y el enlace. ¿¡Que la gente reprocha que no sea una mirada china sobre China!? Es lo lógico en una extranjera, por mucho tiempo que llevara ahí. Sólo he leído un libro de Pearl S. Buck, pero tengo pendientes éste y 'Viento del Este, viento del Oeste', a los que les hincaré el ojo en cuanto pueda. China es un país fascinante. Nunca, en ningún otro lado, he sentido una sensación tas frustrante de incomunicación como la que tuve allí, en algunos momentos y zonas concretas. Vale mucho la pena hacerle una visita. Lo que no sé es cómo conseguiste que los chinos posaran para ti, a diferencia de en otros países, allí, cuando veían una cámara, se escondían.

    Besotes.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sobre la incomunicación en China, realmente no puedo opinar, porque mi experiencia se limita a Pekín y zonas adyacentes, como Mutianju, en la Gran Muralla, o sea muy turísticas, donde la gente está (ya) acostumbrada a ver extranjeros blanquitos. Supongo que en la campiña será diferente. Solo ver las masas de chinos renegridos y más pequeños que los pekineses, deambulando embobados en la plaza de la paz celestial, ya me lo imagino.
      En cuanto a que los chinos posaran, he hecho trampa, lo reconozco. He revisado todas mis fotos y he seleccionado quienes podrían ser los personajes del libro. Luego, he hecho lo que mi profesora de Fotografía dice que no se debe hacer: recortarlas.

      Besazos

      Supprimer