lundi 25 mars 2019

Tervuren. El Museo Real de África Central



El Museo Real de África Central (real viene de rey, no quiere decir que no sea imaginario), queridos amigos, está situado en Tervuren, a unos pocos kilómetros del centro de Bruselas. Se construyó por orden de Leopoldo II, rey de Bélgica, a fines del siglo XIX. Ya os hablé de Leopoldo (pinchad aquí si os viene en gana). Edificó un palacio con el solo fin de albergar sus piezas de colección traídas del Congo:




La historia del Congo está ligada con la colonización Europea de África. Los países de Europa que estaban en plena revolución industrial, necesitaban materias primas. ¿Y dónde estaban las materias primas? Pues sí, habéis acertado, en África. Francia, Inglaterra, Alemania (sí, sí, Alemania, hubo colonias alemanas en África) se lanzaron a colonizar el continente, aduciendo historias de mejorar la vida de los nativos, etc, etc. Iban a por Cobre, Plomo, Oro. Lo otro son excusas, claro. Aún hoy hay autores que proclaman la "obra civilizadora" y bla, bla, bla.

Leopoldo II no quiso quedarse atrás. Para empezar mandó a Henry Morton Stanley (el famoso Stanley de "Doctor Livingston, supongo") a explorar y de hecho apropiarse de todas las tierras en la ribera derecha del río Congo. Como consecuencia, se creó una especie de estado independiente, cuyo rey era solamente, Leopoldo. No era todavía el Congo Belga.




Henry Morton Stanley

Durante el reinado de Leopoldo, se produjeron abusos incontables, torturas, asesinatos, por parte de los belgas y sus subcontratistas. Es así. Está reconocido como el mayor genocidio de la época moderna. Tanto es así, que el gobierno belga de la época decidió quitarle el Congo a su rey y convertirlo en una colonia: el Congo Belga. Eso fue hacia 1908. El rey murió el año siguiente de pura rabia, se supone.

Leopoldo, mientras el Congo fue su exclusiva propiedad, mandó construir el Museo del Congo, el que hoy es el Museo Real de África Central. Hasta 1960, el museo dependía del Ministerio Belga de Colonias. Actualmente es una institución independiente en la que participan europeos y africanos.

El museo original estaba en el palacio, como ya he dicho. Se hizo una reforma importante, de manera que, aunque las salas principales siguen en el palacio, se entra por un edificio anexo:




El paso se hace por un subterráneo. Pagáis vuestra entrada, amigotes, y os ponéis a bajar y subir escaleras:



En la primera zona, antes del largo pasillo subterráneo, hay una serie de esculturas, muy de principios del Siglo XX que estaban en el museo original, pero que han sido apartadas porque se considera que son ofensivas para los congoleños: Un hombre leopardo, un esclavo y otros lugares comunes.


Tras el pasillo subterráneo se llega al meollo:



A un servidor, la sala que más le impactó es la de "rituales y ceremonias", llena de máscaras y esculturas originales:





Según explican, las máscaras se usaban para acontecimientos especiales, y en la mayor parte de los casos, se quemaban después. Evidentemente, esto no es posible para estas dos, que se las ve bien sólidas:

Este es un Nkisi. Su misión era atraer los muertos de vuelta al mundo. Los atraía con esos ganchos que lleva y los hacía reencarnarse. No sé si yo me fiaría de un elemento así.


En toda África Central se hacían ritos de iniciación para marcar el paso de la infancia a la edad adulta. Se aislaba a los quinceañeros se les explicaba lo que es la vida y ¡hala! . A mí me hubiera gustado también que me lo explicaran con detalle, porque todavía no lo he entendido:



Estos son Wayinda y Kakulu. Wayinda es la de la izquierda y es una mujer infiel. Kakulu es su marido y se le ve un poco tuerto del disgusto:



Hablando de maridos y mujeres, en el Museo hay cuadros de artistas congoleños contemporáneos, como este "Matrimonio forzado". Sus padres quieren forzar a la chica a casarse con un rico más bien viejales:


En la sala de música se exhiben, por ejemplo, los tambores reales de Ruanda. Eran un privilegio real. Hoy día, se han popularizado:



Pasando a la zona "Afropea" se pueden ver cosas como este semáforo, diseñado por una mujer. Está instalado en Kinshasa y gira para mostrar el verde o el rojo.




Otra zona que se encuentra el visitante es la de "paisajes y bio-diversidad". Magníficamente montados en un ambiente muy bien creado, una serie de animales disecados, como este Okapi:



O estos gorilas:




El elefante ha sido desde siempre una de las estrellas del museo, aunque según parece, son dos elefantes. La cabeza pertenece a uno y el cuerpo al otro:




Un caso terrible: el de la Perca del Nilo. Se llenó el Lago Victoria con una especie invasora, la Perca del Nilo. Todas las otras especies han desparecido. Se hace un comercio con estos peces absolutamente desagradable. Vienen aviones todas las semanas a cargar percas y llevarlas a Europa, (en especial a Rusia). A mí, personalmente, su carne me desagrada a tope y su sabor me produce arcadas, pero es un comercio con el cual se están llenando los bolsillos muchas multinacionales sin dejar ningún beneficio a los habitantes de la zona.




Bueno, algo menos repugnante. La sala de los cocodrilos es una de de las originales del Museo del Congo. Es muy aparente:



Y bien, queridos amigotes. Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar el Museo. es uno de lo mejores del mundo dedicados a África.

En saliendo, en una de las paredes del palacio os encontraréis esta escultura que no tiene firma,



pero que me ha parecido muy oportuna para estos momentos en el que algunos mentecatos andan proponiendo que se den armas a todos los hombres de bien. Bueno, pues esto es lo que se hace con las armas: matar.

Os voy a dejar, que me voy a cenar. Besotes, mis amigos.

22 commentaires:

  1. Si tengo la oportunidad, no desaprovecharé la ocasión para visitar este museo. Y demasiado mentecato hay últimamente, por desgracia...
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Desde luego, Margari, si tienes la oportunidad no dejes de visitar el museo. La verdad es que uno de los grandes desconocidos de Bélgica. La gente que viene de visita, sobre todo si tiene pocos días va a Gante, a Brujas que, ciertamente son muy interesantes, pero casi nadie va al museo de África.
      Besotes

      Supprimer
  2. Muchas gracias, Isidro.
    Tambien visite el museo con un guia -uno de los directores- quien nos explico como habian decidido reformar el museo. Muy dificil porque muchos Belgas piensan que eso es SU historia. Te contacté.

    RépondreSupprimer
  3. Muy intéressante, Isidro.
    Tambien visité al museo con uno de sus directores por guía, quien nos explicó la reforma del museo. Fue muy dificil porque muchos Belgas vivieron en Congo y tienen sus opinions sobre la 'historia' del Congo. Sabios congoleses fueron asociados a la riforma y no fue tan facil tampoco.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Claire. Gracias por tus comentarios. Es cierto, el Congo para los belgas es como algo suyo, y por eso no les gusta que metan la mano los congoleños, así que supongo que la reforma debió ser una pelea. Vale como ejemplo las esculturas que están apartadas de la zona central del museo (las del hombre leopardo, el tratante de esclavos, etc). Los congoleños querían sacarlas del museo, diciendo que eran una ofensa para su dignidad. Los belgas tuvieron que resistirse mucho y guardarlas un poco aparte.

      Supprimer
  4. Carai!!!! Cómo se ha modernizado el Museo de Africa!!!!! Espectacular!
    A Sebastián y a mí nos gustaba visitar el Museo de vez en cuando (el de nuestros tiempos, claro), degustar comida africana en el café de dicho Museo y digerirla dando un largo paseo por sus jardines y su parque (con meteorito incluido). Qué gozada!!!!
    Leyéndote, dan ganas de visitarlo de nuevo!
    Besos,
    Isabel

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Es cierto, Isabel, yo también había estado hace años en el viejo museo del Congo y no tiene ni punto de comparación. Era viejo y apolillado. Lo de ahora es impresionante. Tenéis que ir cuando volváis por Bruselas.
      Besos

      Supprimer
  5. Fíjate que vijo con frecuencia a Bruselas y ni conocía su existencia. Me ha parecido magnífico y me lo apunto.
    Saludos,

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola, Baile de Norte. Si vienes con frecuencia, supongo que ya conocerás todo lo más especial de Bruselas, así que la próxima vez no te debes perder este museo.
      Saludos

      Supprimer
  6. hola! fabuloso en extremo, me encantan los museos y todo lo que muestras me interesa!! saludosbuhos y gracias.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias, Buha, me alegro que te haya parecido interesante. Saludetes desde Bruselas

      Supprimer
    2. Por cierto, Buhos, y ahora que Google+ cierra su red social, ¿donde van a publicar sus blogs?

      Supprimer
  7. Seguramente en algún momento iré a Brujas como turista, espero apartarme del tur y poder conocer este Museo.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Norma2. Gracias por tu comentario. Si vienes a Brujas, avisa.
      Saludos

      Supprimer
  8. Qué maravilla de museo. Sobre el tema de la perca del Nilo, si te apetece saber algo más, recomiendo el documental "La pesadilla de Darwin".

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Voy a buscar el documental que dices. Es un tema que me impresiona: llenar un lago enorme de mierda piscícola, acabar con todas las especies autóctonas y hacer que los pescadores de toda la vida, se mueran de hambre

      Supprimer
  9. ¡Hola! cuantas cosas interesantes hay por tu tierra!! Curioso algunas de las cositas que nos cuentas
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Pues sí, y todavía me quedan cosas que ver, pero no me apresuro, así os lo podré ir contando poco a poco, para que veáis que Bélgica no es tan aburrida como algunos pretenden
      Besos

      Supprimer
  10. La historia de los belgas en el Congo es de película de terror, bueno, como la de todas las colonias, pero éstos se llevan la palma, según las crónicas. Me encantan las máscaras africanas. Y las esculturas. Y las historias sobre la sociedad a la que pertenecen. Lo de los animales... ¡Ay, los animales! Reconozco que se me han puesto los pelos de punta con eso de que el elefante son dos. África es uno de mis grandes lugares pendientes. Le tengo muchas ganas. A ver si se tercia.

    Abrazotes.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Para mí también, el África subsahariana es un agujero negro (sin segundas, válame Dios). Solo he estado en Marruecos, en Túnez y en Egipto. Bueno, y en Cabo Verde, pero eso es un paraíso, no es África hard core.
      Lo de los belgas en el Congo ha superado todos los relatos de terror de las colonizaciones, sin duda, aunque eso no sirva de excusa para otros colonizadores del pasado.

      Abrazos

      Supprimer
  11. Hola!, tan interesante saber mas sobre otras culturas, lugares y cosas para contar, te agradezco un monton todo este post, ame tus fotos.

    Perdon por la mala ortografia es que mi teclado no tiene ESP y algo anda mal.


    Besos y abrazos.

    geeky-freeky.blogspot.com
    seempiternal.blogspot.com

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¡Hola Bea! Muchas gracias por tu visita y tu comentario y te diré que tu ortografía es muy buena. Lo único que falta son las tildes, pero eso es lógico si tu teclado no tiene español.

      Yo también te envío besos y abrazos

      Supprimer