samedi 26 juin 2010

Las Islas de Cabo Verde



Estaba yo esta mañana de sábado tratando de encomendarme a Santo Dorito Marcuende, protector contra los malos duendes. Sí, porque ya estoy harto de los duendes comecalcetines, los famosos "Sockeaters" de la mitología sajona. Diablos, es que cada vez que me pongo a hacer una colada de calcetines, aparecen cuatro o cinco totalmente desparejados sin que, por más que hurgue en el cesto de la ropa sucia, aparezcan sus parejas. Y eso, por más cuidado que ponga al quitármelos por la noche y verificar que están en el cesto los dos.

Pero bueno, tras eso, me he dado cuenta que hace un chingo de tiempo que no os contaba nada en el blog. Además, esta tarde me voy al festival "Couleur Café", así que más vale que os cuente algo más de las Islas de Cabo Verde ahora, que luego se me olvidará.

Como os dije en otro episodio de este muermo de blog, el archipiélago de Cabo Verde está formado por diez islas. No hay modo de saber por qué se llama así, porque ni son un cabo ni hay casi verde en casi ninguna isla, con gloriosas excepciones. Yo he estado esta vez en Boavista y en Fogo. En 2007 estuve en Sal, en Santiago y en San Vicente. O sea, que si las cuentas no me fallan he estado en el 50% del archipiélago (es que las dendritas están un poco temblonas gracias a las vuvuzelas).

La capital del archipiélago es Praia, en Santiago, pero la ciudad más famosa y con más movidilla es Mindelo, la capital de la isla de Sao Vicente, patria de Cesaria Evora:




La buena de Cesaria pasa la mayor parte del tiempo en su casa de Paris, según cuentan, pero bueno, tiene casa en Mindelo.

Las dos islas que tienen un aeropuerto internacional son Sal y Boavista. Son las islas más llanas (por eso, por eso, tienen aeropuertos comm'il faut), con lo que son las más plastas, pero, vaya, tienen buenas playas. Lo malo es que sopla con frecuencia un viento bastante fuerte y no hay quien se meta en el mar. De hecho, en 1968 se la pegó un barco español en la costa de Boavista:






El pecio se ha convertido en una de las mayores atracciones de la isla, aunque para llegar hasta esa costa no hay carretera, tienes que ir en un jeep, saltando entre pistas de arena y de pedruscos. Luego por la noche, te duele todo y lo único que puedes hacer es arrastrarte hasta una piña colada en el hotel. Y hablando de bebidas, os diré que el plato nacional es la "cachupa" (no es que sea de beber, pero me da igual):




Es un guiso a base de maiz, alubias, verduras diversas y carne. Muy bueno, os lo recomiendo. A mi es que esas cosas de puchero me hacen segregar jugos gástricos cual fuente de riego. Lo acompañas con un vino de Fogo y luego, a tumbarse en la playa y dormir un rato.

La capital de Boavista es Sal Rei. Tiene un mercadillo de pescado muy étnico. A las moscas también les encanta:



Una tienda de recuerdos en Povoaçao Velha:




En general todo está bastante limpio. Cabo Verde es un Africa de lujo. No hay bichos malignos, la temperatura es soportable, la gente es encantadora y -importante- los duendes comecalcetines no me siguieron hasta allí. Besotes y hasta la próxima.


CESARIA EVORA . FATALIDADE

PS: Podeis ver mas información sobre las islas de Cabo Verde pinchando aquí: el volcán de Fogo

15 commentaires:

  1. Hola:
    ¿Estás seguro de que llevabas calcetines o de que los sacaste de la maleta?

    Digo, dices que el clima es agradable, y en las fotos nadie los lleva.

    Ya en serio, me llamó más la atención el caparazón de la tortuga que el barco encallado, y la "pescadería" a pie de playa está increíble.

    Que bello lugar.

    Saludos
    RRS

    RépondreSupprimer
  2. Mecachis y yo que me imaginaba esas islas todas verdes y selváticas, sí que despista el nombre. Ya me sitúo mejor con su descripción, Monsieur Sorokin.

    El guisote contundente y con muy buena pinta, pero una ola de calor me ha entrado al verlo, pues ya pasamos aquí los 35 gradetes y los platos humeantes están de baja hasta nuevo aviso.

    RépondreSupprimer
  3. Hola, Xerófilo.

    Tienes toda la razón, los calcetines son una prenda totalmente superflua en Cabo Verde, así que los duendes sockeaters llevan por ahí una vida bastante mísera y prefieren quedarse en casa. :-)

    Las tortugas son el "totem" de Cabo Verde y están superprotegidas. Yo sospecho que el caparazón de tortuga que hay en la playa del naufragio, lo puso alguien ahí para que los visitantes hagan la foto, porque es el único que hay por la zona.

    Saludos

    RépondreSupprimer
  4. Buenos dias por las mañanas, Madame Delikat. Tal vez haya exagerado un poco (lo mío es exagerar, para qué voy a decir otra cosa) con lo de que las islas no son verdes. Ciertamente, Sal y Boavista son casi-casi una prolongación del Sahara, pero Santiago y San Vicente tienen bastantes árboles. Y la que -cuentan- que es la más verde es Santo Antao, pero es difícil llegar hasta allí porque no tiene aeropuerto.

    ¿35º en Sevilla? eso no debe ser nada para ustedes vosotros. Me contaba un amigo de por allá, que en Andalucía se distingue entre "el calor" (hasta treinta grados), "la calor" hasta ya no me acuerdo cuánto, creo que eran cuarenta grados y luego, "las calores", por encima de eso. Vamos, que estáis en "la caló" todavía. Casi como Bruselas (hoy hay 27º a las diez de la mañana)

    RépondreSupprimer
  5. Muy acertada la división del calor de su amigo (iba a decir calórica, pero me he dado cuenta que el personal creería que hablábamos de las calorías del guiso). Es verdad que yo he vivido 35 grados en Italia(N) o Uk para morirme, ni el transporte público ni ningún comercio está acondicionado y las casas lo mismo. Aquí pasa a la inversa, las casa son frescas y tiene que pasar la cosa de 40 para ya comenzar a santiguarnos y encomendarnos al de los calcetines o al que sea. En invierno cualquier gradillo de menos nos hace helarnos, pues todo es mármol y blancura.

    Y el portugués de las Islas como es, ¿se parece más al brasileño o es así más seco como el de la Península? Tengo curiosidad.

    RépondreSupprimer
  6. Es verdad, por aquí no está el personal preparado para el cambio climático. Ayer en "couleur café" nos caían encima 32ºC, el suelo estaba polvoriento, el sudor lo llenaba todo... y la gente tratando de combatir el calor a base de mojitos. Los pobres camilleros no dieron abasto. :-(

    En las islas hablan un dialecto del portugués que llaman "criolu". No tengo la letra de la canción que he puesto de Cesaria, pero por ejemplo, en su famosa "Sodade", dice:

    "Sodade Sodade
    Sodade
    Dess nha terra Sao Nicolau

    Si bô 'screvê' me
    'M ta 'screvê be
    Si bô 'squecê me
    'M ta 'squecê be
    Até dia
    Qui bô voltÃ"

    Digamos, que me supongo que "bo" es "vosé", "nha" es "minha" y así. O sea que quedaría:

    "Nostalgia, nostalgia
    de mi tierra de San Nicolao.

    Si tu me escribes,
    yo te escribo,
    si tu me olvidas,
    yo te olvido,
    hasta el día que vuelvas"

    Any comment?

    RépondreSupprimer
  7. Real como la vida misma Monsieur Sorokin, hablo de estribillo.

    Por cierto, me he quedado muerta al leer un artículo de Zemos 98 y ver mencionadas las vuvuzelas.

    http://blogs.zemos98.org/radioactivos/2010/06/25/futbol-y-pensamiento-critico-4x05/

    RépondreSupprimer
  8. Ce commentaire a été supprimé par son auteur.

    RépondreSupprimer
  9. Ah, la verdad que pinta bien este archipiélago con sus guisos espesos y su vino de fuego...
    Las dos últimas fotos son estupendas, Sorokin... saludos

    RépondreSupprimer
  10. Gracias, Claudia.

    Creo que TUI tiene vuelos directos desde Alemania a Boavista, o sea que anímate y date una vuelta por allí. De verdad que vale la pena.

    Saluditos

    RépondreSupprimer
  11. Pués la verdad no lo sabía... lo malo que desde Múnich, salen menos destinos que otras ciudades alemanas.

    RépondreSupprimer
  12. No sé, Claudia, pero hay muchísimos vuelos internacionales que salen de Munich. Hace años que para ir a destinos tales como Japón, Tailandia, etc es mucho más interesante viajar via Munich que via Frankfort. Un amigo alemán me decía: "yo no sé si existe el infierno, pero si existe, el viaje se hará via Frankfort".

    RépondreSupprimer
  13. Retruécanos y giros forzados de vueltas de tuerca, de repente dije yo: ¿y qué tienen que ver los calcetines impares con las islas de Cabo Verde?, al menos me doy cuenta que cómo cuesta a veces comenzar a hablar de un tema mi estimado Sorokin, jaja.

    Me da risa ver los mexicanismos que heredaste: hace un chingo, bonito verbo, incluso hasta hay un diccionario exclusivamente sobre ese verbo y sus significado con los mexicanos.
    Un saludo.

    RépondreSupprimer
  14. Jaja, tienes razón Carmen, pero no me negarás que es un enigma que merece la pena estudiar con cuidado: ¿Dónde diablos van los calcetines que desaparecen? De verdad que es algo que me inquieta.

    Y sí, he conservado algunos mexicanismos en mi habla cotidiana, sobre todo, los que me parecen bien expresivos, como "un chingo" como medida de cantidad. Y ya sé que el verbo correspondiente tiene otras acepciones, no todas muy decentes ;-)

    RépondreSupprimer
  15. Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.

    RépondreSupprimer