samedi 10 novembre 2018

Valonia. La región del centro: los ascensores de barcos y la colegiata de Nivelles


Mis queridos amigos: en este día húmedo y pútrido, con los grises cielos abiertos en plan catarata con que nos obsequia Bruselas hoy, vuestro seguro servidor ha decidido que dónde voy a estar mejor que en mi casita, en seco (por fuera, claro, que por dentro me estoy metiendo para dentro una húmeda cerveza trapista) y contándoos algunas cosas que os podrían interesar. De hecho, un amigote (él sabe quién es), me dijo el otro día, en plan peticiones del oyente que contara más cosas de Bélgica. Así es que, ahí le vamos, colegas.

Como sabéis, Bélgica consta de tres regiones federales: Flandes; la región francófona, también conocida como Valonia, y Bruselas capital. La mayoría de turistas y visitantes extranjeros, si tienen unos pocos días, visitan Flandes y Bruselas, pero poca gente se aventura en Valonia, porque piensan que no tiene nada interesante. ¡Oh, qué tremendo error! Para empezar, y haciendo un poco de Pepito Grillo, os contaré que Valonia es la cuna de Bélgica. Tras Waterloo, las potencias de la época, cedieron todo lo que ahora es Bélgica a los Países bajos. Ello condujo a que los francófonos del sur se rebelaran y armaran una guerra de independencia que terminó en 1830 con el reconocimiento de Bélgica como estado. Flandes, por diferencias con los holandeses, se sumó a la iniciativa. Y ello, mira tú por donde, gracias a las minas de carbón de Valonia, la convirtió en el primer país del continente donde se produjo la revolución industrial (tras Inglaterra, desde luego). Valonia tenía las fundiciones y las minas y Flandes tenía vacas.

Y bien, todo ello necesitaba transportar el carbón a los puertos y a las fundiciones. Se construyeron canales, pero aunque el país es bastante llano, hay desniveles importantes. Durante todo el siglo XIX se estuvieron evaluando las posibilidades de construir esclusas, pero hasta el fin del siglo, no se acometió las construcción. Y fueron los ocupantes alemanes durante la guerra 1914-1918, quienes completaron la primera serie de elevadores en 1917, en lo que ahora se llama "canal del centro histórico":





Hoy en día, el canal histórico solo se dedica a visitas turísticas, porque los ascensores del canal, han sido reemplazados por un gran ascensor en el nuevo canal del centro:
 Me vais a perdonar por esta guarrada de dibujito, pero la idea es simplemente que veáis las diferencias de nivel que hay que salvar.

Los ascensores antiguos, son patrimonio de la humanidad de la UNESCO, y la verdad es que son casi contemporáneos de la torre Eiffel. Este es el número tres:




Funcionan por la mera fuerza hidráulica. Dos tanques paralelos, mientras uno se llena, el otro se vacía, cosas de la física: el que se vacía sube, y el que se llena, baja:



Las visitas se hacen entre el número tres y el número dos. Los turistas nos metemos en un barco, y subimos en el elevador:


Como podéis observar, no hay guiris entre los turistas, son todos de por aquí.

En un punto del recorrido aparece el nuevo elevador, que contrasta fuertemente con el paisaje que le rodea:


Impresionante mole que puede subir (y bajar, claro) barcos de hasta unas 1300 Toneladas. Esta vez, se hace mediante tracción mecánica.


El nuevo elevador entró en servicio en 2004 y hasta 2016 fue el mayor del mundo, año en que los chinos construyeron uno más grande en la presa de las tres gargantas. En todo caso, es una magnífica realización de los ingenieros belgas.

Un barco entra en el tanque:



Y la maquinaria lo eleva hasta el nivel superior:


Para aclarar las cosas, amiguetes, he preparado un bodrio de vídeo de esos que os suelo poner:



Bueno, me voy saltar mil años para atrás, que ya estuvo bien de técnica y os voy a hablar de la Colegiata de Santa Gertrudis, en Nivelles, muy cerquita de los elevadores, pero sin nada que ver: 





La Colegiata fue consagrada en 1046, con la presencia del Emperador Enrique III (ya sé, seguro que no os acordáis, a lo mejor erais muy jóvenes). Es de estilo románico Otoniano y es una de las mayores iglesias románicas de Europa. La fachada fue destruida durante la segunda guerra mundial y ha sido recientemente reconstruida:



En fin, reconstruida es mucho aventurar, porque antes de su destrucción, la fachada era así:


Pero en fin, ¡qué sabrían estos románicos!, hacer una fachada tan sosa. Hay que enseñarles cómo se hace, qué rayos y decidir qué es lo que parece románico y qué no.

El interior, sin embargo, está preservado como era, amplio, abierto, simple:



Hice la foto durante una visita guiada, en la que el guía explica su rollo (eso cuesta dinero, y servidor no pagó ni un euro). Podéis ver que las visitantes son multiculturales, lo cual es bueno.

Observad la simplicidad del ábside:


Dentro, hay cosas muy interesantes, como esta virgen del siglo XV,  de autor desconocido:


Algunas capillas laterales, umbrías, acogedoras:




O este retablo en mármol de Juan de Tonon, de 1623:




 Como la iglesia, el claustro es de una limpieza de líneas impresionante:



Aunque en un rincón haya alguna tumba para recordarnos que "Pulvis eris ed in pulverem reverteris".
Muy adecuado para estas fechas.



Y ya lo dejo, mis amigos. Creo que ya os he dado bastante la brasa. Me voy a cenar. Además, ha dejado de llover. Besotes.

16 commentaires:

  1. Una buena e interesante entrada, se te agradece.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Me alegro que te haya parecido buena, Tracy. Gracias por tu visita y tu comentario

      Supprimer
  2. Ingenio y conocimientos hacen que el hombre sea capaz de salvar dificultades.
    Al leer tu entrada recordé al Canal de Panamá https://youtu.be/UfAXvawanOo
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola, Norma2. Muy interesante el video sobre el Canal de Panamá. Yo, de Panamá solo conozco el aeropuerto y los impresionantes rascacielos que se ven desde el avión.
      Un saludo

      Supprimer
  3. Qué bonita la Colegiata. Como los guiris, yo también pasaría del ascensor y me iria directa a la Colegiata.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues te advierto que es muy emocionante lo de montarse en el barquito, meterse en el tanque y que te suban. Luego, cuando se termina la visita te vas a toda prisa a la Colegiata. :)

      Supprimer
  4. falcones falcones11 novembre 2018 à 13:33

    LA ALTURA QUE SUPERAN ES IMPRESIONANTE.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sí. Son 73 metros, es decir, como un edificio de veinte pisos

      Supprimer
  5. hola! fantastica entrada, con paseo incluido, debo considerarte u valiente con esas alturas! y que bellos lugares, todo un placer leerte y viajar contigo!! abrazosbuhos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola buho. Qué bueno verte por aquí de nuevo. Me alegro que te haya gustado la entrada, pero, en fin, subir no es difícil, lo hacen los ascensores. Si hubiera que subir a pié sería otra cosa. :)
      Abrazos

      Supprimer
  6. La verdad no tenía a Valonia entre mis planes pero parece que bien vale una visita. Yo soy una fan del románico. Lo del ascensor, alucinante, está que se sale con los vídeos, monsieur, una saludo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Es cierto que, desde un punto de vista histórico y artístico, visitar Flandes y Bruselas (que -de hecho- está en territorio flamenco) es imprescindible, pero una vez que los conoces, merece la pena darse una vuelta por Valonia. Me alegro que te guste el vídeo.
      Saludos, Madame

      Supprimer
  7. Pues la verdad es que yo, de Bélgica, sólo he visto Bruselas. Y a cachos, porque fui por trabajo y apenas pude escaparme un par de ratos a ver lo básico e imprescindible. Lo del ascensor mola mucho, la colegiata... A ver es que a mí, las iglesias, me gustan oscuras y tenebrosas. no sé por qué.

    Saludetes.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Supongo que, al menos, verías la Grand Place, a la que los belgas llaman ampulosamente "la más bella del mundo" y, a lo mejor, hasta comiste unos mejillones.
      La verdad es que la colegiata estaba muy luminosa el día de las fotos, porque hacía un sol espléndido, pero si te gustan las iglesias más oscuras, puedes ir cualquier día de los típicos por aquí, en los que no se puede diferenciar un hilo blanco de uno negro a mediodía.

      Besotes

      Supprimer
    2. Pues sí. Vi la Grand Place, el niño meoncete, hice una degustación de cervezas, otra de chocolates, callejeé un poquito y cené mejillones siguiendo las indicaciones que nos dio el señor del restaurante. El resto del tiempo lo pasé en el parlamento europeo, trabajando. Un sitio frío y hostil (no me extraña que Europa vaya de la forma que va).

      Besines.

      Supprimer
    3. Bueno, pues casi has visto lo más importante. Lo de los parlamentarios, es que se creen los reyes del mambo y, en realidad, las decisiones las toman la Comisión y el Consejo. Pero tendrías que verlos en Estrasburgo en una semana de sesiones. Movidón. En fin, como decía un comentarista ruso: "no hay que tener miedo del ejército europeo, las armas estarán en Estrasburgo y los soldados en Bruselas".
      La próxima vez que vengas, avisa.
      Besotes

      Supprimer