mercredi 27 février 2013

El año de la serpiente



 Como todos ustedes sabéis, queridos amigotes, el 10 de Febrero empezó el año nuevo chino. Eso de los años depende mucho de quien los cuenta:  los chinos deben ir por el cinco mil o seis mil, o quien sabe. Resulta, además, que a cada año chino le corresponde un signo de lo que podíamos llamar, aunque sea una memez, el zodiaco chino. Son doce signos, representados por animalillos diversos, que si monos, que si cabras, que si serpientes. Bueno, pues este año es el año de la serpiente.

Un servidor de ustedes vosotros, mis amiguetes, nunca ha sido muy adicto a esas cosas del horóscopo. Vale que estaba bien para ligar en una barra "¿oh, sí?, ¿tu eres Libra? pues... que casualidad, porque yo soy Aries, y dice el horóscopo que somos buenos compañeros en actividades eróticas, etc". Pero, aparte de eso no hay quien se crea que por nacer en Marzo seas diferente de alguien que nace en Octubre... en fin. Al menos, el horóscopo chino tiene más gracia, porque va de año en año y no de mes en mes. Así, más o menos puedes saber la edad de tu interlocutor con unos 13 años de error. Bueno, a lo que voy, que este año es el año de la serpiente. Yo no soy un gran amante de las serpientes, la verdad. Es un bicho que me repatea las interioridades de la vesícula y del bazo, pero reconozco que ha tenido un gran papel para el género humano, forzando a nuestra madre Eva a comerse la jodía manzana.

Cierto que hay serpientes que son amables, como ésta, que no le importa que le toquen las narices:

 

Pobre serpiente, aguantando que los turistas la molesten en un establecimiento hotelero de la isla de Djerba. En cambio, ésta otra, en un restaurante de Marraquech, tiene un aire más malvado. Bueno, si no ella, a la que no se le ven los ojillos, sí su papá, que convendréis conmigo que tiene un aire más agresivo que el tunecino.




O como esta pobrecilla, danzando al son que le tocan en la Jemaa-el-Fna, en Marraquech:





Pero vamos, a mí, la que más me impactó fue esta coralillo que casi piso en Mitla, en Oaxaca. Válame Dios, y qué sustaco. Para vengarme le hice una foto mientras ella se enroscaba, dibujando con su cuerpo serpentil, nadie sabe si una "a", un "seis", o qué.



                               



En fin, que aunque a mí no me gustan las serpientes, no ví ninguna razón para no ir a celebrar "su" año. Para tan jocoso evento, elegí junto, claro, con un grupo de amigotes, el restaurante "Cité du Dragon" en Uccle (Uccle es una comuna de Bruselas, no me seais incultos, ya os he explicado en otra ocasión que Bruselas no tiene "barrios", tiene "comunas. Ninguna relación con 1870 en París):


 

El restaurante es amplio y tiene una decoración muy adecuada. A la entrada, si aguzáis los ojuelos os daréis cuenta que en el piso, cubierta por cristales, hay una pisicina llena de peces de colores. De diversos colores, como debe ser. Eso sí, supongo que esos no son los que se come la clientela, vaya dispendio.





El  9 de Febrero fue la fiesta:




                                         

Se supone que magníficos artistas chinos iban a ambientar la velada.... aunque, en fin, los artistas que tocaban el tambor tenían poca pinta de orientales, pero batían muy bien sus palillos, de verdad. Si me deja Blogger, os pondré un video al final:






 Y lo de los acróbatas fue extraordinario. Aquí podéis ver una saltimbanqui pegando una voltereta, ante la asombrada mirada de un grupo de comensales:


 


 Pero lo mejor no era eso, lo mejor es que me enteré -tarde, válame san Tadeo- tarde para ir a hablar con ellos, que los saltimbanquis eran españoles. Veis, ¡oh queridos amiguetes a dónde nos lleva el paro nacional! aunque bueno, esa es la lectura negativa. La lectura positiva es que hasta los chinos se rinden a las habilidades de nuestros acróbatas. La verdad es que lo hicieron muy bien. Ninguno se cayó en la sopa de nadie.

 Luego nos dieron de cenar. El menú resultó interesante. Una sopa con tallarines para empezar:





De segundo, un nido de tallarines tostados con unos scampi: Debo decir que sacaron el mejor partido posible de esa cosa fibrosa que se da en llamar "scampi" y que no estoy muy seguro que no sea plástico reciclado o algo así.







El plato fuerte fué un magret de pato con salsa de cacahuetes:





 Habréis notado que lo simpático es que le habían dado forma de mariposa, con lo que queda muy decorativo. El magret estaba un poco fuerte, pero la salsa era deliciosa. En fin, que lo pasamos muy bien, que comimos bien y que no se nos cayó nadie en la sopa. Además, el león de papel (voy a ver si puedo poner el video) se ensañó con nuestra mesa, pegándoles lametones a los comensales (o a "las" comensales, es que estos leones de papel son la monda, no como los imperialistas que decía el camarada Mao)

Bien. Parece que Blogger me deja meter el video. No sé, a ver:....







Pues sí. Bueno, pues que paséis un feliz año de la serpiente y... no hagáis caso a las víboras, que no es lo mismo. Un besote



video

16 commentaires:

  1. ¿Cómo se las arreglaron para comer con los palillos?
    Yo no creo mucho en los signos, pero con el tiempo llegué a la conclusión que las personas nacidas en igual fecha tienen "algunas" características en común.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Para la sopa lo mejor es usar los palillos y la cuchara de porcelana, porque con la cuchara sola, los tallarines se escurren. El caldo, por supuesto se toma con la cuchara. Los scampi no hay problema con los palillos, pero para el magret de pato, tuvimos que usar el cuchillo y el tenedor.
      Y sí, lo de algunas características en común puede ser cierto, pero sin duda, los genes son mucho mas importantes y luego, la educación y la experiencia vital, claro.

      Un saludo, Norma2.

      Supprimer
  2. Hola Sorokin:

    A mi las serpientes no me causan desagrado, pero las respeto mucho. Por cierto, la serpiente de Mitla no parece una coralillo (que son negras, amarillas y coloradas). Parece una culebra, pero de cualquier forma qué bueno que no la pisaste, porque algunas también muerden y duele.

    Lo cierto es que los chinos se toman muy en serio lo de los horóscopos. Conocí a uno en Canadá que pospuso su matrimonio un año, y viajó a China de ida y vuelta nada más para casarse. Cosa de costumbres y creencias.

    Para mí, mientras la creencia no llegue al fanatismo, tiene mucho de fascinante y, a veces, de sabiduría.

    El timbre que pones al incio es bellísimo.

    Saludos y un abrazo.

    RRS


    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Qué bueno, Xerófilo, que me digas que no era una coralillo. Me quedo más tranquilo. Es que yo hice un curso en Veracruz sobre serpientes, tarántulas y otros bichos peligrosos, y acabé viendo coralillos por todas partes. En Veracruz, sin embargo, lo que más me asustó fueron las tarántulas, negras, grandes como la palma de la mano, aunque parece que no son demasiado peligrosas.

      Lo de los chinos es cierto. Hay gente que ha estado planificando tener un hijo en el año del dragón (que parece que es el mejor signo), aguantándose durante los once años precedentes. En fin, como tú dices, cada uno que crea lo que quiera mientras no haga dañp a los demás.

      Un abrazo

      Supprimer
  3. Pues a mí las serpientes me caen simpáticas, qué quiere que le diga. He alucinado, eso sí, con el magret de pato en salsa de cacahuete, ¿o debería decir la salsa de cacahuete con magret de pato? No se me habría ocurrido nunca celebrar el cambio de año chino, pero es que aquí, no creo que ningún restaurante lo celebre.

    ¡Feliz año de la serpiente!
    Firmado: una cabra

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Vaya, Dorothy... nos deberíamos unir todas las cabras del mundo, porque yo tambien soy una cabra, aunque algunos me hayan tachado a lo largo de mi existencia de ser más bien el masculino aumentativo de "cabra".

      Aquí, en Bruselas, entre vietnamitas, tailandeses, chinos y demás orientales, forman una comunidad muy numerosa y establecida, así es que no es de extrañar que celebren el año nuevo con jolgorio y coheterío. Pero vaya, yo tambien es el primer año que lo celebro aquí, aunque una vez me tocó estando en San Francisco y allí sí que es la remonda.

      Abrazos de otra cabra

      Supprimer
  4. No hay nada mejor que una velada a la sobra del horóscopo, y si es el chino, mejor, que aunque quede lejos resulta más cercano por los "bichos". El otro, más latino, me resulta extraño.
    La cena (dejemos el plástico y el plexiglas) tenía buen ojo. Y si, entre bocado y bocado, te animan un poco..., pues mejor.
    Bueno, la mariposa me ha llegado al alma.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Cierto, Oteador. Y la mariposa, desde luego, muy sugerente. Voy a ver si hago algo parecido uno de estos días. Seguro que la receta de una salsa de cacahuete se encuentra por la red sin problemas y el magret, pues eso, magret.

      Supprimer
  5. Te leo como siempre con una sonrisa y me ha venido a la cabeza "lo de la colonizacion china", nadaaaa tonterias mías, Sorokin.
    Qué bien sabes vivir cacho cabr..! jaja
    Yo no sé, igual también soy cabra, :)
    Besos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja Ohma, como dicen en México, "¡pues quien saaaabe!"... Lo mismo tú tambien eres cabra sin saberlo. La verdad es que no sé en qué se reconocen las cabras, pero seguro, seguro que son simpáticas. Desde luego, mucho más que las serpientes. O vamos, a mí me lo parecen. :)

      Un beso

      Supprimer
  6. Feliz año del dragón, mi querido Sorokin, ya veo que tiene fuerza porque te ha hecho reaparecer de la vida blogger. La verdad que me encanta la idea de celebrarlo así, cómo mola. UNa vez lo celebré en Lavapiés y me encantaron esos dragones especialmente.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias, Claudia. Igualmente. Ya me dirás cual es el chino de Lavapiés donde celebraste el año nuevo, porque, la verdad, no conozco ningún buen restaurante chino en Madrid.

      Saluditos

      Supprimer
  7. Oh Monsieur, ajetreados días en estas últimas semanas de febrero he vivido que me han hecho casi perderme este post de su merced, nada que no tenga arreglo.

    A mí el horóscopo chino me revienta un poco, pero por cuestiones personales, pues si no recuerdo mal yo era una rata... o era un cerdo? No lo recuerdo bien pero era un bicho poco glamuroso, así que me quedo con el canceriano horóscopo occidental que me ha tocado en suerte :-P

    Menuda colección de fotos de serpientes, mi madre les tiene una fobia tremebunda, pega un salto solo con verlas en la tele, no podría ver sus fotos monsieur, yo no llego a tanto pero reconozco que nunca he tenido una cerca y dios me libre.

    Feliz año de la serpiente, aunque el mío comenzó con una gran pérdida en mi familia, espero que los que ya no están nos protejan y nos cuiden donde quiera que estén.

    Abrazotes

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ah, Madame. Ya me he enterado de la pérdida en su familia. Lo siento. La muerte siempre es dura, pero la muerte de una persona joven es algo tremendo. Es como si se inviertiera el orden natural de las cosas. Espero que su familia lo lleve con entereza.

      Y no se apure, Madame si su merced es un cerdo (suena terrible). Le diré que yo he estado muy unido sentimentalmente a, nada menos, que dos cerdos (en femenino, vaya, aunque eso suene aún peor). De ratas, no sé qué decirle, porque, aparte de las que corren por los sótanos de los supermercados (no miento, que yo ví una enorme en un supermercado cuyo nombre no voy a mencionar), no he conocido ninguna.

      Y, aunque no le gusten -como a mí-, le deseo un feliz año sepentario

      Abrazos

      Supprimer
  8. Vaya Sorokin, estoy un poco traspuesta después de leer los comentarios, no sabía nada de la pérdida que ha sufrido Delikat, pero parece dramática si ha sido de alguien joven. Le escribiré.
    Respecto a su post, Monsieur, varias cosas: me encanta el sello con el que encabeza su escrito, ese color intenso y tan alegres motivos florales sobre la serpiente, me han cautivado. Claro que no es raro, por algo se dice que la serpiente encarna la psique inferior, lo oscuro y misterioso.
    Parece que despierta, o fascinación o aversión, no hay indiferencia.
    Aquí en nuestro huerto teníamos una a la que llamábamos Lola. De vez en cuando, Lola nos dejaba su "camisa" y a través de ella, podíamos saber que estaba creciendo. Su piel llegó a medir más de dos metros. Un día que iba hacia el fondo del huerto, me encontré con ella a un palmo de distancia, mis pies se quedaron clavados en el suelo, me dio tal susto que no podía moverme. A ella le debía pasar lo mismo, porque daba como latigazos sobre el suelo pero no avanzaba. Yo gritaba: Ahhh, Ahhhh y ella: plaf, plaf, sobre el suelo. Qué susto por dios. Entonces puse miera, que es concretamente aceite de enebro o helleborus, por algunos lugares, para ahuyentarla sin hacerle daño claro, porque Lola era como de la familia y desde entonces no la volvimos a ver. La echábamos de menos y me arrepentí mucho de haberla ahuyentado. Hace unos meses, mi hija vio otra Lola, estaba en la leñera y me dio mucha alegría, aunque cada vez que voy a por leña hago palmas y aviso: estoy aquíii, estoy aquíiii para que se vaya, porque esto es una relación de amor odio que es muy rara, me gusta que esté por ahí, pero me aterroriza volverme a encontrar frente a frente con ella. Ah ya ves, historias.
    Qué bien que te apuntes a todas estas cosas, que luego nos cuentas y compartes con nosotros, aunque la cena no me seduce especialmente, pero seguro que estaba rica.
    Un beso

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sí, me enteré de la muerte de un primo (creo) de Delikat por Facebook. No sé más detalles. Es triste, como todas las veces que desaparece alguien cercano, pero si es, además, una persona joven es terrible.

      Vaya con Lola, tu serpiente, tocaya de Lola Flores, de la Cospedal y de la nena de Nabokov. Menos mal que desapareció sin más ruido. Un día, por el barrio del castillo en Alicante, ví un grupo de gente quemando papeles y metiéndolos por un hueco de una pared. ¡Es una serpiente enorme!, exclamaba el personal. No sé, no llegué a verla, y, además, eso queda lejos de San Vicente, así que no creo que fuera tu Lola. Pobrecita, quemada con papeles.

      Bueno, no todas las serpientes son malvadas. Las pobres hacen lo que saben hacer, qué rayos, se arrastran y muerden. Hay personas que hacen lo mismo, fíjate y, sin embargo, eso no lo tenemos en nuestro ADN, como ellas

      (Nota aparte: me he bajado el Safari 6 y tiene un corrector automático que me está tocando las narices, tengo que pararme y ver qué he escrito y qué me ha corregido, por ejemplo, lo de "escrito" me lo había corregido a "escargot")

      En fin, paciencia. Un beso

      Supprimer