dimanche 30 septembre 2012

Las Islas Jónicas: Zakynthos


Heme aquí de nuevo en Bruselas, mis amigos, tras pasar unos días en las Islas Jónicas. Ya sé que todos vosotros conocéis de memoria cuántas son y que nombre tienen, no pongo en duda vuestros conocimientos geográficos, faltaría más. Pero, en fin, para recordármelo a mí mismo, que soy un olvidadizo, diré que son siete, como los siete días de la semana, los siete sabios de Grecia y los siete pecados capitales. Bueno, y algunos islotes menores, de esos que los empingorotados hombres de negro de Berlín y Frankfurt sugieren que Grecia venda para pagar su deuda. Deuda cuyos intereses crecen día a día gracias a esos mismos hombres de negro, que se las apañan para que suba la prima de riesgo y así chuparles más la sangre a los "periféricos", como nos llaman a los del sur. Pero, en fin, este no es un blog político, líbreme San Tadeo, no, por Dios.

Bueno, pues decía que son siete islas. Aquí las veis:


Zakynthos es la que está más al sur y es en la que vuestro bloguero se fue a alojar gracias a una oferta de esas que hacen los "tour operators" que, con vuelo y todo, te sale casi más barato que quedarte en Bruselas:


La isla sufrió en 1953 un terremoto de grado siete y pico en la escala de Richter, o sea, casi como el de Japón de 2011. Aunque el 95% de los edificios ha sido reconstruido desde entonces, todavía quedan huellas del temblor:


Para más información sobre el sismo podéis pinchar aquí. Pero en fin, la isla tuvo la delicadeza de no moverse ni un palmo arriba o abajo durante mi estancia. Todo un detallazo.

La capital, que tambien se llama Zakynthos (poco originales que son) es una agradable ciudad que va a lo suyo sin procuparse demasiado de los turistas:



Los sitios turísticos están concentrados en la costa Este y están llenos de pubs irlandeses, restaurantes chinos e hindúes, alquiler de motos de cuatro ruedas y otras típicas cositas de este tipo de sitios. No hay edificios tipo Benidorm, supongo que gracias a las normas de diseño sísmico. Por suerte, el hotel en el que el Tour Operator decidió encerrar a vuestro amado bloguero estaba alejado de todo, al lado del mar y con fantásticas vistas a la isla de Cefalonia:



Las costas de la isla están casi todas cortadas a pico, salvo los alrededores de la capital, que es donde están las playas. Bueno, vaya, hay preciosas calitas con mini-playas, en sitios que sólo son accesibles por mar...




 ...así es que si queréis visitarlas, amiguetes, lo más sabio es que os cojáis uno de los barcos que da la vuelta a la isla. El problema es que en esos barcos siempre hay algún turista despistado que se te mete en medio de la foto y te roba el plano, ¡sapristi!



Para vuestra tranquilidad, en los barcos no te dejan llevar más de 90 átomos, como reza el letrero, así que no puede haber ninguna catástroma:


Venga, Sorokin, ahora déle su merced algunos sabios consejos a sus lectores y deje de enrollarse con soplagaiteces. Pues ahí voy, amigotes. Para empezar, supongo que os convencerán para ir a visitar la playa del naufragio. Dicen que es la playa más fotografiada de Grecia. En ella se perdió un barco de contrabandistas en 1980. Parece que abandonaron el barco cuando los perseguían los guardacostas y éste, solito, fue a dar con sus cuadernas en esta playa. Más detalles pinchando aquí. La playa sólo es accesible por mar. Un escenario muy de fotos de revista de modas, con elegantes modelos fotografiándose con el barco al fondo y tal. No está mal. Pero, ojito, ojito, id antes de las once de la mañana o fuera de temporada turística:



Porque, he aquí como se pone la playa a eso de mediodía:



Otras visitas interesantes, son las montañas del interior. Alquilar un coche no es caro (unos 30 euros al día) lo que sí es caro es la gasolina, que está a casi dos euracos el litro (se supone que para sacar pasta para pagar a los banqueros de Frankfort). Ojo con las carreteras. No son malas (de hecho todas llevan el letrerito de que han sido pagadas por los fondos de cohesión de la UE), pero te puedes encontrar con un árbol caído sin avisar, como le pasó a un servidor:


Y, venga, hablemos de comer, que es un tema muy importante, faltaría más. Si estáis por el interior, tenéis hambre, es la hora de la pitanza, llegáis a un pueblo y de todos los rincones salen señores con bigote llamándoos para que comáis en sus restaurantes, os aconsejo que sigáis hasta Anafonitria (ver mapa) y vayáis, despreciando todos los cantos de sireno bigotudo, a la taberna "Anastasia". Una delicia, con un emparrado acogedor y una dueña, Anastasia, que es una auténtica "crack". Sus "souvlaki" son buenísimos, la cerveza te la da en una copa helada, su café es el mejor de la isla y ella habla un italiano perfecto.


Para acabar, después de pagar, se subió a una escalera y cortó un enorme racimo de uvas que nos regaló, todo ello en medio de encantadoras sonrisas:


Si lo que queréis es pescadito fresco, os recomiendo "Vardiola" en Kipsely, con vistas a Cefalonia, en un sitio privilegiado:



 Las sardinas asadas estaban de chuparse los dátiles, asadas, tomen nota mis amigos, que yo ya la he tomado, con unas ramitas de tomillo. Puede parecer que el mar y el monte no casan bien... ¡pues sí! el resultado es muy bueno.


 Desde su terraza, además, pudimos contemplar como se celebraba una boda:


Con vistosos coches y unas damas con vaporosas clámides al viento y unos peinados que podríamos llamar "de concejala de Los Yébenes":



Nos sorprendió, pero luego me he enterado por Internet que hay compañías que te organizan la boda en la isla, al borde del mar. Ver aquí.

Un último consejo antes de irme a cenar. He comprendido la utilidad de esos bañadores que llaman "fardarrabos" o algo así, que tanto les gustan a la gente del norte de Europa. Vuestro amado bloguero, según su costumbre, se baña con "shorts" de baño, de mucho más tronío y elegancia que los farda..eso. Pues bien, cometí el error de meter mi billetero en el bolsillo de atrás del short y no me acordé de sacarlo antes de ir al agua. Total, he aquí como quedaron mis dos billetes de veite euracos, de un color rosa inquietante. No os creáis, que me costó bastante pasarlos después. (Por cierto, en casi ningún sitio aceptan tarjetas de crédito)



Venga, ya vale por hoy, que me extiendo, me extiendo y no veo la hora de terminar. Os dejo con uno de esos videos cochambrosos con los que os castigo regularmente, oh amado pueblo. Si no quereéis verlo, por lo menos escuchad la canción de Elefteria Arvanitaki que le he puesto como música, Cerráis los ojuelos y ya está:

video



Un besote.

33 commentaires:

  1. Buenos días Monsieur Sorokin:
    Un viaje por la isla que la verdad, me he enterado más que cuando estuve en una ocasión y no hice más que llegar, trabajar y marcharme.
    No me extraña que no quieran tarjetas de crédito, El perro escaldado del agua huye.
    Que pase un buen día.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Buenos dias, Apicius:

      El problema de los viajes de trabajo, sobre todo si son cortos, es siempre el mismo: no aciertas a ver nada. A mí me pasó en Yakarta el año pasado. Sólo nos movíamos del hotel para ir a trabajar y por la tarde, con el infernal tráfico que hay por allá, no osamos ir al puerto ni un sólo día. Lamentable.

      Me alegro que le haya interesado la crónica de Zakynthos.

      Un saludo

      Supprimer
  2. Ah, ya lo sentía yo muy calladito, y estaba usted dándose la gran vida en este pequeño paraíso. Me he quedad con las ganas de saber cómo solucionó lo del árbol, monsieur.
    Las sardinas se ven de vicio, y sí, el tomillo va muy bien con los pescados. Ese restaurante de Anastasia ha hecho volar mi imaginación, nunca he estado en Grecia, pero me apetece tanto.
    Lo de los peinados... creo que es algo inherente a las bodas, al menos la mitad van así peinadas.
    Me ha encantado lo de despreciar "todos los cantos de sireno bigotudo", me acuerdo la primera vez que fui a París y los camareros de los restaurantes griegos rompiendo platos para competir quién era más griego, jajaja.
    ¿Fuiste a Ítaca? me hace soñar, quizá por el famoso poema del gran Cavafi.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Claudia

      Sí, sí, puede considerarse que me he dado la gran vida. Me volvería ahorita mismo. Ja ja ja, los camareros griegos rompiendo platos... yo lo he visto una vez en un restaurante griego (de lujo) en Madrid, hace años. Había espectáculo de sirtaki y, cuando el elenco salía a bailar, los camareros repartían entre el público unos cuatro o cinco platos por persona para que los rompieses (luego los pagabas, claro).

      No fuí a Itaca, la ví desde la isla de enfrente, desde Cefalonia, pero... ya sabes, no hay que apresurarse air allá, como dice Kavafis... ya llegará el día. :)

      Saluditos

      Supprimer
  3. Playas abarrotadas a mediodía, calitas a las que sólo se accede por mar, pinos en mitad de una carretera tercermundista, vistas a otra isla, gastronómicos cantos de sirena bigotudos, alquileres de motos, pubs irlandeses, empresas que organizan bodas a pie de playa... Si no fuera por el mapa, casi diría que ha estado usted por mi isla. Pero claro, luego he visto a la señora Anastasia regalando un racimo de su emparrado y ya está. Es la prueba irrefutable de que no estaba por aquí. Aquí le aseguro que le hubieran cobrado 20 euracos (rosas o no) por las uvitas. Yo te pregunto lo mismo que Claudia: ¿fuiste a Ítaca? Entre Ulises y Kavafis siempre he soñado con ir allí.

    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Dorothy, no en vano fueron los griegos los que civilizaron las Pitiusas, en algo tenían que parecerse. Afortunadamente para ustedes vosotros, no parece que llevaran con ellos los terremotos (cruzo los dedos, pardiez).

      Te diré lo mismo que a Claudia: no hay que apresurarse a llegar a Ítaca, como dice Kavafis. Ella nos está esperando al fin del camino, que conviene que sea largo, largo y lleno de experiencias. Ainsi-soit-il, amén.

      Un beso

      Supprimer
  4. Tengo planeado ir el año que viene a Grecia, siempre y cuando nuestra presidente nos deje comprar euros. Por el momento viajé con tus videos.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Norma, espero que tu presidenta te deje comprar euros, que están cada vez más baratos. Grecia vale la pena el esfuerzo. Los griegos tienen fama de adustos, pero yo siempre me he encontrado con gente encantadora.

      Saludos

      Supprimer
  5. Qué vidorra se da Sr. ...Aburrido? :-)

    Lo de la boda concejaja style :-D ha estado sembrado vaya! Jaja Yo un año estuve a punto de ir a Grecia, a alguna islita, pero no supe ubicar cuál sería menos turística. Cuando enseñan esas estampas tipo Ibiza de gente bebiendo y puesta hasta arriba, se me ponen los pelos como escarpias. Así que todo ese rollo que vuesa merced dice haberse tirado, es una suculenta información para sus fieles lectores. Un abrazo Monsieur.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues, Madame, acabo de ver un capítulo de una serie de TV que no conocía y que se llama "érase una vez" (once upon a time). Le juro que la protagonista lleva también un vistoso peinado estilo OH (o concejala de Los Yébenes). Tal vez se esté poniendo de moda y yo con estos pelos.

      De las islas griegas conozco Creta, Corfú, Kos y Rodas y, claro, las de este viaje, Zakynthos y Cefalonia. Me quedo con Zakynthos para descansar. Creta y Rodas, lo que tienen son algo más de rollo histórico y cultural, pero están más invadidas por el turismo. De Corfú y Kos, mejor olvidarse. De Cefalonia, ya le contaré en mi próximo post.

      Un abrazo Madame

      Supprimer
  6. Oteador de los Mercados3 octobre 2012 à 16:52

    La verdad Sorokin, para que vamos a mentir, no sé ni cuantas ni como se llaman.
    Si en su tiempo, ya lejano, no me aprendí de memoria los Reyes Godos, que eran muchísimos y con nombres de lo más raros, como voy a saber lo de las islas.
    Eso sí, con los capiteles, que son menos, nunca tuve problemas.
    A golpe de foto, veo que el placer estuvo asegurado. Con ese azul de mar y, después, con las sardinas y el espectáculo del bodorio.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ha sido una pregunta retórica, Oteador. La verdad es que yo tampoco tenía ni idea hasta que me compré un mapa que decía: "Islas Jónicas". De los reyes godos, ni idea. Sólo conozco a Chindasvinto y Recesvinto. Y los capiteles, eso sí, eso me lo supe.

      Y las sardinas y el bodorrio, buenísimos, cierto. aunque no todo el monte es orgasmo (como decía el otro). En la capital, Zakynthos, comí unos calamares tirando a malos. Eso sí, el dueño del restaurante era italiano, no griego.

      Supprimer
  7. MUY entretenido su blog, me divierto , aprendo y me da un hambre terrible (todas estas cosas juntas).

    Saludos desde Lima, Perú :)

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Qué bien que te guste el blog, Angela. Lo derl hambre, bueno, pues es cuestión de leerlo a las horas adecuadas. No sé a qué hora se come en Perú (si a la española, hacia las dos, o a la americana, hacia mediodía), pero lo mejor es abrir el blog media hora antes y así estar preparado. Yo, casi siempre loe scribo por la tarde-noche, justo antes de la hora de cenar, así que a mí tambien me entra un hambre atroz. :)

      Gracias por venir y por tus comentarios.

      Saludos

      Supprimer
  8. Yo no sé usted, Monsieur Sorokin, pero yo, como decía creo que Dostoyevski, no puedo callar cuando el corazón me da gritos. Lo digo por esa duda que nos puede surgir, a la hora de dejar que se exprese nuestro "animal político" que dijera Aristóteles. Es difícil hoy, no decir y después de todo, estamos totalmente en contexto en una Grecia, que sin duda fue la cuna de la política.
    Por lo demás, me encanta leer el relato de sus viajes, siempre poniendo el objetivo sobre aparentes pequeñas cosas, que resultan de lo más interesante. Las fotografías, divinas, la historia del barco, me ha encantado. La boda, Anastasia o las sardinas, que por cierto, ya he probado yo esas mezclas de mar y monte y es cierto que están buenísimas con algunas hierbas como el tomillo. En fin, que es un disfrute, de verdad, pasar por aquí y asomarse a esta ventana que con lo que compartes, es como la ventana mágica hacia esos lugares preciosos.
    Muchas gracias y un abrazo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Es cierto, Viena, no se puede evitar que, sobre todo en circunstancias como las que vivimos ahora, nos salga algo del animal político que todos llevamos dentro de detrás de las orejas, aunque ese no sea el tema principal.

      Y tienes razón, las pequeñas cosas son la salsa de los viajes, esas cosas que se recuerdan y que quedan ahí, grabadas en las neuronas. Si no, siempre acabas por decir cuando te preguntan qué tal el viaje: "¡Ah, muy bien, muy bonito todo!" y ya está.

      Ya me imaginaba yo que la mezcla mar-monte no se te podía haber escapado, conociendo tu ciencia culinaria. Por otro lado, la verdad es que en la isla le ponen tomillo a casi todo, hasta a las patatas fritas, que tambien resultan muy buenas así (es que hay tomillo por todas partes)

      Muchas gracias a tí por venir y por tus comenraios, que siempren aportan cosas intereasntes

      Un abrazo

      Supprimer
  9. Sorokin contesto tu pregunta: la cantidad será de acuerdo a tu masa corporal y al problema de salud que tengas. Yo con mi colesterol alto ( y no por gordura ya que soy delgada) tengo permiso para comer 1 bombón por día. Mi marido que tiene el azúcar elevado todo lo que quiera pero amargo.
    No aclaré en la entrada porque supuse que entre los lectores no tenía ninguno que comiera en exceso...jejeej! y que todos eran medidos en la ingesta, además no creo que "me den mucha bolilla"...jejej!
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias por la información, Norma2. Te contesto en tu blog también.

      Supprimer
  10. ¡Hurra! Ya funciona Sorokin. No sé a qué se debe, no he hecho nada nuevo, pero funciona. He podido leer los comentarios y bueno, también escribir este. Todo normal.
    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  11. Me alegro, Viena. Creo que ya he entendido lo que ha pasado y creo que la culpa es de "You Tube", no sé como. Lo digo porque he borrado el video que había colgado y que desencadenaba toda la serie de videos que he hecho en los últimos 760 años. Lo he borrado, digo y he puesto el video "raw", tal como lo monté en el Mac. El resultado es que ahora es más pequeñito y mas birria, pero ya no se remonta a los 3456 videos anteriores. Además, tu me acabas de confirmar que ahora lo ves normal.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  12. Hola Sorokin:
    Realmente que lugar tan agradable, sobre todo que no parece estar invadido de turistas, aunque esa playa con el barco varado si está muy saturada.
    Me queda una curiosidad ¿cuál es la temperatura del agua? ¿Es agradable nadar?
    No conozco Europa, pero siempre he pensado que me gustaría ir a Grecia. Con lo que aqui nos presentas, me lo confirmas.
    Saludos
    RRS

    RépondreSupprimer
  13. Hola Xerófilo:
    Es cierto, la isla tiene turistas, pero tiene también muchos lugares que todavía se conservan en estado natural. Bueno, tal vez sea debido tambien a que era el mes de Septiembre y ya no es la avalancha de vacacionistas que lo invaden todo en Agosto. Me dijeron que el primero de Octubre se termina lo que llaman "la temporada de verano", muchos hoteles cierran hasta el año que viene e incluso cambian algunas disposiciones de tráfico, como que los menores de 16 años, entre Mayo y Octubre no pueden circular en motocicleta por la isla (nadie me explicó por qué).
    El agua estaba a unos veintidós grados, o sea que no notabas frío al entrar. Me dijeron que en invierno se pone mucho más fría, por supuesto.
    Saludos

    RépondreSupprimer
  14. Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.

    RépondreSupprimer
  15. Hola Sorokin,
    Ante todo un saludo y gracias por tu blog. Mi pareja y yo vamos a ir a Zakinthos, en septiembre y saliendo de Bruselas (pero por nuestra cuenta, sin agencia) y nos vendria bien algun consejo, si nos puedes ayudar.
    No tenemos claro que hotel elegir, en que zona de la isla, sobre todo porque queremos que tenga algo de vida la zona (una tienda, tomar unas cervezas, comer,...), pero tambien que tenga una zona de playa tranquila delante del hotel. Y la segunda duda es, si realmente hace falta alquilar coche para moverse por la isla, no es que queramos recorrerla, pero para ir desde el aeropuerto al hotel, o para un par de dias salir a conocer otra zona, nos interesaria saber un poco si con el bus (si este existe) seria posible.
    Muchas gracias!

    RépondreSupprimer
  16. Hola JM. Bienvenido al mundo de los aburridos y gracias por tu interés en el blog. La verdad, no sé qué aconsejarte. Nosotros estuvimos en Kipsely, en un hotel aislado del mundo. Era una maravilla llena de calma. Con dos piscinas, una playita privada y un restaurante donde se comían todos los días hojas de vid rellenas, tzatziki y otras delicias griegas (y poco más), pero era agradable. El supermercado estaba a diez minutos a pie y había un par de restaurantes no muy lejos del hotel, con pescadito, calamarcillos y eso. Por supuesto, para nosotros fue absolutamente necesario el coche de alquiler. ¿Otros sitios mas civilizados? pues no sé, porque ya te metes en unos mini-benidorms llenos de pubs, ingleses, quads. Por ejemplo, el colmo en eso es Laganás. No sé, puede ser que Alikés sea menos masivo. Autobuses, sí hay autobuses, y muy buenos. Eso sí, los horarios, pues a veces los respetan y a veces no. Pero son muy buenos. Y yo, desde luego, os recomendaría recorrer la isla. Y tambien hacer algún trayecto en barco. Pero, oye, vale pena Zakynthos, de verdad. Y digan lo que digan de los griegos, la gente es amable y currante.

    RépondreSupprimer
  17. Muy buenas Sorokin,
    PRECIOSO!!! lo hemos pasado genial en Zakynthos. Unas playas idilicas, buena gente, buena comida,..
    Nosotros estuvimos en la zona de Vasilikos, nos movimos un poco luego para ver kalamakis, laganas... y no volvimos. Eso es Benidorm, como tu dices, agobiante en extremo.
    Por lo demás, nos gustó Keri, pero no tanto como nuestra zona, las playas de Dafne, donde vimos nacer una tortuga, no tienen parangon.
    Y merece la pena el viaje para ver ese agua azul de la playa del naufragio o de las blue caves.
    Un abrazo y gracias por tus comentarios,... para nada de un aburrido :)

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Qué bien, JM, me alegro que mi infomación os haya servido de algo. Sólo estuve en la península de Vassilikos un día que llovía, así que no pudimos disfrutar gran cosa de las playas de la zona. Lo de la tortuga es genial. El año pasado montamos en un barco que -se supone- iba a ver tortugas y no vimos ni una.
      Qué suerte.

      Supprimer
  18. Es un espectáculo este lugar. Estuve viendo casi todo tu blog y me enamoré de este lugar. Qué belleza todo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues me alegro mucho que te haya gustado, Vanina. Gracias por venir.

      Supprimer