mercredi 23 janvier 2019

Un espectáculo audiovisual sobre Van Gogh y un par de recomendaciones gastronómicas en Bruselas


Hola amiguetes queridos. Ya estoy por aquí otra vez. Ya sé que me habéis echado de menos como no podía ser de otra manera, porque todos sabemos que cuando se ama de verdad, las ausencias son como puñales que se nos clavan en nuestros tiernos y frágiles corazones (un poco machacados por los radicales -OH* tras estas fiestas, pero tiernos, tiernos). Por supuesto, lo primero es desearos un muy feliz 2019, esperando que -por lo menos- no sea peor que el año pasado, lo que ya es decir.

Pero bueno, abrevia Sorokin, que te enrollas más que las persianas y ya veo a tus lectores cogiendo un zapato para tirarlo a la pantalla del ordenador.

El primer evento del año al que vuestro bloguero ha asistido en esta ciudad, húmeda y gris, pero bastante más animada de lo que dicen las lenguas bífidas, ha sido una Expo sobre Van Gogh. Lo de exposición me parece una exageración, en realidad es, como dice la publicidad, una inmersión audiovisual en su mundo. No hay pinturas, lo que hay es un espectáculo impresionante, total.

Tiene lugar en la Bolsa de Bruselas. Desde hace años, la sala central de la Bolsa se dedica a exposiciones y eventos especiales (hace poco hubo una feria de la cerveza):





Una vez que cruzas el umbral, te sacuden unas imágenes que se proyectan en las paredes de la sala, que es enorme. La música te invade por todas partes. Os lo digo en serio, es una experiencia apasionante. El público está por el suelo, en colchonetas, en hamacas o en sillas:



Todo se desarrolla sin ruptura, unas imágenes tras otras:


Pero, como ya podéis suponer, mi colega Lopezia que iba conmigo (somos, como dicen en México "uña y mugre"), con esa afición que tiene a filmar bodrios, produjo el vídeo que, a continuación os pongo:

-->

Espero que os guste. Si no, podéis quejaros en los comentarios a este blog, que siempre os están abiertos, aunque a veces pasáis de forma olímpica.

Un servidor, todavía lleno de ilusión pensó que tal vez hubiera un cuadro auténtico, vamos una pintura del maestro. Pero no. Lo que había en los laterales es un taller de pintura:



Mayores y pequeños podían entretenerse en copiar los cuadros y luego donarlos para que los colgaran en algún lado.  Lástima, ni a mí ni a ninguno de mis amigotes se nos ocurrió_




Para no quedarme con las ganas, le saqué una foto a una reproducción. Ahora, podría hacer trampa y decir que era un original, pero no, no voy a hacer tamaña desfachatez:




Si os interesa  y estáis por Bruselas, os aconsejo encarecidamente que vayáis. Está hasta el 27 de enero (o sea que queda poco).

Y tras esta historia gráfico-pictórica-audiovisual, os voy a recomendar dos restaurantes, que para eso estamos. El primero es uno de los más antiguos y clásicos de Bruselas, "Aux Armes de Bruxelles". Está a dos pasos de la Grand Place y casi, casi, enfrente del archiconocido "Leon"




Por supuesto, aquí también se pueden comer mejillones, como en casi todos los restaurantes de Bruselas, pero no es su plato más señalado (no os impacientéis, gurriatos, que ya llego al grano)

Podéis comer un lenguado a la "ostendaise", con su salsa de mejillones, su "gratin dauphiné" y esas cosas. Es uno de los platos más típicos, aunque yo prefiero el pescado a la plancha o al horno (los españoles y los japoneses no tenemos solución).




O podéis pedir un abadejo (Cabillaud, el pescado más consumido en Bélgica) con una ensalada de berros y tomate, que es lo que comió vuestro bloguero servidor. No estaba mal, pero la verdad, tras haber comido no hacía mucho, en Estepona, un Pargo a la donostiarra, me quedé como si no hubiera comido.



Pero a lo que se viene a este restaurante es a comer crêpes "Comédie française" a la mandarine Napoléon. Son inigualables, los mejores de la francofonía (incluida Francia, desde luego). La mandarine Napoléon, a pesar de su nombre, es un licor belga a la mandarina.


Yo, al principio de vivir por aquí, todavía no sabía que era un licor belga, así es que cometí el error de pedir una copa en un avión de Air France. La mirada de la azafata, casi me incrusta contra el asiento: "Non Monsieur, no tenemos ese licor ("belga", no lo dijo, pero lo pensó), le propongo un Cointreau"

Vale, en "Aux Armes de Bruxelles" hacen unos crepes que no tienen nada que envidiar a diez mil tropecientos crêpes al Cointreau hechos en Francia.

Se preparan a la vista del público. Todo un espectáculo:




Se riegan con el licor, se flambean:




Se le añade una bola de helado de vainilla y ya podéis subir al Nirvana directamente;




La segunda recomendación es más de andar por casa. En la rue Haute de Bruselas, en pleno barrio de Marolles, del que ya os hablé en otra ocasión (pinchad aquí, gurriatillos) , hay un bar de tapas "Tapas bar 177". Es un bar magnífico. Naturalmente, pensaréis ¿es de españoles?, pues no, el dueño es italiano y su mujer portuguesa, pero están impregnados de cultura culinaria española, como veis en la pizarra:




Ya sé, está un poco borroso, pero es que ya llevaba varias copas de "Protos":



El dueño nos dejó la botella y, lógicamente desapareció cumplidamente. Pimientos de Padrón, que no son fáciles de encontrar en Bruselas y navajas, como se ve en la foto. La camarera se llama Lola y es de Sevilla. No me atrevo a sacarla en la foto, no vaya a ser que esto se líe.

No es un sitio solo de españoles. El ambiente es internacional, pero vamos, de gente que ama las tapas.



Queridos amigotes que andáis por Bruselas, os lo recomiendo encarecidamente y más los días que tengáis "spleen", como decía Baudelaire (Baudelaire vivió en Bruselas en tiempos de Victor Hugo, como todos sabéis. Y si no lo sabíais ya os lo he contado).


Besotes a todos.



14 commentaires:

  1. Madre mía esas crepes. Que podría hablar de lo interesante que parece la exposición inmersiva de Van Gogh y tal pero MADREMÍALASCREPES.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sí. Totalmente de acuerdo. Madre mía las crepes. Lo demás es silencio

      Supprimer
  2. Una entrada interesante BRUSELAS ES LO QUE TIENE.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Tracy. Gracias por la visita y el comentario. Es que Bruselas es mucho más de lo que algunos creen.
      Un beso

      Supprimer
  3. ¡Mi querido y añorado Sorokin!!! /siempre te echo de menos cuando llevad tiempo sin dar señales de vida bloquera. Dile a tu colega Lopezia que el vídeo es chulo, para hacernos una idea del evento-espectáculo sobre Van Gogh.
    Sigues alimentando mi cultura culinaria!!!
    Besos Feliz Año para ti también

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Me alegro que te haya gustado el vídeo, se lo diré a Lopezia.
      Besazos

      Supprimer
  4. Esas crepes están diciendo cómeme... La exposición tiene que ser un espectáculo total.
    Besotse!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari. La exposición es algo inolvidable, francamente. Creo que se llevan el espectáculo a París en unas semanas. Tal vez decidan hacerlo en España en el futuro, pero si tienes la oportunidad, no te lo pierdas, en serio. Creo que va a ser el arte del siglo XXI.
      Besazos

      Supprimer
  5. Entiendo lo del pescado. Si es bueno, con poco que le hagas... Un poquito de brasa, un poquito de plancha, sal, aceite y a correr. Nunca me ha gustado el pescado con salsas y muchas cosas. Desconfío, de hecho. Pero las crepes... ¡Cómo puede usted poner esas crepes aquí! ¡Sin posibilidad de pinchar un link y tenerlas aquí delante, calentitas y con el helado! Salivando me hallo.

    Besotes.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. De acuerdo, aunque el pescado también está fabuloso friendo un ajo en láminas y unas puntitas de cayena, añadir vinagre de sidra y verterlo sobre el pez una vez hecho a la plancha o al horno. Lo de las salsas, salsas, a veces sirve para disimular que el bicho no ha sido pescado ayer.
      Y las crepes, para qué voy a insistir en las crepes si eso es una especie de maravilla, la cima de los postres, capaces de resucitar a un desganado crónico o un aburrido existencial, como un servidor.

      Besotes, Madame

      Supprimer
  6. VAMOS A TENER QUE PASAR POR BÉLGICA PARA TOMAR ESAS TAPAS TAN ESTUPENDAS
    ABRAZOS
    CHUSPINETA

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ese lenguado y esos creps se ven muy ricos! ¡marchen rápido para mi mesa!
      Te cuento que la cáscara de banana es saludable para los humanos. Eso sí complicada para introducirla en nuestra alimentación diaria
      Aquí se ve rica, habrá que probar
      https://youtu.be/CuhDjigscNQ
      Saludos

      Supprimer
    2. Hola Norma2. Pues si es así, a lo mejor hay que probar, eso sí, quitando las partes duras en los extremos del plátano.
      Saludos

      Supprimer