dimanche 10 septembre 2017

Viaje a Las Alpujarras.



En realidad, más que un viaje, mis queridos amigos, debería decir "una excursión", porque solo duró dos días, pero no queda tan aparente y además en el fondo es un viaje, un viaje de exploración, o, por lo menos, eso pensaba yo.

Yo había leído hace años "Al sur de Granada" de Gerald Brennan, que se tiró el tío viviendo en las Alpujarras nada menos que 14 años, entre 1920 y 1934. Pero, de nuevo -¡ay, vaya plasta de memoria que me va quedando!- solo me acordaba de las líneas principales del libro, como la visita de sus amigotes del grupo de Bloomsbury. Así pues, me compré una nueva edición en inglés (lo había leído traducido) y me decidí a correr la aventura.




En fin, ya os contaré más adelante, amigotes, pero lo que en 1920 era una aventura, en 2017 es un viaje de lo más normalito. Elegí Capileira como destino, porque se me antojó que es lo más típico y lo más cerca de Sierra Nevada que se puede encontrar por la Alpujarra.

Como estaba en Manilva pasando el verano, le pregunté a Google cómo ir y hete aquí lo que los sabios googleros me dijeron:



Total, que me metí en el coche que tenía alquilado, conecté el Tom-Tom que me había traído de Bruselas (oye, uno nunca sabe si va a tener que acudir a sus sabias indicaciones de recorrido) y me lancé a la carretera (música de Miguel Ríos, por favor):




Pero, ay, mira tú, el pinche Tom-Tom no tenía las informaciones actualizadas y no sabía que habían completado la A7 a la altura de Almuñécar, así es que empezó a darme informaciones  chocantes: "-da media vuelta", -"toma la primera desviación a la izquierda", etc. Vale, yo ni caso, hasta que en Motril ya me hizo totalmente mi órgano viril un lío, que si vuélvete para atrás, que si, etc, etc. Así es que me paré cuando ví un coche de la Guardia Civil y les conté mis cuitas.



Muy amables, pararon el tráfico para que pudiera recular y me mandaron a la autopista de Granada. Una vez allí, hay que tomar la carretera de Órgiva. La primera gran impresión es ver el embalse de Rules y la presa del río Guadalfeo:


Presa que ha sido muy contestada como un dispendio enorme para el beneficio que ha traído. Pero, en fin, esto es un relato de viaje, no me voy a meter en veredas, o sea que si queréis saber más, podéis pinchar aquí.

Y al fin, Órgiva, la puerta de la Alpujarra.


Y de allí, una carretera llena de curvas, pero con un buen firme te lleva a Pampaneira, Bubión y Capileira, mi destino. Un servidor había hecho una reserva en un conjunto de apartamentos rurales que se da en llamar "las chimeneas". (la verdad es que en Capileira, casi todas las casas son de apartamentos rurales):



El apartamento, muy limpito y con aspecto bastante rural, en efecto, con todo y su cortinita alpujarreña para separar el salón del balcón:


En el balcón se comprende por qué se llaman "las chimeneas", porque, aparte la vista de la sierra, se ven un montón de chimeneas típicas:


Chimeneas alpujarreñas, que ya cita Brennan en su libro como una de las características de los pueblos de la región:


Y bien, vuestro bloguero del alma se fue a dar una vuelta por el pueblo. Como véis, de exótico, nada. Turistas, excursionistas, etc. Lo de llegar a los pueblos a lomos de mulas por escarpados caminos que dice Brennan, se ha esfumado en las nieblas del tiempo.



Tiendas de recuerdos, bares y restaurantes y ni un sitio para aparcar el coche:


Aunque, cuando la noche y la luna llena llegan, el encanto se apropia del lugar:


La torre de la iglesia desde mi balcón:




Lo más rural del apartamento son sin duda los ladridos de los perros que no pararon en toda la noche, pero en fin eso es lo menos que uno espera.

Tras la noche y desayunar en mi balcón un horrible Nescafé (no había cafetera) que compré el día anterior, me puse a releer a Brennan. Como de costumbre últimamente, no me acordaba ni de la mitad del libro.




A esta alturas del siglo, es más como una reseña arqueológica de lo que era la España de 1920 que una guía turística, pero se lee con facilidad. Si la erudición no os mola, podéis saltaros todos los capítulos donde habla de botánica, de geología, etc e iros directamente a sus relatos de la vida de las gentes del lugar. Gente comiendo todos juntos de una olla común, por ejemplo, cada uno con su cuchara (sin plato), etc; cómo hacer una olla de patatas y arroz y otras comidas típicas. Vale la pena leerlo, (hay edición española, por supuesto).

En cualquier caso, servidor decidió obviar la visita al pueblo donde vivió Gerald Brennan, Yegen, que no parace que hoy día tenga nada de especial, y me fuí a los dos pueblos de más abajo, como camino para ir a buscar las bodegas García de Verdevique, de las que os hablé hace años. Para empezar, Bubión es el pueblo que está debajo de Capileira:







Bubión desde Capileira

De los tres pueblos que están alineados. es, sin duda, el más auténtico y menos machacado por el turismo:



Algunas casas con muros de piedra:



Pampaneira, en cambio, es el mayor y más frecuentado de los tres:




Bien, tras pasar un momento en Pampaneira, servidor se lanzó a la sierra de la Contraviesa a buscar las bodegas García de Verdevique. ¡Vano intento, válame San Tadeo!. Toda la vertiente mediterránea de la sierra está cuajada de viñas:



Pero no hubo manera de encontrar lo que buscaba. Tras varias horas dando vueltas en medio de viñas solitarias, encontré un indicador comido por el tiempo que me mandó, por un camino de tierra imposible, hacia ninguna parte. Abandoné. Ya sé. soy un cobarde, pero los lentiscos, los espinos, las adelfas rayaban la carrocería mientras el coche (de alquiler, ya lo ha dicho), saltaba como un poseso con el baile de san vito. Y yo me dije: y si se escacharra aquí ¿qué rayos hago?. Total, media vuelta al lado de un barranco y a casita, vamos, a Capileira.




Bueno, como compensación, una amable dueña de una tienda de ultramarinos en Bubión, me recomendó este otro vino:



Con ese nombre no me pude resistir. Y está muy bien. De verdad.

Para terminar, os voy a recomendar un restaurante. Yo soy así, amigos que me leéis. En Capileira, tenéis que visitar "El corral del castaño" (vamos, si váis por allí):



Está en una placita recoleta, al lado de la iglesia, pero es una sorpresa. El chef, ejecuta  algunos platillos que rayan la excelencia, como estos tacos de foie gras de pato con un cremoso de frutos del bosque y emulsión de manzana caramelizada. Aunque se supone que es una entrada, es suficiente como plato principal si se tiene en cuenta que la tapa que me dieron mientras esperaba mesa era un risotto de champiñones enorme. Además, la sorpresa: no es caro.


Bueno, gurriatillos, amorcetes y otros amigotes. Me voy a cenar, que con esto me ha entrado hambre.

Besotes



28 commentaires:

  1. Recorrer las Alpujarras para mí tuvo mucho encanto e incluso magia, me perdería por ese triángulo maravilloso entre Capileira, Bubión y Campaneira, también , como tú, me leí el libro de Brenan.
    Me has avivado las ganas de volver.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Es cierto, Tracy, a pesar de la invasión turística veraniega, las Alpujarras tienen magia. Tengo que volver con más tiempo y, si es posible, fuera de temporada.

      Supprimer
  2. Una zona que no he visitado aún. Y ya veo que tengo que visitarla, aunque ya no tenga el encanto de los años 20.
    Besotes!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Tienes que ir, Margari, tienes que ir. Estoy seguro que te va a encantar

      Besos

      Supprimer
  3. Justo este fin de semana tuve ese libro entre las manos, para comprárselo a mi madre. Pensé que, a ella que es de la zona, le haría gracia. Pero al final lo dejé, seducida por una maravillosa edición ilustrada de cuentos cortos de Benedetti. La zona la conozco, me encanta, sobre todo por la diferencia con el verano en la isla. Preciosa la foto del campanario, por cierto. Y sí, de tapas se puede alimentar uno en el sur.

    Saludos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Cierto es que una edición ilustrada de cuentos de Benedetti no se puede abandonar así como así. Yo los tengo sin ilustrar (en fin, no sé si los mismos, pero tengo un libro de cuentos cortos suyos), pero podrías volver a rescatar el libro de Brennan, a tu madre seguro que le gusta. Algunas de las cosas que cuenta "don Geraldo" todavía estaban vigentes hasta no hace mucho.
      Me alegra que te guste la foto del campanario, gracias, no pensaba que iba a salir tan bien.
      Saludetes alpujarreños

      Supprimer
  4. I visited the Alpujarras quite a while ago, it was early spring, and I recall the villages being very quiet, as if time stood still. We still have a fantastic pair of well crafted leather boots made a local artisan in Pampaneira. They know how to make goods that last! Reading your blog reinvigorated my desire to return, so thank you for sharing!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Thanks for your comment, Sonia. I am sure that the Alpujarras must be beautiful and quiet during spring, when you were there. I’ll have to do that also in another occasion, may be next year. Hmm and may be I can also have a pair of boots from a local artisan

      Supprimer
  5. Iba a hacer chistecillos a costa del vino Malafollá y el río Guadalfeo, pero he visto la foto del foie gras y estoy hiperventilando. Por favor, ¡qué pinta! Me vas a obligar a volver a cenar.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. La verdad, Esti, es que entre el Malafollá y los Chichipoyas que has visto en Perú, el verano ha estado lleno de nombres muy sonoros. Menos mal que siempre nos quedará el foie gras

      Supprimer
  6. Tu reseña me ha hecho recordar mi viajecito por las Alpujarras hace y bastante tiempo. Y con las fotos he recuperado esas vistas de casitas y chimeneas blancas. Recuerdo Capileira y Campaneira. Bubión..., no estoy segura
    Sigo siguiendo tus andanzas
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sí, Marian, Bubión se queda un poco en la sombra comparado con sus vecinos, pero parece el más auténtico y menos invadido por los visitantes o, al menos, esa es la impresión que da. Pero, en fin, tomé un buen café en uno de sus restaurantes y me llevé la agradable sorpresa que te ponen una pasta con el café, al estilo belga.
      Besos

      Supprimer
  7. Caray, por lo que veo casi todos los sitios tienen algún libro que hable de ellos. El pueblo es sin duda muy pintoresco, e imagino que acompañado de esa lectura ilustrativa, da para hacer comparaciones sobre el paso del tiempo y cómo este produce cambios en un lugar determinado.
    La lectura no me llama demasiado, pero lo que son las vistas y las actividades de La Alpujarra me resultan fantásticas. Tomo nota.
    Un saludo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Mrs. Sofia. Pues sí, la literatura de viajes ha existido desde hace bastante, mira por ejemplo Homero, que habla de un montón de sitios en los que paraba el buen Ulises, así es que no es de extrañar que haya libros sobre las Alpujarras. El mismo Brennan cuenta en su libro que Pedro Antonio de Alarcón también escribió sobre la región.
      En fin, si no te atrae "al sur de Granada", seguro que ver las Alpujarras "sur place" te va a gustar un montón.
      Saludos

      Supprimer
  8. hola! un placer compartirte, que beloos lugares! tambien tomamos nota del libro! gracias, de argentina un enorme saludobuho.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Me alegro que les guste, Buho. Gracias por la visita y el comentario. Un saludo para Argentina

      Supprimer
  9. Muy buenas recomendaciones que habrá que tener en consideración cuando subsane está asignatura pendiente. Conozco un poco la parte de la provincia de Almería... ¿quizá en primavera sea una buena época?...

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Anímate Joan, que no te queda lejos de Valencia por la A7. Ya sabes, en Motril coges la autopista a Granada y ya estás. Sí creo que la mejor época debe ser la primavera: buen tiempo y menos turistas que en verano.

      Supprimer
  10. El llegar parece que fue complicadito pero el final "de fiesta" espectacular!
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Norma2. Totalmente cierto, el final fue espectacular.
      Saludos

      Supprimer
  11. La proxima vez,tienes que acceder desde Guadix a La CALAHORRA,visitar los poblados trogloditas dormir en el Hotel P.A.de ALARCON ,subir al castillo que abre paso a lo que has visitado pero con otra perspectiva,tambien puedes visitar Purullena y conocer la cueva de J,M El Tempranillo etc.Pero si quieres disfrutar de lo lindo lee:La PARABOLA de CARMEN la REINA,DE Manuel Talens y editada por TUSQUETS.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muy interesante propuesta, Vicente. Me lo guardo en la memoria para la próxima ocasión, yh el libro lo buscaré.

      Supprimer
  12. Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.

      Supprimer
  13. Hola Soy Antonio de la bodega García de Verdevique, segun la foto que usted muestra desde el coche, usted se quedó a tan solo 100 metros de la puerta de la bodega. Ahora el carril mucho mejor, sentimos las molestias para llegar hasta aquí, pero así es la Contraviesa, si no no sería la Contraviesa. Espero nos pueda visitar en algún otro momento. Un saludo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Buenas tardes, Antonio
      Sí, en algún momento tuve la sensación de que no debía estar lejos, pero el camino, de tierra irregular, la vegetación rayando el coche y bueno, puede que fueran cien metros, pero no se veía nada que pareciera una bodega cerca. Y ni un alma a quien preguntar, pero vamos, en toda la Contraviesa. En fin, gracias por el comentario, la próxima vez lo intentaré otra vez.
      Saludos

      Supprimer
  14. Thanks for sharing, nice post!

    Anthaison chuyên máy đưa võng cho bé với máy đưa võng ts tốt không hay tìm hiểu nên mua máy đưa võng loại nào và giá cả võng điện giá bao nhiêu hay máy đưa võng TS võng điện cho bé giá bao nhiêu thị trường hiện nay.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias por el comentario, pero no entiendo el vietnamita. Saludos

      Supprimer