samedi 21 avril 2012

Zelanda. La Pascua en la tierra del mar


Zelanda, como todos ustedes sabéis, mis queridos amigotes, es una provincia holandesa. No tiene nada que ver con la Nueva Zelanda, que pilla un poco lejos. "Zeeland" como también sabéis, quiere decir "tierra del mar" en la lengua que hablan todas estas gentes de por aquí. Como podéis ver en el mapa que he tenido el gusto de poner a continuación (de nada, colegas), la penetran varios brazos de mar, con lo que el nombre está bastante justificado. El más importante de todos ellos es el estuario del Escalda, del que ya os hablé el año pasado. Si estáis ociosos -o ansiosos por ampliar vuestros conocimientos sobre el asunto-, podéis pinchar aquí y disfrutaréis de las sorokinescas hazañas de la Pascua de 2011.




Como el criminal siempre vuelve al lugar del crimen, este año he vuelto a cometer la felonía de ir a pasar la Pascua a estas tierras marinas. Y no sólo eso, he ido a los mismos apartamentos del año pasado, "de Gulden Strom", en Vlissingen,  desde los cuales se ven desfilar barcos y barcos por el Escalda mientras uno se toma su café con leche o su cervezota. Muy ameno.



En la foto podéis ver un barco pasando y un ramito de tulipanes. El barco es esa cosa oscura en la parte alta de la foto. Los tulipanes, las flores amarillas que hay sobre la mesa. Que no se diga que vuestro bloguero viene a Holanda y no compra un ramito de la flor nacional de los holandeses. 

En general, al norte de los Pirineos se da más importancia a la Pascua que a la Semana Santa. De hecho, las vacaciones coinciden con la semana de Pascua, mientras que en Viernes Santo, etc, todo el mundo curra. ¿Será porque celebran más la vida que la muerte? En fin, no me meto en berenjenales teológicos, que bastante tengo con meterme en relatos sosainas, como éste. Dejémoslo aquí. Bien, sigo. Es típico pintar los huevos de gallina de brillantes colores y comérselos en el desayuno  del lunes de Pascua (aparte de otras viandas, claro)



Hay diversos estilos de pintar los huevos como podéis ver a continuación. En fin, viva la libertad artística. Cada uno se pinta su huevo como le da la gana (iba a decir la "real" gana, pero me abstengo, no vaya a ser que aparezca un elefante por aquí y se disguste conmigo)


Vuestro bloguero predilecto, aparte de dedicarse a no hacer nada en la terraza y comer huevos pintados, se fue a dar una vuelta por el mercado de Vlissingen, constatando algunas cosas interesantes, como lo que se ve en esta foto que dedico a mi amigo bloguero el Oteador de los Mercados, que sabe un montón sobre mercados y sobre naranjas. Pues sí, las naranjas no se venden por kilos, sino por piezas. 20 naranjas, 3,95 euros dice el letrero. Y si quieres una caja, te la puedes llevar por 8,95 euros. Me pareció extremadamente barato: a ojo de buen cubero, el kilo debe salir a 90 céntimos de euro.


Pero en fin, os voy a  hablar del pescado holandés por excelencia: los "maatjes". Los maatjes son arenques del mar del norte, pescados en temporada, cuando aún no son fértiles y marinados en una salmuera suave, sin vinagre. A no confundir con los "rollmops" que son arenques marinados en vinagre, más típicos de Alemania y de los países nórdicos. En principio, la temporada empieza en Mayo y dura hasta el fin de Junio; lo que pasa es que gracias a los famosos y perversos anisakis, la ley obliga a congelar a los bichos antes de ponerlos en la salmuera. Gracias a eso hay "maatjes" todo el año.


A mí me encantan los pescaditos estos. Se comen así, como vienen, con un poco de cebolla picada. Están gloriosamente suaves y pegajosos. Ya sé que a mucha gente no le gustan, e incluso me atrevería a decir que le repatean, pero, si venís por aquí, no lo dudéis: probad. Es una experiencia diferente... se te deshacen en la boca. Un día los hice en una especie de ensalada, medio ensalada, medio guacamole (oiga, que se vea la fusión de culturas gastronómicas de Sorokin). En primer lugar, troceamos los arenques y los mezclamos con la cebolla en cuadraditos:


Acto seguido, cortamos en trozos groseros un aguacate, un par de tomates, sal, pimienta, eneldo. Mezclamos todo y, a comer:


Si pasáis por la zona, aparte de pasear por las dunas o por la orilla del agua, ir al mercado o comer arenques, os puedo proponer un par de sitios interesantes: El St Jakob's Café es la mar de acogedor y tiene una buena selección de cafés, tés, sandwiches y otras amenidades. Tambén tienen una buena carta de vinos y cerveza, claro.


Como ya sé que a algunos de mis maravillosos lectores imaginarios les gustan las pócimas bio, los tés raros y otras cosas del estilo, os recomiendo la tienda "Rode Pilaren" que está en la calle principal. Es una cadena, pero eso no quita para que el local de Vlissingen esté de lo más cuqui:



Pues, mis amigos, lo voy a dejar aquí, con un consejo final si vais a Vlissingen. No os confieis demasiado en los verdes céspedes que adornan toda la zona, porque... mira tú lo que puede pasar..


Un besote

21 commentaires:

  1. Me ha traído buenos recuerdos su escrito de mi estancia en Schiedam.
    Saludos

    RépondreSupprimer
  2. Que Bon Vivant que eres Sorokin. Lo demás son tonterías.
    Habrá que volver a Holanda, y no precisamente a Ámsterdam, que está muy bien, pero que el país es mucho más (por lo que cuentas) que esa ciudad.
    Lo que me ha llamado la atención (y quizá hasta me ha escandalizado) es el precio de las naranja. ¿De dónde las traen? ¿Son naranjas holandesas producidas en invernadero?. No creo, porque saldrían más caras.
    Pero, con ese precio, no quiero ni imaginarme lo que le pagaron al agricultor. Bueno, ni para pipas sacaría.

    RépondreSupprimer
  3. Buenos dias, Apicius. Me alegro que Vlissingen le traiga buenos recuerdos. Yo sólo he estado en Rotterdam una vez. Vlissingen, Amsterdam y La Haya han sido mis destinos usuales en los Paises Bajos, pero Rotterdam me impresionó con su puerto.

    Saludos

    RépondreSupprimer
  4. Hola Oteador. He tenido que ir a buscar tu comentario a la carpeta "spam". No sé porque Blogger ha decidido que merecías tal tratamiento, son unos bordes.

    Lo de las naranjas es cierto que es increíble. Son españolas, sin duda, las cajas llevan un letrero que dice "frutas Uno, frutas y hortalizas". Claro, que tambien he visto en los supermercados de Bruselas naranjas "Papillón", liadas cada una en su papelito que pone (en español) "producto de Suráfrica".

    En fin, misterios de la globalización.

    RépondreSupprimer
  5. Últimamente está pasando más de lo que nos gustaría. Tanto es que me paso por los registros de spam y moderación.
    En mi periplo holandés, encontré muchos productos españoles más baratos que en nuestros mercados.
    Saludos

    RépondreSupprimer
  6. Cierto, Apicius. No sé qué criterios utiliza Blogger para clasificar un comentario como "spam", pero hay que pasar frecuentemente por la carpeta correspondiente para no perder ninguno.

    Y lo de los precios de las frutas y verduras es otro misterio. Aquí, en Bruselas, en cualquier frutería turca (hay muchas), las frutas cuestan la mitad que en los supermercados y ya, si va uno a los mercados de barrio, de esos que se instalan un día a la semana, todavía más baratas (y con más variedad, cosas que no se encuentran en otros sitios: papayas de Benin, fresas de Avila, etc)

    RépondreSupprimer
  7. Lo del span, creo, tiene algo que ver con letritas aleatorias que hay que poner. No sé.
    ¡Ah!, cuidado con los Elefantes, que están muy cabreados y no se te ocurra ponerte corona ni el día que te comas un Roscón de Reyes.

    RépondreSupprimer
  8. Ja ja ja, Oteador. ¡Tu segundo comentario me lo ha vuelto a meter en la carpeta "spam"! A lo mejor es manía personal de Blogger :-)))

    Y sí, con los elefantes tengo mucho cuidado. Por de pronto he renunciado a usar palabras como "realmente" o "realidad" en presencia de cualquier paquidermo de los que pasan usualmente por la calle.

    RépondreSupprimer
  9. La de rinconcillos que hay por el mundo, aunque uno no llegue nunca a visitarlos este tipo de relatos tan detallosos y divertidos hacen que la imaginación si haya estado allí.

    el pescado que nos presenta lo he probado varias veces, a mi padre le gustaba mucho, pero a mí no me acaba de gustar.

    Pro cierto, muy monos sus huevos de Pascua Monsieur, esto me trae muchos recuerdos de mi colegio católico belga, todos pintando muy concentrados bajo la vigilancia de la monjita.

    Un abrazo Monsieur.

    RépondreSupprimer
  10. Buenos dias, Madame. Cierto que hay muchos rincones que ver en este mundo mundial, pero es difícil verlos todos, así no queda mas remedio que seleccionar. Vlissingen, por ejemplo, pues está muy bien, pero es el típico caso de sitio más para turismo de la zona que para intrépidos viajeros internacionales que, si van a Holanda prefieren ir a perderse en los baretos de Amsterdam. De hecho, se ven muchos coches alemanes, bastantes belgas y alguno (pocos) franceses.

    Me alegro que le hayan gustado mis huevos de Pascua. Qué interesante que las monjitas les enseñasen a pintar huevos.

    Un abrazo, Madame

    RépondreSupprimer
  11. Menos mal que has puesto el mapa Sorokin sino ni pajolera idea de donde queda Zelanda..
    Por cierto, ¿has cambiado de cámara? ¿esas fotos de los huevos son tuyas? te han quedao chulas oye.
    Me gusta entrar aquí y que enseñes sitios diferentes, Amsterdam está muy bien ya jeje (y no te preocupes que si voy por allí no me sentaré en el césped, bueno hace tiempo que no lo hago porque precisamente tengo un perrito al que le encanta hacerse sus necesidades en los céspedes!!!!).

    Saludines, nos vemos a la vuelta, me voy de puente a Londres, un lugar un poco más típico que Zelanda :-P

    RépondreSupprimer
  12. Arantxi, para empezar, muchas felicidades. Luego, pues no sé cómo tomarme lo de que las fotos de los huevos te han gustado. ¿todas las otras no? :-)

    Pero sí, es cierto, lo que pasa es que están tomadas con la Canon Reflex, mientras que, en general, las que cuelgo en el blog las he tomado con la Canon 90, porque es mucho más fácil de manejar cuando vas de visita o de turismo. La llevas en el bolsillo y ¡zas! cuando nadie se percata la sacas y tomas una foto.

    Supongo que en Londres, aparte las imprescindibles visitas turísticas, irás a Harrods. Olvídate de la horterada del monumento al Didi y a la Diana y vete a los Food Hall. Vale la pena.

    Saluditos. Que lo paseis bien

    RépondreSupprimer
  13. ¿Qué te apuestas que entro también yo en span? Me tienen frita los de blogger eh? A Claudia hace tiempo que no consigo comentarle nada, vamos, comentar si comento, pero no aparece porque debo estar durmiendo en los span, ahí solita y triste buaaaaa.
    A ver si este comentario también va para allá, ya me contarás. Y ahora a lo de hoy.
    Qué gusto poder viajar tanto y a tantos lugares Sorokin, no sabes cómo te envidio. Recuerdo tu entrada del año pasado y el apartamento y todo.
    Lo del pescao, ejem, no sé yo, no sé si me gusta así, pero probar, probaría.
    Yo recuerdo Holanda con mucho cariño y Amsterdam como una ciudad revelación para mi allá por entonces, los años 80. No veas con lo pueblerina que yo era, lo que flipé con los barrios más calientes de Amsterdam jejeje, nunca había visto a las "señoras" en el escaparate así. ¿Y sabes? Holanda es el único sitio del mundo mundial en donde me han registrado el bolso en un comercio, sin ningún motivo más que mi apariencia. Qué bochorno y qué cabreo que pillé, nunca me había pasado nada igual, me sentí humillada y eso por ir tan hippie claro, o supongo. Y a pesar de todo, me encantó ese país, volvería mañana mismo sin pensarlo y tengo una amiga viviendo allí que ya daría saltos de alegría si fuera a verla, ya.
    Un beso Monsieur.

    RépondreSupprimer
  14. ¡Tengo una buena noticia, Viena! ¡Tu comentario no ha sido condenado a la carpeta del spam por los inquisidores de Blogger! Me ha llegado correctamente, sin cortes ni tachaduras. Qué bien.

    De lo del "pescao", te diré que estoy seguro que a la que le encantaría es a Ayako (¿se llama así, no?). Pregúntale si lo conoce cuando vaya a Alicante para el curso.

    Y no te enfades (con retraso) porque te hicieran abrir el bolso. El otro día en mi supermercado de toda la vida al lado de mi casa, un mozalbete nuevo (a las cajeras las conozco a todas) me hizo abrir mi mochila en la caja, y la verdad es que ese día no tenía yo una pinta especialmente de vagabundo o de algo así. Me entró una risa floja que no veas.

    Un beso

    RépondreSupprimer
  15. Hola Sorokin:

    Entre los mejillones de abajo y los arenques de aquí, no dejo de saber cosas nuevas.

    Acá eso de los huevos de Pascua no se estila para nada, pero se ven simpáticos, el tuyo es de lo más original. Parecido en mucho al instructivo para comer mejillones que incorporaste abajo.

    A mí esos arenques me parecieron deliciosos, creo que me parece muy conveniente ponerles aguacate. Deben estar deliciosos.

    Ya por último, me queda la impresión, al igual que cuando hablaste del lugar la primera vez, que es un sitio que vale mucho la pena visitar.

    Saludos

    RRS

    RépondreSupprimer
  16. Hola Xerófilo.

    Me alegro que te guste Vlissingen y mis huevos de Pascua. Creo recordar que en México tambien festejan mas la Semana Santa que la Pascua, como en España.
    Lo que si que no recuerdo es haber visto mejillones por allá. Una vez, en Veracruz, hice una paella para toda la bola y estuve buscando mejillones para añadir, pero no los encontré (le puse almejas, pescado y acamayas y quedó bastante bien). El Golfo de México es bueno para los pescados, pero Baja California debe ser una maravilla.

    Saludos

    RépondreSupprimer
  17. Jaja, qué video tan explícito, sí ya sé que no debo echarme en el césped tan confiadamente por esos lares.
    La verdad es que el post está muy completito, mi estimado Sorokin, tiene viajes, recetas, restaurantes y advertencias para los amantes del la siesta en el césped... y arte, qué magnífico huevo de Pascua que has pintado ¿No te lo habrás comido, no?

    Ese lugar me mola, se me quedó en la cabeza desde el otro post, tiene pinta de que se descansa realmente entre arenques y arenques. Acá en el sur de Alemania también comemos Matjes (así se llama en alemán) de la forma parecida a la que describes.
    Saludos desde la finalmente primavera

    RépondreSupprimer
  18. Hola Claudia.

    Pues sí, Vlissingen es un sitio agradable para pasar unos dias, siempre que tengas la precaución de no intentar cenar en un restaurante después de las 21 horas y, desde luego, mires dónde te tumbas en el césped. Es curioso, pero la ciudad está llena de pequeños buzones donde puedes sacar una bolsita para guardar los productos de la digestión de los perros, pero el del video, claramente pasa del asunto. Tal vez sea una provocación, no hay mas que ver la mirada desafiante del chucho cuando ha terminado la faena :-)

    El huevo pintado está, efectivamente, a buen recaudo. Lo que no sé es cuanto puede durar un huevo cocido sin pudrirse.

    Sluditos

    RépondreSupprimer
  19. ¡Qué envidieja sana pasar la Pascua en un sitio tranquilote! He alucinado con los huevo pintados. Cuando yo los tenía que hacer en el cole me quedaban unos churros horrorosos en los que se mezclaban todos los colores. Eso de pintar una cara en un huevo me parece casi más admirable que descubrir la aspirina, pero bueno. A punto he estado de dejar de leer el post al ver los arenques. ¡Me encantan! Y aquí han cerrado la única tienda delicatessen en la que había esta variedad...

    RépondreSupprimer
  20. Hola Dorothy. Cierto, lo tranquilote tiene su encanto. Uno se relaja, cosa que a veces hace falta, pero una buena movida como en Ibiza no viene mal tampoco de vez en cuando.

    Los colores mezclados en los huevos de Pascua a lo mejor eran toda una obra de arte. Piensa en Jackson Pollock, que seguro que se le mezclaban también los colores en el lienzo y se forró el tío.

    ¿Había maatjes en Ibiza? Jo, qué fuerte. En Madrid, por ejemplo nunca he visto algo así.

    RépondreSupprimer
  21. Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.

    RépondreSupprimer