lundi 2 avril 2012

Dónde -y cómo- comer mejillones en Bruselas


 Pues bien, queridos amigos y demás gente que me escucháis, siguiendo con mis consejos, reseñas, trucos, lugares, enseñanzas y otras zarandajas sobre la vida en Bruselas, hoy he tenido una iluminación repentina y me he dicho... pero, Sorokin, cachondete, como es que tras casi cuatro años escribiendo esta tontuna de blog todavía no has contado nada a tus lectores reales o imaginarios (me encantan los lectores imaginarios) sobre el plato nacional belga. Yessir, los mejillones. Eso es así: los "moules frites" son considerados por todos los habitantes de este país como la representación más genuina de la cocina belga, pero ¡ah, queridos y respetados lectores! todo tiene su rito, su conocimiento y su liturgia que os desvelaré algunas líneas más abajo (si tenéis paciencia de leer, caray, y no os limitáis a ver las fotos y pasar a otra cosa).

Cierto que hay mejillones en España y muy buenos -de hecho, los mejores, más gordos y más coloradotes-, y que hay mil maneras de hacerlos. Y si no, podéis leer el blog del gran Apicius que tiene toda una serie de recetas dedicadas a los mejillones, pero aquí, son otra cosa. son algo así como la tortilla de patatas en España o la choucrout en Alsacia. No son platos muy sofisticados, pero todo el mundo los sabe hacer y siempre se discute sobre quien los hace mejor en el entorno familiar o en qué bareto te los dan mejor etc.

Si caéis por Bruselas por cualesquiera razón que sea, o si ya arrastráis vuestros sufridos cuerpos por la capital de Europa, seguro que alguien os dirá que los mejillones hay que ir a comerlos a Chez Léon, al ladito de la Grand Place:





Bueno, pues no. Vale que está muy bien situado, está lleno de turistas -sobre todo españoles y japoneses- tiene ambientillo, manteles a cuadros en las mesas y todo eso, pero si queréis comer mejillones de verdad, abstenéos, ¡Oh pecadores!. En fin si es por conocerlo podéis ir, pero sólo una vez (no os quedarán ganas de volver) Es caro, y la calidad lleva en sistemática caida bastantes años. Pero en fin, oye, allá vosotros que, como se dice en francés, sois adultos y estáis vacunados. Además, como decía no sé quién, si no conocemos lo mediocre, ¿cómo vamos a valorar lo bueno?

 Si no queréis alejaros mucho del centro, de la Grand Place y de la Bolsa, podéis ir al Pré-Salé, que está en la rue de Flandres, cerca de la Place St. Catherine. Los precios tampoco son una bicoca (estoy hablando de 21 euros por el kilo de bivalvos mejillonáceos), pero la atención es buena y los mejillones tambien. Por cierto, que no os la den con queso en ningún sitio, la ración estándar es un kilo de mejillones, porque hay sitios donde el precio es sorprendentemente bajo y luego te dan medio kilo, así que ojo. Leeros la letra pequeña.



Ya empezamos a habler de cosas serias si nos vamos alejando del centro y nos metemos en la Chaussée de Louvain. En un barrio más bien deprimido y bastante descascarillado está "La bonne humeur". A pesar de ese aspecto que veis en la foto, os puedo asegurar que dan unos mejillones de campeonato. Las patatas fritas también son excelentes.


Pero, en fin, os voy a contar el secreto mejor guardado de Bruselas. Los mejores mejillones los he comido en "la Terrasse", en el barrio (la Comuna, vaya) de Schaerbeek . Sorprendente, porque el patrón es turco y el cocinero es francés, pero son los más belgas de todos los mejillones belgas. Con su caldito con apio, sus inmejorables patatas fritas (los mejillones de la foto de cabecera son los de "la Terrasse"). Por cierto, el truco consiste en que, a medida que vas vaciando la cacerola, vas echando las patatas en el caldo. Delicioso (hay amigos que me dicen que es que me estoy volviendo belga). ¡Y sólo a 17 euros la cacerola de un kilo! Pero ¡ay!, la felicidad no puede ser eterna: sólo hacen mejillones el primer viernes y sábado de cada mes.

(Nota de Abril 2016:

La última información es que el patrón de "la Terrasse" ha decidido echar el cierre)



Ya os he contado un par de cosas importantes para comer mejillones como un belga: que te los sirven en una cacerola de un kilo, que llevan un caldo de  apio y vino blanco y que las patatas fritas hay que mojarlas en ese caldo. Ahora, os contaré otra cosa para que no quedéis como paletorros cuando vayáis a comer los moules en Bruselas. ¿Os habéis preguntado por qué aquí se sirven con sus dos valvas, mientras que, en general, en España se sirven solo con la valva inferior? Ahhhh, pues os lo explico. En primer lugar, debéis vaciar un mejillón o pescar uno que ya esté en la cazuela sin bicho (cosas que pasan). Acto seguido, con la mano izquierda (oye, si sois zurdos, pues al revés), cogéis una concha llena. Bueno, amigos argentinos NNNOOO, no es lo que estáis pensando, que os oigo telepáticamente echando risitas malévolas. Ustedes "agarran" la cáscara del bicho. Y todos, americanos y europeos, lo hacéis así:
 Con la otra mano, cogéis la concha vacía (¿otra vez las risitas?) y la utilizáis como una pinza, abriendo y cerrando las dos valvas con el índice y el pulgar:
Con esa improvisada pinza, sacáis al bicho de la otra concha y os lo lleváis a la boquita. Y así hasta acabar la cacerola. Fácil ¿eh? pues venga, ya podéis ir ensayando la próxima vez que comáis mejillones.

Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho. Os voy a dejar que no he cenado. No tengo mejillones, pero me voy a empujar unas lentejas gloriosas. Ya os contaré.

Besotes

Actualización de Septiembre 2013

Pues bien, mis queridos amigotes, el tiempo pasa, y aparte de rellenar nuestras pieles de surcos como decía Shakespeare en un famoso soneto -que no os voy a copiar aquí, que bastante tenéis ya con el rollo que os estoy metiendo- nos enseña, nos educa y nos descubre cosas nuevas y más vale así, que si no es que nos hemos quedado hechos un pingajo. Total que, vale ya de rollo Sorokin, he descubierto un sitio nuevo para comer mejillones. Tan popular se ha hecho, que no quiero dejar a mis amigotes en la inopia. Ello no quiere decir que reniegue de los restaurantes de los que os he hablado antes, simplemente lo añado.

Se trata de "le Zinneke", tambien situado fuera del centro de Bruselas, en Schaerbeek, pero vamos hay un tranvía que pasa justamente delante.



Se presenta como "el templo del mejillón". Y verdaderamente, tiene un montón de formas de cocinarlos. 69, sin ir más lejos. Y como veis en la carta, la 69 lleva el significativo nombre de "mejillones eróticos"



La verdad es que a mí, lo que me picó la curiosidad fue el número 44 que se supone que son mejillones "a la vasca". Yo soñaba con los tigres de la calle Iturribide, pero no. Como aquí veis, la base es una preparación a la belga a la que le han añadido tomate y pimiento picante. No estaba malo, no. Y los mejillones son de categoría, bien gordotes:




En fin, bien, para los que les gusta arriesgarse, bien está, pero como decían mis acompañantes, un mejillón en Bélgica, hay que comérselo a la belga.

Como postre, os podéis pedir unos "cuberdons" (es el único sitio que he visto que los tengan). Es un bombón típico de la región de Tournai, relleno de frambuesa. En el Zinneke lo ponen con helado de frambuesa hasta formar una especie de ¿de qué? admito propuestas



Y venga, dejo de daros la brasa. Un nuevo besote un año después.

38 commentaires:

  1. Interesante... lo cierto es que no tenía ni idea de que eran tan típicos por aquellas tierras.

    Como fiel seguidora tuya y de tus andanzas, tendré en cuenta todos esos conejos, que valen oro.

    ¡¡¡Mejillones!!! Qué ricos...

    PD.- Gracias por el enlace a las recetas de Apicius :)

    RépondreSupprimer
  2. Buenos días Monsier Sorokin:
    En primer lugar agradecerle el enlace y mencion en su, como siempre, excelente posto.
    Me ha hecho recordar mi estancia en Rotterdan, tenia la compañía la oficina en Schiedam y los Sábados me iba al mercado y tres cosas solía comer en los tenderetes callejeros: Mejillones recién cocidos, arenques, también recién sacados del barril, limpiados in situ y cual pez marítimo caía al gaznate y como remate unas fritas con mahonesa (esta presumo que procedía de una lata de 5 kilos).
    Por diciembre también me regalaba con unas "Oli Balls".
    ¡Que recuerdos tan agradables me ha traido su escrito!
    Saludos.

    RépondreSupprimer
  3. Hola Perséfone. Pues si te gustan los mejillones, no te quepa duda que Bélgica debería ser uno de tus destinos favoritos. Eso sí, tambien es cierto, aunque no lo he dicho que hay un par de meses en verano que no hay o no son buenos (como las ostras). La temporada empieza en Agosto.

    RépondreSupprimer
  4. Buenos días, Apicius. Sí, la verdad que en Holanda tambien practican mucho el deporte de comer mejillones (de hecho, los que se comen en Bélgica, en general son holandeses, de Zelanda), pero efectivamente, los arenques son todavía mas populares. A mí me gustan mucho los "maatjes", arenques crudos que se comen con cebolleta y pan y que se deshacen solitos en la boca.

    Un gusto verle por aquí, Apicius, como siempre. Un saludo

    RépondreSupprimer
  5. Jaja, es una clase estupenda, Sorokin, muchas gracias, al menos no pareceré paleta en Bruselas comiendo los mejillones de una manera diferente.

    La verdad soy de las que peregrina para alcanzar un buen restaurante que me hayan aconsejado. Así que lo de la pinta del restaurante no me amilana.
    Y claro, si en cualquier lugar del mundo veo un restaurante lleno de españoles, japoneses o americanos, salgo corriendo, puedes jurarlo, es un baremo seguro para saber que es súper turístico, y por ende, malo.
    Saludos

    P.D. Los dibujos están estupendos y son muy esclarecedores, qué talento.

    RépondreSupprimer
  6. Me ha encantado la ilustración de cómo comer esos mejillones, vaya lujazo de acuarelas sorokinescas!

    Por cierto, me apunto esos datos que menciona, pero yo recuerdo un sitio alejado del centro que se llamaba Belle Vue o algo así, hacía esquina en una especie de plaza-rotonda que tenía solo mejillones, una extensa carta de mejillones con todos los vinos y cervezas habidos y por haber, la carta no tenía límite. Lo mejor era lo freak del sitio, que tuvo su momento en los años 70 y el señor que lo regentaba se había quedado anclado en esa época, era una especie de Gene Wilder con chaqueta de lentejuelas, una cosa bárbara el sítio, y las cáscaras las echabas en unos cubos de plástico encima de la mesa. Era como viajar en el tiempo!.

    La pena es que creo que han cerrado el sitio, no sé si Monsieur lo llegó a conocer o si sabe si sigue abierto. Es un sitio para visitar aunque sea una vez en la vida.

    Saludos Monsieur

    RépondreSupprimer
  7. Hola Claudia. Me alegro que te hayan resultado provechosas e instructivas las lecciones sobre cómo llevarse los mejillones a la boca en el más puro estilo bruselense. No te digo que practiques en Munich porque no sé si hay mejillones en Alemania. De hecho, la palabra "Muscheln" creo que ni siquiera significa mejillón, como en holandés, sino cualquier molusco bivalvo. Y si los hubiera, seguro que los picaban para hacer salchichas de mejillón. Por cierto, ¡vaya idea! a lo mejor hay que explotarla... :-)

    RépondreSupprimer
  8. Buenas tardes, Madame Delikat. Me alegro que, como a Claudia, le gusten mis garrapatos mejilloneros, aunque estoy seguro que su merced ya sabía como comer mejillones a la belga, que no en vano es liegeoise.

    El sitio que Madame dice se llamaba "La belle epoque" y estaba en Place Meiser en la esquina con la Chaussée de Louvaine. La verdad es que era un sitio de lo más cachondo, con marionetas gigantes colgando del techo, un patrón muy especial y muy buenos moules, es cierto. Malheureusement, ha desaparecido y en su lugar han abierto un sitio aséptico y modernete (limpio, eso sí) que se llama "l'Avenue". Su única ventaja es que abre los domingos hasta tarde. Se nutre principalmente de la gente que trabaja en la Televisión Belga, que está al lado, pero ahí he comido unos de los peores mejillones que Bruselas y el estómago de Sorokin han contemplado. Aunque los entrecots no son malos, ya dejé la foto, porque en persona no me van a volver a ver. ;-)

    RépondreSupprimer
  9. Tomo nota de las direcciones, sobre todo de la ultima, porque a mi tambien me parece que Chez Leon se esta volviendo caro y "ya visto" (es muy interesante si tienes ninos de 12 anos poorque les dan de comer por la patilla si vienen acompanados de mayores). Las acuarelas de manos y mejillones magnificas.

    RépondreSupprimer
  10. Excelente reflexión, buena enmienda. ¿Qué les pasaba a los mejillones belgas para no tener su lugar de honor?.
    Bueno, y ese "libro de instrucciones", perfecto para moverse con tranquilidad entre ese plato nacional.
    No los he probado en Bélgica, pero sí en un restaurante belga en Londres (los camareros iban un poco raros, con hábitos de monje) al que nos llevó nuestra hija.

    RépondreSupprimer
  11. Sorokin, este post me ha encantado, ¡hasta con ilustraciones explicativas! No sabía nada de los mejillones de Bruselas. Conocía la costumbre de los franceses de comer patatas fritas con mejillones pero no sabía que en Bruselas también se hace, ¿de dónde es más típico?
    Por cierto, a mí me ha parecido mucho más encantador y auténtico el local de "La Bonne Humeur". Vamos que como programe un viaje a Bruselas, ahí delante me tienes!


    Oye...y como vuelvas a decirle tontuno a tu blog, ya hablaremos tú y yo :-P

    RépondreSupprimer
  12. Hola Anonyme. No sabía yo que las criaturas de menos de once años podían comer de balde Chez Léon. ¿Y tienes que presentar el libro de familia o algo para demostrar que son tuyos, o puedes invitar cualquier galopín que te encuentres por la calle?

    RépondreSupprimer
  13. Oteador, ¿ese restaurante belga de Londres es uno que está cerca de Covent Garden? No me acuerdo como se llama, pero está en una calle lateral. Claro, que creo que ahora, hasta Chez Léon ha abierto una sucursal en Londres (en Francia ya tenía varias).

    Y lo de ir vestidos de frailes, me recuerda un restaurante de Nueva York de hace años que se llamaba "Ye Monks". Supongo que ya habrá desaparecido

    RépondreSupprimer
  14. Hola Arantxi. Si le preguntas a un belga que cuáles son mejores si los mejillones franceses o los belgas, te puede dar una colleja e irritarse sobremanera. Nada que ver. Los mejillones franceses son más pequeños (moules de Bouchot) y las raciones que te dan son ridículas porque, en general, se comen como entrada. En Bélgica son plato único.

    Vale, no le llamaré tontuna al blog. Le llamaré "memez" de ahora en adelante. :-p

    RépondreSupprimer
  15. Para mi son junto al chocolate de lo mejor de Bélgica, me gustan mucho que los tengan con todas las clases de cervezas y vinos, y que cada ciudad tenga su especialidad, como los gauffres!!

    Qué bueno que conociera ese sitio, mejor que visitar el Manneken Pis jeje, un amigo vivía cerca y fuimos varias veces, era total y muy ricas las moules.

    RépondreSupprimer
  16. Pues sí, Madame, no nos olvidemos del chocolate... y de la cerveza como grandes glorias belgas.

    Bueno, y el Manneken Pis será una piliquitencia tontorrona, pero enfrente está "Le Poechenellekelder", uno de los mejores sitios de Bruselas para beber cerveza. ¿Lo conoce su merced?

    RépondreSupprimer
  17. Sí, Sorokin, tenemos acá Muscheln (en plural), y lo suelen vender en los italianos, claro que nunca los pruebo por estos lados.

    La idea de las salchichas a base de mejillones, no me parece descabellada, la cosa es que se necesitarán muchos mejillones para unas pocas salchichas... rentable no creo que sea.

    El lugar que cuenta Delikat, ese del hombre y las lentejuelas, mola.

    Saludos

    RépondreSupprimer
  18. Gracias por la información, Claudia. Es una obra de caridad eso de enseñar al que no sabe. Por cierto, me han llamado la atención los expertos diciendo que en holandés no se dice "Muscheln", sino "Mosselen". Bueno, pues rectifico.

    Lástima que el sitio que conocía Delikat lo cerraran, porque, efectivamente estaba muy bien.

    Saluditos

    RépondreSupprimer
  19. Mecagüenla... Este post llega tarde para mí. Sí, lo siento, confieso que he comido mejillones en Chez León y tampoco tenía idea de lo de cómo coger los mejillones ni de que las patatas se mojaban, así que hice la paleta. Eso sí, si vuelvo, gracias a tus indicacione,s no volveré a hacer el canelo, bueno, la canela en este caso.

    RépondreSupprimer
  20. Hola Dorothy. Bienvenida. No te preocupes, mujer, nunca es tarde si la dicha llega. Como ya conoces Léon, la próxima vez puedes probar alguno de los otros sitios y mojar las patatas en el caldo. ;-)

    RépondreSupprimer
  21. Creo que lo último que se ocurriría es comer mejillones en Bruselas, ¿pero si tu lo dices?
    Trata de acompañarlos con vinos argentinos que son muy buenos. Ojo con el que elijes.
    Saludos

    RépondreSupprimer
  22. Hola Norma2. Gusto en verte por aquí. Te diré que los mejillones en Bruselas son un plato ultratípico, o sea que si vienes por aquí, no debes dejarlos de lado. Lo que no abunda en Bélgica son vinos argentinos, sobre todo en los restaurantes. Necesitan un vino blanco, claro, y yo los vinos argentinos que he probado (allá, en vuestra patria) son todos tintos de Mendoza. Tal vez el Torrontés blanco pueda servir o, incluso, a falta de vino, una Quilmes patagónica.

    Un saludo

    RépondreSupprimer
  23. Desde luego, con la boca abierta me dejas, por las acuarelas sobre todo, con sus flechitas y todo, vamos, un manual para comer los mejillones en Bélgica, sin desperdicio. Debían agregarlo a las guías turísticas, digo.
    Y yo, aquí palurdilla de ná, que no sabía que en Bélgica los mejillones eran tan típicos, me quedé con la historia del chocolate y por supuesto, de la cerveza, pero se me pasó totalmente lo de los mejillones. Tomo nota claro, la próxima vez que vaya para allá, no me quedo sin una ración de esas que mencionas, de kilo. Se me hace la boca agua, me gustan mucho.
    Un beso y gracias por todas las indicaciones.

    RépondreSupprimer
  24. Pues me alegro que te haya gustado, Viena. Sobre todo las acuarelas, claro. Y las flechitas son importantes ¿no?, si no, ¿cómo iban a saber las pobres gentes que leen las instrucciones en qué dirección manejar las valvas del mejillón? Imagínate que no las mueven para abrir y cerrar la cáscara (no le llamo "concha" para no volver a ofender a nuestros amigotes argentinos)... y van con el bicho vacío inmóvil hacia el otro... no se lo comerían jamás, no.

    Por cierto, me ha gustado el nuevo "look" de tu blog. Simple, serio y escueto.

    Un beso

    RépondreSupprimer
  25. MonsieurSorokin, yo comí moules frites en París hace ya algunos años y me gustó mucho esa combinación. Y mira pir donde, una llega a su país y sigue comiéndolos al vapor y sn acompañamiento, en todo caso con un vino blanco o una cerveza al lado. Sabía que también eran típicos en Bruselas, pero no he estado allí, así que habrá que remediarlo.

    Por cierto, buen pintor es usted, las acuarelas son increbiles, y sumamente explicativas. Muchas gracias por su explicación, ya no pareceremos paletos en Bélgica.

    Un beso

    RépondreSupprimer
  26. Hola Laurita, qué gusto verte por el mundo de los aburridos. Precisamente ayer estaba estudiando yo tus recetas para hacer torrijas y dudando seriamente si el pan de por aquí podría valer para eso.

    En fin, me alegro que te gusten los moules frites y, si venís por aquí, avisa.

    Un beso

    RépondreSupprimer
  27. Pero bueno Mr Sorokin...¿4 años ha tardado usted en revelar tantos secretos? Aqui una lectora imaginaria...Qué bueno los mejillones belgas...mmmmm con patatas fritas...Ayyyyy!!!!

    RépondreSupprimer
  28. ¡Ay, Divinidad! Sepa su eminencia que he tenido que luchar enorme conflicto interior antes de decidirme a hacer partícipes a mis amados lectores imaginarios la información contenida en este post: "¿Debo enviciar a mis amigotes en el deporte del mejillón?" "¿no irán todos en masa, bajará la calidad y quedarán decepcionados?". Pero mis deseos de hacer felices a todos mis lectores imaginarios , vencieron.

    RépondreSupprimer
  29. No sé que estoy esperando para conocer Bélgica, tiene todo lo que me gusta: cerveza, chocolate, ay y mejillones. Acá los que venden no saben a nada, no sé ni de dónde los traen, seguro que por la congelación pierden toda gracia.
    No sabía el porque te lo venden sin el otro par de conchas.

    Despreocúpate por el doble sentido, si supieras el cuento censurable que escribí sobre almejas.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  30. Ja ja ja Carmen. Me gustaría leer tu cuento sobre las almejas. En Bélgica, por cierto, los mejillones tienen la misma connotación que las almejas para nosotros ("la" moule, mejillón en francés, es del género femenino, además).

    Cierto que nunca ví mejillones en México (ejem, ejem, me refiero al bicho, claro, que sonrojo). No sabía que los había por allá.

    Un abrazote

    RépondreSupprimer
  31. Los hay de lata y en el mercado de San Juan, no tienen sabor. Mi cuento todavía necesita pulirse, me da mucha pena leerlo en voz alta en el taller literario y por eso no lo llevo.
    Sólo que te lo mande y tú me das tus comentarios, jaja, ¿qué he dicho?
    un abrazo

    RépondreSupprimer
  32. Carmen, mándamelo, por favor, pero soy muy malo comentando. Cuando me gusta algo, abro la boca, se me cae la mandíbula y soy incapaz de decir otra cosa que ¡qué bueno! ¡cómo me gustó! Y estoy seguro que me va a gustar.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  33. Muchas gracias por tu post! Tanto por la info de los lugares, como el tutorial de como comerlos. :)

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias a tí por tu visita y el comentario, Lucia.

      Supprimer
  34. Estimado amigo ‘aburrido’,

    Queríamos escribirte unas letras de agradecimiento por tu buena recomendación de Le Pré-Salé. Hace unos días estuvimos de vacaciones en Bruselas, sabíamos que los mejillones eran algo típico pero no siendo del lugar, no teníamos ni idea de a donde ir; así que buscando por la red, dimos con tu blog y tus recomendaciones y elegimos este.
    El sitio es genial, nos encantó; tanto la atención y simpatía de los camareros, como la comida son excelentes.
    Muchas gracias por tu ayuda.
    Un saludo.
    SyM

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¡Me alegro que os haya gustado el Pré-Salé, SyM! Me alegro mucho, porque hace meses que no voy por ahí, así que está genial saber qaue no han bajado la calidad en este tiempo.
      Gracias por vuestro comentario
      Saludotes

      Supprimer
  35. Querido aburrido somos 6 amigos que acabamos de ir a comer a Le pre Sale tengo que decir que aunque los mejillones estan bien sin que sea nada excepcional , somos de mallorca y no hay diferencia de los nuestros. Si tengo que decirte que la prepotencia de la de la dueña es brutal , es igual de caro que el resto de bruselas y por favor no pidais una fondue porque son dos trozos de queso fundido rebozado. Y muchas gracias por las recomendaciones de tu blog.
    Ademas como sede del parlamento europeo te cobran sin iva , sin facrua , ni nombre del local en un papel preimpreso de albaranes estandard. LUEGO DICEN DE LOS ESPAÑOLES .
    UN ESPAÑOLITO ESTAFADO!!!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues lo siento, Biel Terrasa Pujol, siento que os hayan tratado mal. La verdad es que esas cosas pasan a veces, pero el hecho es que el restaurante no es mío, pero en fin, tomo nota de vuestra experiencia negativa.
      En cuanto a la fondue, sí, es así, es una cuestión del francés de Bélgica, donde no todo es como el francés de Francia. Aquí, por ejemplo, una endivia se llama "chicón", y las "baguettes" francesas se las llama "pan francés". No veas como se rien los franceses cuando los belgas van a Francia y piden "pan francés": ... monsieur, aquí todo el pan es francés.
      Y todo eso para deciros que en Bégica, una "fondue" de queso, es una croqueta. Oye, que tal vez haría falta un diccionariol francés-belga. Pues tal vez. Pero eso es así.
      Y no te enfades, que, como decía mi madre, son dos trabajos: enfadarse y desenfadarse.
      Saluditos

      Supprimer