lundi 25 mai 2009

Roberto Bolaño, el emperador Maximiliano y los belgas

Pues aunque parezca lo contrario, el título no va de ninguna adivinanza del tipo de "¿En qué se parece un ventilador estropeado y una vieja cansada a un euro y medio?", etc. No. Es que he terminado de leer "Los detectives salvajes" de Bolaño. Me había leido antes el fenomenal tochaco del "2666" con sus mil páginas que devoré absolutamente fascinado, así que las seiscientas siete de este me han sabido a poco. Empecé arrastrando los pies y un poco confuso con la lluvia de nombres, personajes y sitios, pero al final me he quedado totalmente engolfado, hipnotizado y mesmerizado (ya sé, listillos, "mesmerizar" e "hipnotizar" son equivalentes, pero lo pongo porque me da la gana, que para eso escribo yo) por las aventuras de Arturo Belano y Ulises Lima.

Y ya os explico la relación entre Bolaño, el emperador y los belgas. En la página 600 cuenta:

"A veces nos perdemos por colinas peladas. A veces el camino discurre entre quebradas y riscos y luego bajamos otra vez al desierto. Por aquí estuvieron las tropas imperiales en 1865 y 1866. La sola mención del ejército de Maximiliano nos hace morirnos de risa. Belano y Lima, que ya antes de viajar a Sonora sabían algo de la historia del estado, dicen que hubo un coronel belga que intentó tomar Santa Teresa. Un belga al mando de un regimiento belga. Nos morimos de risa. Un regimiento belga-mexicano. Por supuesto se perdieron, aunque los historiadores de Santa Teresa prefieren creer que fueron las fuerzas vivas del pueblo quienes
los derrotaron."


En un total de 1600 páginas entre los dos libros de Bolaño, me parece que es la única vez que menciona a los belgas y no salen muy bien parados... en fin.

mercredi 20 mai 2009

Los huevos negros de Owakudani



Para evitar la guasa, que ya os oigo telepáticamente haciendo chanzas y chascarrillos de dudoso gusto, os diré, queridos amigotes, en primer lugar que Owakudani no es una persona. No. Según dicen los folletos para guiris, Owakudani quiere decir "la montaña que hierve" o algo por el estilo (es que mis conocimientos de japonés se limitan a "arigato", "sayonara", "sushi" y cosas así). Está en las laderas del volcán Hakone, conocido más que nada porque desde tal volcán, se supone que hay unas maravillosas vistas del monte Fuji. Digo se supone, porque si os pilla la niebla que a mí me pilló, os quedáis con dos palmos de narices. Pero en fin, tiene su encanto: geisers, fumarolas y un fuerte olor a azufre lo invaden todo; y en una especie de piscina humeante y maloliente se cuecen huevos que salen negros por efecto del azufre (de donde puede inferirse que en el infierno, de haber huevos, éstos serán neeeegros muy neeegros).

Lo que tiene su dificultad es llegar hasta allí, pero como sé, queridos lectores que sois unos aventureros sin remisión, a vosotros os resultará coser y cantar. Si vais desde Tokio, tenéis que coger un metro cualquiera hasta la estación de Shinjuku. Hasta ahí, todo chupado (vamos, salvo que no hayáis pagado el precio exacto por el billete y tengáis que explicaros con el controlador que hay a la salida). Vale, pues ya estáis en Shinjuku y como estaréis más despistados que un submarino en un barbecho, os doy la clave definitiva: hay que subir a la segunda planta de la estación , que es de donde sale el tren rápido, pomposamente llamado "Romance". Os váis a la primera ventanilla que veáis (seguramente no es la buena, pero es igual, los únicos que chapurrean un poco de inglés son los de las ventanillas) y pedís un ticket para la Odakyu line. Hay que comprar uno que incluye todo: cuatro o cinco trenes mas los billetes de vuelta. El "Romance" os lleva hasta Hakone Yumoto (fin de trayecto). De ahí sale otro tren hasta Gora. Es un tren de montaña, de lo más chulo, entre bosques y niebla (vaya tela. Algunos dicen que hay días sin niebla). En Gora, todavía tenéis que pillar otro tren: un tren de cremallera hasta Sounzan y ahí ¡al fin! cogéis el funicular hasta Owakudani.

Y nada, pues que los huevos negros se supone que alargan la vida y tal (cada huevo, siete años más de vida, dice un letrero en inglés en la caseta donde los venden). Yo me comí dos. No extraigo conclusiones, no vaya a gafarla.

Vale. Otro día os contaré otra cosa.

vendredi 15 mai 2009

México (y 3)


Y vale ya. Prometo no volver a hablar del tema, porque me estoy poniendo plasta dando la brasa con el asunto de la pandemia, así que ésta será la última vez (salvo que no lo sea, oigan, que uno no tiene por qué comprometerse a cosas si nadie se lo ha pedido). Simplemente quería copiaros otro correo que he recibido de México, menos tremendista que el anterior, y planteando cuestiones que merecen reflexión. Vamos con ello, colegas:


"Hace rato escuchaba la conferencia de prensa del secretario de salud sobre la epidemia de influenza porcina y me llamó la atención que el antiviral que se está empleando para combatirla es el Oseltamivir, mejor conocido por su nombre comercial Tamiflu, producido por Roche (también mencionó el Zanamivir, comercializado como Relenza por Glaxo Smith Kline, pero dijo que ese servía “menos”). Del Tamiflu se habló mucho en 2005-2006 cuando la epidemia de gripe aviar, y como nadie en la susodicha conferencia de prensa preguntó que si a poco el medicamento para el virus de la influenza aviar (H5N1) servía también para el de la influenza porcina (H1N1), me puse a buscar en Internet algo sobre eso y encontré los siguientes datos:
...Entre 2005 y 2006 los gobiernos de muchas partes del mundo compraron
enormes cantidades de Tamiflu, aunque el número de casos reportados
ante la OMS hasta 2006 eran de 115 (de ellos, 79 decesos), y al día de
hoy suman un total de 421 (257 decesos).

(http://www.who.int/csr/disease/avian_influenza/country/cases_table_2009_04_23/en/index.html ).

Si consideramos que hasta ahorita en México van ya 68 muertes (20
confirmadas virológicamente), me da la impresión que la cantidad de
casos de gripe aviar reportados en 2005 no ameritaba ni la inmensa
publicidad que se le hizo ni las desmesuradas compras de Tamiflu que
hicieron los gobiernos. Algunos ejemplos de esas compras:

- Estados Unidos: en julio 2005 el Pentágono compró
reservas de Tamiflu por un valor de 58 millones de dólares. En ese
momento Donald Rumsfeld aún era secretario de defensa, siendo
accionista mayoritario de Gilead Sciences, propietaria de la patente
de Tamiflu

(http://www.naomiklein.org/articles/2008/09/response-attacks )

(Más sobre esto, con lujo de detalle, en:

http://www.astrodreams.com/foros/viewtopic.php?p=16503&sid=ad2504218b4cac7cc6fba98aea47173c ).

En ese año el precio de las acciones de Gilead Sciences aumentó de 35
a 57 dólares por acción, y el valor de la tajada de la compañía para
Rumsfeld subió de 2.5 a 15.5 millones de dólares

(http://en..wikipedia.org/wiki/Oseltamivir ).

- Alemania: en junio 2005 compró a Roche 150 millones de
Euros de Tamiflu (12 millones de tratamientos)

(http://www.tagesspiegel.de/zeitung/Die-Dritte-Seite%3Bart705,2261507 ).

- Organización Mundial de la Salud: en agosto de 2005

Roche le “regaló” a la OMS 3 millones de tratamientos (30 millones de
dosis). La OMS, diligentemente, recomendó a todos los países que
almacenaran reservas de antivirales como el Tamiflu

(http://www.roche.es/portal/eipf/Spain/spain_portal/roche_es/2005?paf_gear_id=17400002&paf_dm=full&doc_id=re7300002/re76100002/re77200005/re752003/article/Article_eWep_03244.headline&paf_pageId=re7188183&tostart=1


- México: en octubre 2005, anunció que le compraría a
Roche algo más de 400 millones de pesos en Tamiflu (no sé si 1 millón
de dosis o de tratamientos)

(http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=208310 )

- España: a mediados de 2006 compró 1 millón trescientos mil Euros de Tamiflu (116,000 tratamientos)

(http://www.diariodenavarra.es/20070923/navarra/que-fue-tamiflu.html?not=2007092302575898&idnot=2007092302575898&dia=20070923&seccion=navarra&seccion2=sociedad&chnl=10 )


El precio del Tamiflu subió de unos 40 Euros en 1999 (fecha en que Roche lo sacó al mercado) a 377 Euros en 2005.

(http://www.uce.es/DEVERDAD/ARCHIVO_2005/24_05/DV24_05_28sanidad.html)

Gracias al Tamiflu, las acciones de Roche subieron muchísimo entre 2005 y 2007; obviamente, el día de hoy también subieron considerablemente.

(http://www.reuters.com/finance/stocks/overview?symbol=ROG.VX ).

Lo curioso del caso es que el Tamiflu, al menos el que viene en pastillas, tiene una caducidad de 4 años (el que viene en polvo tiene el doble, pero hasta donde entiendo, casi todos compraron pastillas)

(http://www.diariodenavarra.es/20070923/navarra/la-caducidad-oscila-entre-4-8-anos-aunque-este-tiempo-puede-ampliar.html?not=2007092302575895&idnot=2007092302575895&dia=20070923&seccion=navarra&seccion2=sociedad&chnl=10 ).

O sea que los millones tratamientos que compraron los países en 2005, incluyendo los de México, están a punto de caducar. Qué puntería que justo ahora haya estallado la epidemia; “menos mal que estamos preparados”. ¿Nos alcanzarán los medicamentos o habrá que comprarle a la OMS o a otros países con inmensas reservas, o a Roche mismo?

No digo que lo de la epidemia sea un cuento ni que el Tamiflu no sirva para combatirla, para nada. Digo que la salud pública es uno de los mayores negocios que existen. Creo recordar que después de las armas y de la droga, la industria farmacéutica es la que más dinero mueve enel mundo. Como tal, producción de medicamentos y vacunas está mucho más orientada por la ganancia de lo que nos imaginamos.

(...) además del oficial, hay por lo menos otros dos escenarios posibles (todos ellos bien representados en Internet):

a) Que los virus mismos sean producidos por quienes hacen los medicamentos o por los gobiernos. Esa es la postura de los canadienses de Global Research, que no por conspiranoicos deban de carecer de razón:

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9833

b) Que el riesgo real no sea tan grave. El miedo en sí es un gran negocio y, bien azuzado, basta para incentivar las compras de lo antivirales y las vacunas. Esa es la postura de este artículo sobre la gripe aviar (que al final se apagó, por lo menos el brote de 2005):

http://www.uce.es/DEVERDAD/ARCHIVO_2005/24_05/DV24_05_28sanidad.html

El miedo en sí mismo es un gran productor de enfermedades y de ciudadanos dóciles, además de ser un excelente mecanismo para desviar la atención social. La moraleja de todo esto es simplemente que NO HAY QUE TENER MIEDO. Sea cual sea el riesgo real, la mejor forma de
enfrentarlo es, además de tomar ciertas precauciones básicas, adoptando una actitud crítica ante las explicaciones oficiales y mediáticas (que siempre están descontextualizadas), una gran entereza, y la confianza de que uno mismo es el principal responsable de su
propia salud".

En fin, perdón por el rollo, pero he considerado que era interesante leerlo. Como el otro día, digo que el hecho de que lo copie no implica que esté de acuerdo, pero...

lundi 11 mai 2009

México (2) La pandemia


Dije el otro día que iba a escribir algo sobre la epidemia de gripe porcina. O gripe mexicana, como se la conoce por aquí. Nada mejor que copiaros tal cual, queridos amigos un correo que he recibido de México. Ojo: el que os lo copie aquí no quiere en ningún caso decir que esté de acuerdo con su contenido. Desconfío de las hipótesis conspiratorias. No creo ni con varias copas de vodka encima en la existencia de los siete sabios de Sión, el club de Bilderberg, los rosacruces, los templarios, las conspiraciones de la UEFA y otras conspiranoias. Creo que al personal le mola mazo todo eso porque así pueden echarle la culpa de todo lo que pasa a un poder en la sombra, encogerse de hombros y seguir sin hacer un pinche esfuerzo para cambiar lo que sea. Pero, en fin, para que veáis un poco por donde van las polémicas al otro lado de atlántico, os copio el mensaje, un tanto atarantado y confuso. Tal vez lo haya escrito algún discípulo de los real visceralistas:

Un virus letal ha asechado la ciudad de México ¿Cuál? ¿Por qué? ¿Cuál es su procedencia? ¿Qué esconde detrás de su fatalismo? ¿A qué tipo de muerte se refiere?
La crisis económica infecta tal y como lo hace una pandemia.
Gobierno: ?Ciudadanos, si no les ha quedado claro, lo podemos ejemplificar a través del virus de influenza?.
Obama viene a México, aparentemente, para discutir problemas de narcocotráfico y violencia. ¿Qué tanto le puede interesar a un personaje político esa situación cuando su prioridad a resolver es la crisis económica (en tan sólo 4 años)? Por lo tanto, se crea una conspiración.
Se toma un virus existente cuyos efectos no son mortales y se simula una mutación fatídica del mismo. Las personas, cuyo conocimiento limitan al decir de los medios (herramienta política de difusión), creen totalmente lo que se les muestra sin cuestionarse. Los medios hablan de muertes, muertes que nunca hemos visto pero ?ahí están? en el imaginario colectivo. Un muerto. Cuatro muertos ¡Cuatrocientos muertos!=pánico en los ciudadanos, ahora quién va a cuestionar ante tan alarmantes hechos. ¿Más quién realmente vio a esos muertos?¿Un doctor, dos doctores? Bien pueden ser sobornados para que mientan.
En la mañana las vacunas súbitamente se agotaron, pero ?no se alarmen ciudadanos?, el Universal informa, hay vacunas para todos, noticia emitida durante la tarde. Dicho suceso esconde en la ausencia y la presencia un método capitalista. Especulemos: Los médicos están siendo apenas informados de como va a funcionar el plan económico de estabilidad, por lo tanto se les indica que informen a los pacientes que se han agotado las vacunas, se habilitan una suerte de placebos? Los placebos están listos, los medios se encargan de difundir que han llegado vacunas suficientes para proteger a todos, cada vacuna cuesta $400, ni el más pobre se negará a pagar esa cantidad con tal de salvar su vida. México tiene más de ocho millones de habitantes, supongamos que sólo ocho millones se pusieron la vacuna, lo cual genera un ingreso inmediato de $3,200,000,000.00. Así mismo la industria de los cubre-bocas aumentó en un 100%, informes de la cadena de radio W afirman: ?Las protecciones oscilan entre los 60 centavos y un peso; sin embargo, en algunos negocios los venden hasta en 5 pesos.? Si tomamos como media $3.00 por el costo individual de los cubrebocas esto significa un ingreso total de $24 000 000 (suponiendo que los ocho millones de habitantes los adquirieron). Un comunicado reciente del periódico Universal informa que se han suspendido la campaña de vacunación por una recomendación de la OMS que afirma que dicha vacuna no mitigará la enfermedad, más sin embargo no hay que alarmarse ciudadano porque el virus puede ser combatido con un simple antigripal: ?Informó que el medicamento Osetamivir es el que se aplica a los pacientes con alto grado de éxito, pues en los primeros tres días se observa una recuperación del estado físico.? El costo promedio de este medicamento es de $250 aproximadamente, lo cual lleva a un ingreso de $2,000,000,000 (considerando que los ocho millones de habitantes que ya se habían aplicado la vacuna inservible ahora tienen que comprar el medicamento).
Ganancia obtenida a través de infundir miedo, que manera tan ?inteligente? de generar ingresos inmediatos para estabilizar la economía.
?Bravo por los gobiernos? ?Nos hemos salvado? ¿De qué, de un virus letal (que nunca lo fue) o de una crisis económica?
De cualquier manera, el único virus que ha asechado a la ciudad de México y a la humanidad entera, es la ignorancia. Las personas ya no indagan en cuanto a los hechos, limitan su existencia a los medios de comunicación que muchas, sino es que la mayoría de las veces, mienten. Personas ofuscadas que se quejan de su mala condición, de la crisis, del mal gobierno, cuando son ellos, quienes promueven y son participes del fraude????

mercredi 6 mai 2009

México (1)


Yo, queridos cuatachos, estoy sentimentalmente muy unido a México. En los tiempos en los que yo vivía en Veracruz, entre las muchas conversaciones sobre españoles y mexicanos -habituales entre unos y otros- me acuerdo de una con una tal Toñita que, enardecida por el calor de la discusión me dijo "¡porque yo, amo a México!" y yo le respondí: "y yo también, Toñita, pero lo mío tiene más mérito, porque yo soy un gachupín".

Pues sí, tengo muchas razones para tener a México en el corazón (mostruosa cursilada, pero puesta con música de bolero quedaría bien; en el corazón, como todos sabemos lo que hay son arterias, ventrículos y aurículas e incluso alguna válvula que no siempre funciona bien). Allá dejé amigos del alma (un poco transas a veces, pero ¡tan simpáticos!), amores locos, una ahijada y todos mis palos de golf.

Por eso me entristece (me "atrista" dirían mis cuatachos) lo que está pasando México en estos años. Y no hablo de la gripe porcina (hablaré de eso en la siguiente entrega). Hablo de la orgía de muertos, asesinatos, desmanes, violaciones y desapariciones de mujeres que se han vuelto corrientes en los estados del norte, sobre todo. Echad una mirada a "2666" de Roberto Bolaño en su parte cuarta, cuando habla de las muertas de Santa Teresa (Ciudad Juárez), donde lo terrible es que se acepte lo monstruoso como una parte de lo cotidiano.

Es verdad que en México, la corrupción y la violencia han existido siempre, pero estaban mas o menos bajo control. Una vez, llegué desde Veracruz por carretera al DF, un laberinto del copón para los pobres paletos que llegábamos de fuera. Me equivoqué en un giro de calles y aparecieron como cinco o seis policías dándole a los silbatos: píííí, pííí.. paré, claro. Y ahí que me viene un poli diciendo : "ha cometido usted no menos de sinco infracsiones". Y, ¿pues cómo, agente?, "pues sííí, pues ¿no vió? ¡había sinco agentes dándole el alto!". Total, a infracción por agente. Pero, bueno, se solucionó como mandan los cánones: una mordida (cara, había que pagar a cinco) y al hotel.

No sé, me gustaría dar ánimos a mis amigos mexicanos para que tomen el asunto en mano, que se involucren, que no dejen que México se convierta en otra Colombia (si no lo es ya). Un gran abrazo a todos.

vendredi 1 mai 2009

Las langostas de Patong



Os había prometido hace ya varios dias, meses, años, o qué se yo, que iba a contaros la historia de las langostas de Patong. Como el tiempo va a una velocidad inusual (vamos, yo nunca le he visto ir tan rápido, debe ser la intersección del cinturón de Van Halen con la lluvia de las Perseidas o algo así), voy a despachar el asunto hoy mismo y así puedo dedicarme a hablar de otras cosas más de actualidad, como la separación de Angelina Jolie y Brad Pitt, etc.

En Tailandia, lo de comer langosta es casi como comer mejillones en Bruselas: hay en casi todos los restaurantes, pero en unos son mejores que en otros. El de Patong, lo descubrimos porque pegamos la oreja a dos franceses con pinta de vrais bon vivants que manifestaban su entusiasmo por ir a cenar al "Savoey", donde -aseguraban- servían el mejor pescado de Patong. Y es verdad, bendición de los dioses: mostradores llenos de todos tipos de peces, crustáceos, moluscos y otros habitantes de los fondos marinos. Llegas, te diriges al mostrador, eliges tu bicho, te lo pesan, te lo preparan y te lo cocinan a tu gusto, mientras esperas sentado en tu mesa con una cerveza Singha, o si tienes valor y pasta para eso, una botella de Sauvignon australiano (pero luego no te pasmes si te sale mas caro el vino que dos langostas)

Y al acabar de cenar, tuerces por la calle a la izquierda y sigues hasta encontrar el famoso bulevar donde están todas las discotecas, bares musicales, shows a vista del público, perversión, alboroto, desaguisado, música, follón, gintonics a esgaya. Pero no se os ocurra hacerle una foto a las chicas, porque luego te siguen por medio mundo hasta que les has pagado 200 bats. Bueno, la que os pongo aquí no me costó nada porque las nenas estaban demasiado altas como para bajar corriendo a pedir su pasta.
Y bueno, de lo que hagáis después, allá cada uno.