mercredi 8 février 2017

El año del gallo




Como estoy seguro que todos sabéis, porque sois ¡Oh lectores míos!, gente leída y escribida (como decía mi abuela), acaba de comenzar el año nuevo chino. Y también sabéis que en el -llamémosle horóscopo- chino, cada año tiene un animal como símbolo, protector o qué sé yo diferente. Ya os lo conté en otra entrada de este, vuestro blog favorito, que dediqué al año de la serpiente (y ¡válame dios!, hace ya cuatro años de eso). Así es que no voy a repetir todas las tontunas, sinsorgadas y lugares comunes que os conté entonces. Si sois lo suficiente masocas, podéis pinchar aquí y releerlas.

Bueno, pues este año, el sábado 28 de enero empezó el año del gallo y todos los chinos del mundo se pusieron a celebrarlo como locos. Y chinos, ya lo sabéis, hay muchos. Naturalmente, en Bruselas también, así que se lanzaron a las calles a hacer un vistoso cortejo que un servidor no podía perderse, no faltaría más que eso. Ruidos de tambores, risas, vistosos trajes y alegría. No faltaría más. Bueno, no es que estos niños se rían mucho, pero se les ve contentos:



con sus banderitas chinas y belgas, como debe ser, que para algo viven aquí y, entre nosotros, es una de las minorías más discretas de Bruselas. Aunque minorías hay muchas, a unas se las ve más que a otras. Por eso, es una cuasi sorpresa ver que hay un porrón de chinos más allá de los restaurantes de chop suey y cerdo agridulce.

En el cortejo, no podían faltar los dragones:


Su sonrisa es contagiosa, aunque tengan que concentrarse en lo de mover el abanico:



¿Cómo podían faltar un panda y un pandita en el cortejo?



Bellas danzarinas de soñadores ojos:


Y terribles mandarines de amenazadora mirada:


Y dominándolo todo, el gran dragón que al final acabó haciéndose la cola un lío. Lo veréis en el fabuloso vídeo que hice en colaboración con mi amigo Lopezia, no os impacientéis, gurriatos, que antes del vídeo todavía tengo que daros algo más de rollo.



Pues ya lo veis, es el año del gallo. No sé qué significa, pero es así. ¿Traerá suerte? ¿desgracias? ¿será mejor que el año pasado que nos trajo desastres tales como Mr. Trump o la muerte de Leonard Cohen y David Bowie? En cualquier caso, no es seguro que sea un año feliz para los gallos, como para este gallo de pelea tailandés. Claro, que la foto es de vuestro amado bloguero en 2009, y a saber en aquel año qué animalillo era el protagonista (vale, ya me he informado, era el año del buey, o sea, que de "animalillo, nada)


Vamos, que siendo año de bueyes, probablemente, el gallo tailandés no fue muy feliz. Como tampoco esta gallina, que está tranquilamente sentada en un restaurante de Moscú (calma, estaba disecada la pobre)




Sobre todo, si se pone a pensar en lo que le puede pasar, como a esta pobres congéneres en Tirana:




Pero bueno, ya vale de rollo, Sorokin. Y cuenta algo nuevo, como una receta, que todos tus lectores saben que eso de la cocina te mola bastante, aunque seas un zote. Lo suyo, sería que os escribiera ¡oh, amigotes! una receta de pollo estilo chino, pero ya os conté hace varios siglos la receta de un pollo a la tailandesa (y si queréis podéis pinchar aquí), así que voy a cambiar de continente, de ambiente, de rollo, de todo y os voy a contar cómo Sorokin se marca un pollo a la mostaza de Meaux.

Lo primero es juntar los ingredientes. Helos aquí:


Pollo, (ya me diréis, si no), una escaloña (échalotte), un diente de ajo, vino blanco (ahí se me fue la mano y le puse un Chablis de 2013 que es lo que tenía a mano, pero vale cualquier vino más guarrindongo), crema, y dos mostazas: de Dijon y de Meaux.

Empecé troceando el pollo con un cuchillo de Albacete (qué menos)


En una sartén, asusté (como decía mi madre) los pedazos de pollo con mantequilla mezclada con aceite de oliva:



Una vez el pollo completamente presa del pánico, lo saqué y reservé. En la misma sartén, poché la escaloña y el ajo bien picaditos:



Añadí el pollo (¡criatura del señor!), el vino blanco y lo dejé que se hiciera. Tras eso, la crema y dos cucharadas de mostaza: una de Dijon  y dos de Meaux. Los granitos pequeñitos que se ven, son los de la mostaza de Meaux, que asimismo se llama "mostaza a la antigua". (acordaos, oh descreídos, de la parábola del evangelio y el grano de mostaza. No tiene nada que ver, pero cuela). Dejé que la salsa se redujera:




Y, acto seguido, mis queridos comensales, procedí a la exterminación de tan suculento plato. Lo acompañé con un vino de Albacete. Sí señores, de Albacete. En concreto, de Fuentealbilla: Cambrius. Total, que empecé hablando del año nuevo chino y acabo con un pollo a la francesa, cortado con un cuchillo de Albacete y regado con vino de Fuentealbilla. Multiculturalismo puro.



Pero bueno, os había prometido que os iba a poner un vídeo sobre el cortejo del año del gallo en Bruselas y no voy a faltar a mi compromiso, o sea, que ahí va:





Venga, un besote y perdón por el rollo




16 commentaires:

  1. Debías de ir cambiándole el nombre a tu blog porque según veo tú de aburrirte poco ¿eh? y además guisas bien.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias, Tracy, por tu positiva apreciación, pero sí, sí, de vez en cuando me aburro. Y a veces, me salen mal los guisotes, que todo hay que decirlo. Solo cuento los que me salen bien.

      Supprimer
  2. ¿Siempre engulles prociones tan "recatadas"? Con eso como yo una semana ... y quedan sobras!
    No pierdo la esperanza de algún día poder probar uno de esos guisos, a ver si huelen y saben como aparentan.
    Hasta entonces, sigue practicando. A mi solo me queda ensalibar y segregar ponzoñosos ácidos gástricos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¿De verdad, Celtiberus, que avec un pequeño platillo como el del relato comes una semana? Pues estarás totalmente en línea, no telefónica, no, sino apolíneo, quiero decir.
      Y sí, seguiré practicando a ver si aprendo

      Supprimer
  3. Qué buena pinta tiene ese pollo! Me apunto la receta y a ver si me sale.
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari, ya me contarás si te sale.
      Besazos

      Supprimer
  4. No importa que te salgan mal los guisos lo importante es hacerlos. Eso sí, una vez que te salen bien guarda la receta.
    Gracias por el paseo virtual

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias, Norma2. Totalmente de acuerdo, lo importante es hacerlos y además, algunos salen bien y, desde luego, guardo la receta e incluso se la cuento a mis amigos del blog.

      Como siempre, es un placer recibir tus comentarios. Saludos

      Supprimer
  5. .Después de esa sobredosis de color... nada mejor que una buena copa de ese vino de Albacete... y el Chablis-Pollo, claro.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Es cierto. El vino de Albacete te puede poner de nuevo en onda con los colores manchego/castellanos, que tanto color chino a veces se atraganta.

      Supprimer
  6. De verdad, desde que estuve en China todo esto que montan en las ciudades me parece falsete, incluso cuando lo organizan ellos mismos. No sé... Serán cosas mías... Del horóscopo chino sólo puedo decir que, al igual que en el astrológico tengo cuernos y soy de tierra. La receta del pollo me la apunto, pero sin crema, como mucho un poquito de leche.

    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Eso, Dorothy, es una constante universal, más que la de la velocidad de la luz. Solo hay que darse una vuelta por la así llamada "feria española" en Bruselas. Más falsa que un euro de esparto y eso que son los emigrantes españoles quienes la organizan. La emigración falsea el recuerdo de la patria de origen, la recrea, la transforma. Así que no, no son cosas tuyas.
      ¿Cuernos y de tierra? ¿Sí? No hay caracoles en el horóscopo, o sea que puedes ser... ¿cabra?
      Es un buen signo, dicen los entendidos.

      Besotes

      Supprimer
  7. No sé si las noticies vienen a tu encuentro o tu vas al encuentro de las noticias. Me imagino que paseas por el centro de Bruselas o de donde sea y de pronto pasan los chinos celebrando su año nuevo y vas a otro sitio y zas! Te encuentras a unas brasileiras que celebran su carnaval etc. así es fácil hacer buenos reportajes. Gracias por la receta de pollo, precisamente tengo unos cuchillos de Albacete estupendos para trocear pollos. Gracias por el dato del vino de Fuentealbilla. Qué bien suena. Por cierto, las chinas son las mujeres a las que mejor sientan los colores rojos.
    Saludos cordiales, Sebastián

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja, Sebastián. La verdad, la verrdad, es que un alma caritativa me dió el soplo: ¡Qué van a salir los chinos, que van a salir los chinos! Y ahí que me fuí. Oye, y cómo me alegro que tengas unos cuchillos de Albacete listos para cortar pollos.
      Saludotes

      Supprimer
  8. Te cuento , con respecto a tu comentario de hoy, que me enteré estando en Dubai que el desayuno de la "gente común" es a base de leche de camella y dátiles.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Eso es lo que yo pensaba, Gracias Norma2

      Supprimer