vendredi 4 mars 2016

El quinteto de Aviñón de Lawrence Durrell




Si habéis leído, queridos amigos, mi entrada en este blog sobre el Cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell (y si no la habéis leído ya podeis ir pinchando aquí, de nada), comprenderéis que me lanzara con armas y enseres, lleno de  espíritu reverencial a leer el Quinteto de Aviñón. Me compré un ejemplar en Waterstones'  de Bruselas y me puse a la labor. La primera cosa que me chocó es que la editorial pusiera en la cubierta una foto de Venecia, en vez de Aviñón, porque a un servidor no se la dan, que, miren sus mercedes, conozco bastante bien la ciudad de los Papas. No solo porque tenía que ir con frecuencia por asuntos de trabajo, sino porque además, estaba en mi camino automovilístico desde Luxemburgo (vuestro seguro servidor habitó ¡válame San Genaro! varios años en tan alegre ciudad) hasta Alicante, donde iba con frecuencia (cosas de familia).

Naturalmente, el palacio de los Papas es lo más céntrico. La verdad es que, más que "palacio" es un castillo. Como se ve, los Papas eran bastante agresivos. Vamos, como todos sabéis, había uno en Roma y otro en Aviñón. 




Pero, además, en verano, un servidor de todos vosotros, aprovechaba par ver algunos de los espectáculos del festival de teatro. Todavía me queda esta camiseta como recuerdo:



El festival, está asociado al nombre de su fundador, Jean Vilar:



Yo también deambulaba por sus calles, interesantes y misteriosas:




Pero bueno, hablemos del libro de Durrell. La verdad es que, como no tenían los tomos del quinteto sueltos en Waterstones', me compré el tocho-compendio que pesa varias arrobas. Yo no sé qué ganas tienen las editoriales de publicar ladrillos así. Debe ser para que nos pasemos todos a leer en esa cosa que es una pantallita. Total, que tenía que ponerlo en un atril, lo que me molestaba para leer como a mí me gusta, en el sofá y oyendo con sordina "Kind of Blue" de Miles Davis, por ejemplo:




Así es que, tras terminar el primer libro, "Monsieur", pedí el resto a Amazon. Me costó la repera. Algunos tuvieron que enviarlos desde  los USA, pero bueno. Ya los tengo y ya los he leído.



(Notarán, mis amigos, que yo aparezco arriba a la derecha de la foto)

Lawrence Durrell escribió el quinteto a lo largo de once años.  "Monsieur" fue publicado en 1974 y "Quinx" en 1985. Y se nota. "Monsieur, o el príncipe de las tinieblas" es una novela autosuficiente en sí misma, pero Durrell decidió, a mi parecer más tarde, darle una continuación.  En ella, aparecen todos los temas de fondo del quinteto: Las creencias de los Gnósticos, el destino, ascenso y caída de los Templarios, las relaciones humanas entre un trío de amigos, Aviñón... Fascinante el capítulo que llama "Macabru", nombre de un oasis egipcio, donde Akkad, un gnóstico que recuerda a los personajes del cuarteto de Alejandría, lleva a los protagonistas. Un absoluto desmadre de drogas y mística donde todo el mundo termina comiendo carne de momia.

En el segundo, "Livia", es donde Durrell plantea otra artimaña literaria. No se trata de la misma historia contada de manera diferente, como en el cuarteto. Es como un caleidoscopio. El autor del primer libro ha creado un ser de ficción,  que se presenta a sí mismo como el autor, pero en el relato, aparece otro, como ser imaginario, que a su vez, piensa que él es el autor.  El lector acaba un poco hecho un lío, pero, en fin, acabas desenmarañando un poco la madeja. Todo eso, con un lenguaje francamente complicado a veces. Yo lo he leído en inglés, pero compadezco de verdad al que tenga que traducirlo. Durrell crea palabras, usa un lenguaje muy oscuro a veces. Pero vaya, acabas simpatizando con el grupo de amigos (y de enemigos). La más notoria es Livia, que acaba por emigrar a la Alemania nazi y hacerse miembro del partido.

Tiene detalle humorísticos, como cuando Sutcliffe en su juventud, que era profesor de francés en un colegio de monjas de Bournemouth, liga con una novicia que le da cita en su cuarto por la noche y el hombre, en la oscuridad se equivoca y se mete en el cuarto de la Madre Superiora.

Los recorridos del consul Felix Catto por Aviñón, de noche, y la fiesta que organiza el príncipe egipcio (siempre hay egipcios en las novelas de Durrell) en el "Pont du Gard" son tambien muy fáciles de disfrutar:



Pont du Gard

"Constance"  junto con "Monsieur", son para mí los dos mejores libros del quinteto. Ya ha estallado la guerra. La pintura que hace Durrell del Aviñón durante la ocupación alemana, es estremecedora. La vida cotidiana de los habitantes para sobrellevarlo, las bandas paramilitares de los fascistas franceses (peores, casi, que los ocupantes), las mujeres que se tiene que vender a los alemanes para sobrevivir, las injusticias cometidas después por los que liberan la ciudad. Te queda un sabor de boca amargo, pero merece la pena leerlo.

En Cambio, La cuarta entrega, "Sebastian", me parece bastante peñazo. Sucede en Ginebra y abunda en montones de historias de sicoanálisis, de siquiatría, que están más bien sobrepasadas. La protagonista, Constance, ha conocido a Freud y trabaja con otro doctor. Cierto que tiene algún episodio interesante, como el del maniaco asesino que se disfraza de monja para huir de la clínica.

Por último, "Quinx" es el final de la serie, dejándonos a todos con la boca abierta. ¿Han encontrado el tesoro de los templarios, sí o no?. Lo mejor es la fiesta de los nómadas gitanos en su reunión anual en Saintes Marie la Mer, en Camargue. Si no conocéis la Camargue, podéis ir a dar una vuelta. Yo estuve en Otoño, en las extensiones pantanosas que rodean la zona, donde los caballos pastan. Muy mágico. No sé cómo será durante la peregrinación anual de los gitanos, pero tal como lo cuenta Durrell puede ser algo digno de ver. Claro, que entonces, todavía iban muchos en carromatos. Hoy día, van en roulottes.



Caballos en La Camargue


En resumen el quinteto es una lectura que, si tenéis tiempo y ganas, os recomiendo.

Para acabar, naturalmente, y ya que estamos en Aviñón, en pleno valle del Ródano, os voy a recomendar dos vinos: Un Châteauneuf-du- Pape y un Lirac. Como veis en el mapa de Google,ambos están muy cerquita de Aviñón:





La verdad es que soy un tramposo, porque el Châteauneuf, que es una maravilla, no lo váis a encontrar: la cosecha del 2008 está agotada, pero lo hago para poneros ¡Oh amiguetes! los dientes largos. Clos de l'Oratoire des Papes. 



Pero, en fin, para consolaros, podéis probar este Lirac de 2011. "Le Moulin des Chênes". La cepa de base es una garnacha y no es tan caro como el Châteauneuf, que en los últimos años ha aumentado de precio que te mueres. Ya no beben Burdeos ni los meros flamencos (que eran sus grandes valedores):




Vale, pues ya os dejo con el buen sabor de boca de una Garnacha del Ródano. Por cierto, ¿sabíais que la garnacha es esencialmente catalana y que luego se ha extendido por el mundo? Pues ya ves.

Venga, besazos


16 commentaires:

  1. Despues de publicar el cuarteto,EDHASA emprendio el lanzamiento del quinteto,Monsieur en 2009,Livia en 2011 y Constance en 2013,luego el vacio;aceptando tu criterio me complace saber que ya he leido lo mollar.Un abrazo. VILOHID

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Vilohid. Sí, realmente, ya has leído el cogollo del quinteto, pero es extraño que Edhasa no haya publicado todavía los dos últimos. Tal vez sean problemas para encontrar una traducción aceptable, sobre todo cuando el autor ya está muerto desde hace años y no puedes consultar con él algunos palabros, giros, expresiones, que no aparecen en ningún diccionario.
      Un abrazo

      Supprimer
  2. Ce commentaire a été supprimé par l'auteur.

    RépondreSupprimer
  3. Hace muchos años por el barrio de VENTAS ,en una taberna de la que no recuerdo el nombre,descubri que todas las mesas estaban perfectamente conformadas con lapidas procedentes de las amortizaciones sepulcrales si bien las inscripciones se situaban en el reversdo de modo que se advertia al tacto,asi que el susto no era tanto.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja. Qué ahorrativos los del bar. ¿Seguirá existiendo? porque Ventas es mi barrio en Madrid, así que no me importaría ir cuando vaya por allí.

      Supprimer
  4. Soy una gran ignorante de vinos... Ahora me entero de que existe la garnacha... Vinos aparte, pues pinta muy bien estos libros, pero en mi caso tendría que leerlos in Spanish, que mi English no está para muchos trotes. Aunque ahora que acabo de reordenar mi estantería y ver todos los pendientes que aún tengo en ella... Tardarán en caer.
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari. En realidad, el tema vinos es tan simple como "te gusta o no te gusta". La garnacha es como muy propicia a gustar, lo que pasa es que en España, salvo en Cataluña y Aragón se usa poco.
      De Lawrence Durrell, si no has leído nada, te aconsejaría que empezaras por el cuarteto de Alejandría. Además la traducción de Aurora Bernárdez de los dos primeros libros es muy buena.
      Pero de verdad, vale la pena. Lawrence Durrell de uno de los mejores escritores del Siglo XX.

      Besotes

      Supprimer
    2. Bueno, que no lo he dicho antes, la garnacha es una variedad de uva. :)

      Supprimer
  5. Querido Sorokin, nos ilustras sobradamente en literatura y en vinos, yo como Margari, soy una gran ignorante de vinos, por eso últimamente estoy dale que te pego con las catas por aquí, por la escuela, a ver si se me va quedando algo. Esta vez seguro que te encantaría la cata, porque vamos a "catar" unos vinos únicos a decir de la enóloga que imparte: microviñedos, cultivos biodinámicos y variedades ancestrales, según Diana, vinos espectaculares y experiencia única de probarlos.
    A mi, así entre nosotros, me vale eso de "me gusta" "no me gusta" creo que es la mejor simplificación con la que me identifico en cuestión de vinos. Otra cosa es la cerveza, pues confieso: soy cervecera.
    Y sobre el libro, uf, uf, me ha dado como pereza lo del tocho grande, la verdad. Ya fuera de bromas, ya me gustaría a mi poder leerlos todos, pero no sé que pasa que de un tiempo a esta parte, cuando es mi hora de leer, justo antes de dormir, estoy fundida y no doy ya para mucho. Y luego están las pelis, que con estos sistemas nuevos del satélite, es que tenemos una oferta de tropecientas pelis, incluidas de autor y a poco que vea un par de ellas, se me hace la madrugada. Por cierto, si no la has visto, tienes que ver una llamada "Nightcrawler"de Gilroy. Placer por el buen cine en estado puro. Hacía mucho tiempo que no tenía una tan grata sesión.
    Bueno, siempre da gusto venir por aquí.
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Viena, qué gusto verte por aquí otra vez. Tus cursos de cata tiene que ser de lo más instructivo y entretenido. Para qué te voy a decir cómo me gustaría ir. Lo de "me gusta-no me gusta", desde luego es la base de todo lo relacionado con el sentido del -valga la repetición- gusto, aunque, por supuesto, el gusto se educa, como todo. Si no, pasaríamos la vida comiendo papillas dulces, que es lo que nos gusta a todos cuando somos bebés. Mira, por ejemplo, cuando yo llegué a México probé el cilantro por primera vez y fué un shock negativo, ahora si puedo, le meto cilantro a todo.
      Ya sé que el Durrell que te gusta es más bien su hermano Gerald y sus bichos, pero Lawrence es un escritor de más talla, aunque, desde luego, el quinteto de Aviñón no tiene la altura del cuarteto de Alejandría.
      Voy a buscar la peli que dices. Confío mucho en tu criterio, seguro que me gusta.

      También a mí me da gusto que vengas por aquí.

      Un beso

      Supprimer
  6. Fui a Avignon hace dos años, y quedé encantada. Durrel, lo amo, pero no he leído su Quinteto de Aviñón. Me dejas con ganas porque acabo de terminar una novela fabulosa que fue escrita en plena ocupación francesa, así que lo que cuentas puede completar ese retrato de una época infame. Por otro lado, yo creo que el encantamiento que tuvo el psicoanálisis en los artistas de toda índole hizo mucho mal a sus obras, incluso vi una peli de Bergman que se regodeaba en el discurso psicoanalítico y puedo decir que es la única de él que apenas me ha gustado lo justo...
    en fin, muchas gracias por por vuestros sapientísimos consejos, vino incluido.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. No me extraña que te gustara Aviñón, Claudia, es una ciudad muy gustable aunque en verano está a rebosar de turistas, con todas las terrazas y calles llenas.
      Si no quieres tragarte todo el quinteto, como dije , "Monsieur" y "Constance" son los dos libros fundamentales. Además, cada uno de ellos pueden ser leídos sin necesidad de leer los otros tres libros.
      Hablando de Bergman, ¿Viste la de Woody Allen "la última noche de Boris Grushenko"?
      Saluditos

      Supprimer
  7. Hola Sorokin!
    Debo confesarte que el libro no lo conozco y no creo que los lea.
    Cuando empecé a leer la entrada las fotos de los lugares captaron mi atención y me conquistaste con las fotos de los vinos!
    Amo el vino tinto hace un poco mas de un año que me dedico a degustar cuanto vino nuevo se me cruza en el camino, como seguramente sabrás en Argentina somos muy famosos por nuestra calidad.
    Me encantó saber sobre los vinos que fotografiaste.
    Gran entrada!
    Saludos!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola 7 días, un libro

      Pues, ai no quieres leer los libros del quinteto, yo lo que te recomendaría es que, de Durrell, al menos leas el primer libro del cuarteto de Alejandría, "Justine". Estoy seguro que te gustará. Además, la traducción española de Aurora Bernárdez (la primera mujer de Cortázar) es muy buena. Seguro que luego sigues con el resto.

      Ya, ya conozco los vinos de Mendoza. En mis viajes a Buenos Aires bebía el Malbec de Norton o el de Angélica Zapata. Aquí, en Bruselas hay el Malbec de Viñalba a buen precio. Pero yo siempre digo que los vinos hay que consumirlos "sur place": están mucho mejor. Será que, como se dice en España el vino "se marea" al viajar.

      Gracias por tu visita y tu comentario. Saludos

      Supprimer
  8. Pues al hermano (es hermano, ¿verdad?) de mi adorado Gerald, al que estoy leyendo en estos momentos, no lo he leído nunca, y mira que me lo han recomendado... Por lo que cuentas, me lo reservaré para vacaciones, ese tiempo en el que te apetecen tochos que bajarte a la piscina para alternar su lectura con chapuzones y siestecillas. Pues debe ser que todo el Burdeos nos lo endosan a los turistas que visitamos la zona. Vaya, que cuando fui me traje un par (payés) de botellas.

    Besines

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Sí, es el hermano de Gerry, quien lo pinta con tintes bastante sarcásticos en "Mi familia y otros animales" que, por supuesto has leído o estás leyendo. Un libro divertido y alegre que se lee a carcajada limpia.
      Lawrrence (Larry lo llama Gerald en su libro) es, sin duda, un escritor de mucha más altura y profundidad. Pero en fin, si no has leído nada suyo, te diría que empezaras por el cuarteto de Alejandría. Y luego, ya te vas engolfando poco a poco.
      Bien, y te diré la verdad: yo es que soy un exagerado, porque hay Burdeos y Burdeos; por ejemplo, un Margaux (eso sí, lo pagas). Lo que pasa es que mis papilas gustosas o gustativas están en este momento muy por las garnachas. A saber el mes que viene.

      Besazos

      Supprimer