jeudi 17 décembre 2015

Bruselas: El mercado de la Plaza Meudon y un cementerio convertido en parque infantil



UNA "SQUARE" DE FORMA ELÍPTICA - UN MERCADO DE MIÉRCOLES - PISANDO TUMBAS EN UN PARQUE INFANTIL - UNA RECETA DE BOLETUS PARA CHUPARSE LOS DEDITOS Y UN CONSEJO FINAL


Pues bien, queridos amigos, visto que se aproximan fechas donde la gente se dedica a comer (los que pueden, válame San Tadeo, los que pueden) y a beber (incluso algunos que no pueden, y perdón por la forma de señalar), vuestro seguro bloguero servidor, ha decidido traer a colación y presentaros uno de los mercados más selectos y menos concurridos de Bruselas. No tiene nada que ver con esos mercados ultramodernos que se han puesto de moda en España, como el de San Miguel en Madrid, el del Borne en Barcelona, etc. No. Este es un mercado de los de toda la vida, de los que se celebran una vez a la semana, vienen unas gentes con sus carromatos y se dedican a vender productos que, normalmente, no se encuentran en los supermercados de tronío.

El mercado de la Plaza Meudon, se celebra en una plaza que, llámase, en contradicción con todas las leyes geométricas "Square Meudon". Como se ve en la foto de Google, la Square no tiene nada de cuadrado, como su nombre debería indicar, sino que es más bien redondita:




Pero en fin, hilillos de cabellos al océano. Puede haber varias explicaciones para ello, como que el alcalde de turno no tenía ni remota idea de inglés cuando le puso el nombre o que, tal vez en algunos momentos del pasado era cuadrada y algún urbanista desalmado la hizo elíptica.

El caso es que los miércoles por la tarde, los feriantes (por llamarlos de alguna forma) vienen con sus remolques y se ponen a vender cosas (si no, no sé por qué rayos iban a tomarse el trabajo de venir)

Mi primera parada siempre es el camión de la granja "des deux bonniers", donde un servidor compra leche de la de verdad, porque no soporto la leche uperisada etc. A mí me gusta la leche de vaca. Como veis en la foto, aquí el amigo vende otros productos lácteos muy recomendables. Si arrastráis vuestros piececillos por la ciudad de Bruselas, no os perdáis una visita al camión des deux bonnierts:




Mi segunda visita obligada es a una señora que vende mermeladas de fabricación casera. Además de que sus mermeladas son excelentes, la señora es muy simpática




Como ya conoce mis gustos, me guarda siempre un bote de mermelada de jengibre, que es que la borda. Como debe ser, fuerte y picante.



En el camión de París-Gourmet, que sale en la foto de portada, el dueño que, lógicamente es francés, tiene buen jamón. Yo le compro jamón cocido cortado a mano, pero tiene también jamón extremeño de pata negra y otras delicias francesas, polacas y españolas.



Podéis todavía ir a visitar los otros camiones, como uno que vende pollos asados, pero que yo no practico.

Lo que os recomiendo, ¡Oh amigos! es que si ya os habéis hartado del mercado, sigáis por la calle Georges Henri. Venga, mirad el plano que os he puesto arriba, que uno no va a estar aquí poniendo planos a cada paso. La calle que digo, está a la izquierda del parque Georges Henri, del que os hablaré luego, no se me impacientéis, colegas. Pues como decía (que siempre me estáis interrumpiendo) vais por esa calle hasta una plaza de nombre casi más imposible que el de Mangosutu Butelesi. A ver si los escribo bien, que solo tengo que copiar la foto: Plaza Verheylewegen (Bravo, lo hice). Allí, hay una tienda fina de vinos. Si queréis podéis comprar un Côtes du Rhône de Olivier Laffont que, no es barato (10 euros), pero se deja beber:




Vista parcial del Olivier Laffont, descansando al lado de mi Quijote, edición de 1684:


En la misma plaza inmombrable está la frutería de Galip, la mejor de mi barrio y, sin duda una de las mejores de Bruselas:



Observen, amigos, observen lo que exhibe:






Pero, os había prometido hablar del cementerio, o, mejor dicho, ex-cementerio. Como habéis visto en el mapa, está al lado de la "square" Meudon. Hoy día, es un parque, el Parque Georges Henri, pero antes fué un cementerio. Esas losas que veis cubriendo los caminos:






Son losas de tumbas. Ahí siguen. Aunque a la mayoría se le han desgastado las inscripciones con los años, en otras, unas pocas, todavía se ve el uso que tuvieron:



Esta es la más evidente que he encontrado. La losa está rota, pero se lee perfectamente:




Aunque con mucha más dificultad para leerla, hay otra como ésta.



Aguzando los ojuelos, se puede leer que pertenece a Joaquín Carrillo de Albornoz y del Rosal, quien murió en Bruselas a los 17 años. He intentado seguir la traza de esa persona, ciertamente de rancio abolengo español, pero no he podido localizarla. Si lo encontráis, por favor, decídmelo.

Es de suponer que los huesos no estarán todavía dentro de las tumbas, pero bueno, quién sabe.

Y para borrar el mal sabor y el olor a muerte, ahí va una recetilla para marcarse unos boletus a la crema. Los boletus son de Galip, la crema es mía, qué diablos.





Los boletus, como todos sabéis, amiguetes, no se deben lavar, hay que cepillarlos y fotarlos con un paño. Eso sí, lo que se puede hacer es cortarlos a vuestro antojo, oye, que para eso los habéis pagado (y bien pagado, que no andan baratos)




En una sartén ("un" sartén, dirían mis amigos mexicanos) pochar una cebolla cortada en brunoise (tomen nota, qué lenguaje más de experto) en mantequilla. Ya sé, ya sé, soy un traidor, pero es una receta francesa.Una vez pochada, añadir un ajito machacado, perejil y un poquito de caldo de carne. Revolver y añadir los boletus:






Cocer durante unos quince minutos a fuego suave y añadir la crema:




¿Qué tal, amigotes? ¿os ha calmado el ánimo tras lo de los muertos del parque Georges Henri?


Y bien, para terminar, un consejo importante que he recibido por Internet:






Besotes a todos

16 commentaires:

  1. Ese boletus tiene una pinta... Voy a tener que probar. Y no soy de visitar cementerios, pero tengo una amiga que ciudad a la que va, cementerio que visita. Tomo nota de éste, por si algún día va por esos lares. Yo prefiero el mercado...
    Besotes!!! Y felices fiestas!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari, buenos días.
      La verdad es que hay cementerios que merecen la pena una visita, como el Père Lachaise en París o el de la Recoleta en Buenos Aires, pero lo curioso de este, es que los niños están jugando sobre las tumbas, pero en fin, ya digo, supongo que los huesos ya no estarán ahí. Pero bueno, sí, el mercado es algo como más... vivo (nunca mejor dicho)
      Besos y felices fiestas a tí también.

      Supprimer
  2. Vaya, si moré se te ha dado bien la variedad en tus post pero este es ecléctico 100%. Me ha encantado. Adoro este tipo de mercados, soy una fan total. En Francia está costumbre es extendida y la disfruto mucho. Qué curioso lo de las baldosas-lápidas, me pregunto Por el orígen de este parque...
    En mi tierra natal sartén también es masculino... Y gracias por la receta, la verdad soy "nule" cocinando boletus, nunca los he hecho y me encantan, así que ya no tengo excusa, la receta se ve buenísima y sencilla.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias, Claudia, por llamarme ecléctico. Otros me llamarían "disperso", como mis profes cuando era pequeño. Es cierto que en Francia tambien es habitual que haya mercados ciertos días de la semana. No estoy muy seguro si existe la misma costumbre en Alemania, aparte los superfamosos mercados de Navidad, pero en Holanda sí que hay mercados semanales.
      Lo del cementerio es verdaderamente extraño. Si no están los huesos ¿Quién decidió quitarlos y convertirlo en un parque y por qué? Seguiré investigando.
      Ya veo que lo de que la sartén sea masculina es más general de lo que yo pensaba.
      Saluditos. Nos vemos en Córdoba

      Supprimer
  3. En algunos lugares de Andalucia,tambien es masculina la sarten.Un lugar especial,no cementerio,es la tumba de Virgilio(en Napoles) un abrazo

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola VILOHID, bienvenido por aquí. No sabía que en Andalucía tambien era masculina la sartén, pero no me extraña, de hecho, el habla andaluza es la que conformó mucho del habla de América latina.
      No conozco la tumba de Virgilio, pero en Nápoles, lo que me fascinó fueron los cadáveres (vamos los moldes de los cadáveres) de Pompeya.
      Un abrazo

      Supprimer
  4. Yo también tengo amigos practicantes del turismo de cementerios. Es más, es donde hacen más fotos... Cuidado con eso de edificar sobre un antiguo cementerio, acordáos de lo mal que acabó la cosa en "Poltergeist". Yo me quedo con la receta de boletus que me imagino que acompañados con algo de arroz o de pasta ya tienes listo un plato único buenísimo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues sí, la verdad es que los cementerios son muy fotogénicos y dan un ambiente muy nostálgico a las fotos, sobre todo en Otoño. Pero son tristes, suenan un poco a muerto. Y sí, sí, yo no paso por la noche por el parque Georges Henri, que uno nunca sabe, como quedó fehacientemente demostrado en "Poltergeist". También creo recordar que Robert Redford se mete por un cementerio indio en "Jeremy Johnson" y no le fue muy bien. Así que, ojito, ojito.
      Sí, lo de añadir un pco de pasta a los boletus puede no estar mal.

      Supprimer
  5. ¡Gracias por el recorrido y la excelente comida! Se disfrutó :) Aprovecho de desearle unas felices fiestas a usted, los suyos y a quienes le acompañamos en este viaje.

    ¡Abrazos desde Perú!

    Angela

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias, Angela. Enacantado con tu visita y tu comentario, como siempre. Felices fiestas a tí tambien y a tu familia.

      Abrazos a Perú desde Bélgica

      Supprimer
  6. ¡Hola!! Creo que ya te conté que estuve en Bruselas hace un tiempo, pero ya sabes, cuando vas a hacer turismo y con poco tiempo, sólo visitas los lugares más típicos de la ciudad, no te da para tantas y tantas curiosidades...
    Por supuesto no conozco ninguno de los sitios que nos descubres, aunque igual pateando y pateando puede que pasara por esa plaza elíptica.
    Me encanta perderme en los mercadillos con típicos puestos artesanales como el de la Plaza Meudon.
    Respecgto a la receta Boletiana, ufff que buena pinta
    Besazos

    RépondreSupprimer
  7. Soy muy de visitar mercados y cementerios cuando voy de viaje. Creo que son los dos lugares en los que más se palpa el carácter de un lugar. Y me gustan los mercados de verdad, en los que compra la gente, no ésos en los que sólo se pretende cazar turistas. Me ha encantado tu Quijote, y los productos lácteos y los boletus hasta que ha llegado la nata. No la soporto en la cocina salada, manías que tiene una.

    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja, Dorothy, sabía que no se te iba a escapar mi edición del Quijote. Es mi mejor libro, sin duda y por eso lo tengo aparte, no mezclado con toda la reata de libros desordenados que tengo por toda la casa. No he podido resistirme a sacarlo, sin que realmente venga a cuento.
      Lo de la nata, pues eso, que es una receta francesa. No es que yo sea muy de cremas, pero en este caso resultaba bien. En fin, también puedes al final, batir unos huevos en vez de la nata y hacer una tortilla.
      Besazos

      Supprimer
  8. Hola Marian
    Si te pateaste Bruselas, puede que hayas pasado por la plaza Meudon, aunque realmente no hay nada turístico en ese barrio, pero, en fin, a mí me gusta porque es el mío. Me alegro que te haya gustado la receta de los boletus, aunque, claro, no es mía. La tomé de un sitio francés. Por eso lleva mantequilla y no aceitico de oliva. En fin, estaban buenísimos.
    Besazos

    RépondreSupprimer
  9. Ayer consegui unas botellas de ALAYA TIERRA,considerado el mejor vino de España y el segundo del mundo ,es de Almansa como D.Fulano de Tal y Tal(te acuerdas),te emplazo ahomenajearlo.
    Hoy se fue nuestro viejo amigo J.M.Perez Soto,una baja muy sensible.
    Abrazos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Vicente. Te he reconocido. Me he enterado de lo de Jose Manuel. He hablado con Maribel, su mujer. La verdad, es muy triste.

      Supprimer