vendredi 20 février 2015

"El peso de los secretos" de Aki Shimazaki




En esta lluviosa tarde de invierno bruselense, he pensado que os debía contar ¡Oh amigotes del alma! que he descubierto una escritora que me ha fascinado, embelesado, embrujado (y embarullado un poco, ya os contaré después) : Aki Shimazaki, una escritora japonesa (como su nombre indica, claro, si se llamara Dolores López, habría que pensarse si era japonesa o no) que vive en Canadá. Aunque nació en Japón, emigró al Canadá francófono en 1991. Escribe en francés. No sé si hay traducción al castellano de sus obras. Yo, al menos, no la conozco, pero ahí os dejo el tema, ya que todos mis lectores sois doctos, educados y literatos (no faltaría más), por si alguien quiere traducirla. Es facilito, su francés es sencillo, simple y directo. 


Aki Shimazaki

La obra de la que os voy a contar sus estresijos es una pentalogía (o sea, no me seais tarugos : que son cinco libros) que se llama "El peso de los secretos", bueno, en realidad se llama "le poids des secrets", pero para empezar he traducido el título. No está mal para una tarde de viernes ¿Eh? Pues venga, no critiquéis.



Cinco libros cortitos, de unas cien páginas cada uno, con capítulos también muy cortos, pero todos ellos con una gran carga de profundidad tras esa apariencia de sencillez, que puede hacer que os peguéis al libro como lapas a una roca sin poder soltarlo. La obra, sigue la estructura del "Cuarteto de Alejandría" de Lawrence Durrell, del que ya os hablé aquí (pinchad si os apetece). La historia es la misma, pero contada por cinco protagonistas diferentes, de tres generaciones diferentes, padres, hijos, abuelos. No hay orden en el relato, es un laberinto que tiene que reconstruir el lector.

En el libro primero, "Tsubaki" (Camelia), en la página veinte ya te han pegado un buen sobresalto. La abuela, que sobrevivió a la bomba atómica de Nagasaki, cuenta cómo fué el evento, y hace unas interesantes reflexiones. A la pregunta del nieto "abuela ¿por qué los americanos solo tiraron dos bombas?", ella contesta: "porque no tenían más". Cuando el nieto insiste sobre la crueldad de los americanos, la abuela, intentando ser ecuánime, habla de las exacciones que había cometido el ejército imperial en sus colonias asiáticas. Oye, leedlo, vale la pena.

La familia se había trasladado a Nagasaki para huir de los bombardeos de los B-29. Como se ve en el mapa, Nagasaki cae bastante a trasmano de Tokyo, pero el destino es así:




En el libro tres, "Tsubame" (Golondrina), Aki cuenta otro suceso estremecedor. En 1923 hubo un terremoto terrible, con miles de muertos. Sin que explique el porqué, los japoneses decidieron que los emigrantes coreanos (Corea era una colonia del Japón) habían estado robando y pillando en las casas destruidas y se desató una terrible caza de coreanos, con miles de coreanos linchados y muertos. Son cosas sobre las que la historia que conocemos ha pasado un poco de puntillas.

Pero no os voy a contar más, qué rayos. Os léeis el "quinteto" de la Shimazaki, si sois capaces de leer el francés facilito de Aki.

La verdad, con todos esos protagonistas y todos esos nombres que se parecen tanto entre sí, yo me tuve que hacer un esquema para no liarme mucho. Ya sé, es una guarrindongada, pero a lo mejor os ayuda a saber quién es quien:


Y ahora, amiguetes, no os vais a librar de la batallita sorokinesca que aplica en este caso. Un servidor, no conoce Nagasaki, pero estuvo en Kamakura (que es donde vive la tercera generación de los protagonistas del libro) durante uno de mis viajes a Tokyo (digo uno, porque fueron dos, oiga). La atracción principal es el Buda gigante (Daïbutsu, le llaman en los libros de Aki). Naturalmente, sin que yo sepa porqué, siempre hay un turista metiéndose enmedio de mis fotos:


Kamakura, es una ciudad pequeña, costera y agradable. Cuando uno se pasea por su calle principal, podría pensar que Japón no es ese monstruo ultramoderno que pretenden hacernos creer:



Eso sí, nadie sabe cómo pueden hacer imposible que solo se use el servicio (¿dispositivos electrónicos, redes de pesca?):



Ya estuvo suave, Voy a cortar aquí, no sin antes daros un toque gastronómico, por supuesto. Como sabéis, en los restaurantes japoneses se ponen bellas maquetas de los platos que uno puede disfrutar en su interior. Así es que, solo tienes que salir y señalar lo que quieres. Y ahora va la pregunta: ¿sois capaces de ver entre todos esos platillos uno que no tenga un aspecto japonés? Venga, vamos con ello, acepto apuestas:



Y nada más sino un besazo, colegas

26 commentaires:

  1. ¡La paella! Y o yo veo poco ya a estas horas, que los ojos se me están cerrando, pero el que está al lado parece una tortilla...
    Y a la autora me la descubres y me dejas con ganas de leerla. Tendré que investigar para saber si sus libros están en castellano, que mi francés es nulo.
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¡Acertaste!, yes lady, el plato que está en alto a la derecha es una paella o, por lo menos, lo parece. De la tortilla ya me caben más dudas. Yo creo que era una especie de pizza, no me acuerdo bien.
      Sí, es una pena que Aki Shimazaki no esté traducida, pero supongo que no van a tardar en hacerlo, digo yo. Cierto que todavía no tiene una gran reputación internacional, ni siquiera en francés, visto que escribe en Montreal y no en París (ya sabes como son los franceses), pero es muy buena.
      Besazos

      Supprimer
  2. GRACIAS a tu visita, he podido conocer tu blog, que de aburrido solo tiene el título.
    He estado viendo y leyendo, tu entrada de donde y como comer mejillones en Bruselas, un poco tarde... los comí en tres sitios, ninguno en los que recomiendas... pero me gustaron , en Chez Léon, me gustó el sitio, porque el servicio fué un poco lento.
    Ahora tengo puesta mi visita a Gante, y me queda Amberes... jijii, ahí si pasamos frio...

    Besitosss.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ah! en cuanto al quinteto de libros, me han parecido interesantes, lastima que mi francés solo me sirviera para que medio me entendieran en Bruselas... menos mal que habia muchos esañoles por allí , que parecia que estabamos en España...

      Supprimer
    2. Hola Golosegus. Bienvenida al mundo de los aburridos. Gracias por la visita y los comentarios. La verdad es que en esta época del año, los mejillones en Bruselas suelen ser buenos en casi todos los sitios porque están en plena temporada. Chez Léon, el problema es que se ha convertido en una industria y, claro, el servicio es forzosamente lento. Yo "dejé la foto" (porque en persona no me iban a volver a ver) hace años, pero a lo mejor tengo que volver. Hay que actualizarse.
      Lo de los españoles en Bruselas ya es tradicional: Está lleno. No solo de los que vivimos aquí, sino de todos los que vienen de visita turística. Además, quien más quien menos chapurrea algo nuestra lengua. Para muchas familias de clase media, la costa española es su segunda residencia. En fin, el resultado es que uno en Bruselas se siente como en casa.
      Sobre el quinteto, te diré que es un francés para principiantes (no en vano es la segunda o tercera lengua de la Shimazaki). Venga, anímate.

      Besotes

      Supprimer
    3. Por supuesto, se me ha ido el dedito de forma involuntaria. Quería poner "Golonsegus", y no "Golosegus". Sorry

      Supprimer
  3. Gracias por el dato, me anima que sea corto, como ya bien sabes sigo con mi aprendizaje del francés y leo bastante bien. Queda apuntado.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues, Claudia, te encantará el quinteto. El único problema es que hay que hacerse un esquema con los nombres de las tres generaciones, porque es que se parecen todos

      Supprimer
  4. Ao passar pela net encontrei seu blog, estive a ver e ler alguma postagens
    é um bom blog, daqueles que gostamos de visitar, e ficar mais um pouco.
    Tenho um blog, Peregrino E servo, se desejar fazer uma visita.
    Ficarei radiante se desejar fazer parte dos meus amigos virtuais, saiba que sempre retribuo seguido
    também o seu blog. Minhas saudações.
    António Batalha.
    http://peregrinoeservoantoniobatalha.blogspot.pt/
    Peregrino E Servo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muito obrigado, por su visita y su comentario, Antonio Jesus Batalha. Lamentablemente, mi nivel de portugués es bastante rudimentario. Suficiente para comprender lo que veo escrito en su lengua, pero nulo a la hora de escribir o de comprender el portugués hablado. De todas formas, voy a visitar su blog.
      Saludos

      Supprimer
  5. Voy a aprovechar esta ocasión, tan buena como cualquier otra para comentar... ¡que yo he estado en Japón! Y añadiré dos cosas: que quiero volver, pero no en verano. Si vais a ir, hacedme caso, verano no, verano caca, hace un calor húmedo insoportable.
    La recomendación literaria la voy a ignorar porque mi francés se reduce a: quel heure est il? (seguro que lo he escrito mal) y je suis, tu es, il est, nous sommes... croissant y poco más.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Bueno, yo estuve una vez en Febrero y otra al final de Mayo. En Mayo todo iba bien, la temperatura era agradable, hacía solete y tal, hasta que ¡zas!, de un golpe se nos echó encima el monzón. Caía más agua que en las cataratas del Niágara. En fin, es lo que pasa, que la naturaleza de vez en cuando se cachondea de los pobres visitantes, porque, claro, los nativos ya se lo saben y están preparados y a tí te pillan silbando melodías.
      Muy bien, lo de "quelle heure est il", muy bien. Ya puedes leer a la Aki

      Supprimer
  6. Pues sí me gustaría leerlos, la verdad, aunque de tiempo voy fatal para la lectura últimamente, y cuando caigo en la cama, abro un libro y no duro ni dos minutos. A medida que te leía me recordaba al Club de la buena estrella, que supongo que está a distancia, no lo sé, pero es también como un relato desde muchas perspectivas y un poco lío de generaciones, también una historia de orígenes orientales, esta vez en China, asentados en Occidente, en fin, le veía algunas cosas en común. Curiosamente la autora del Club de la buena estrella, Amy Tan tiene también un libro con un título dedicado a los secretos, Los sentidos secretos creo que se llama. Bueno, habrá que leer este quinteto porque tal y como los pintas, es muy interesante.
    En cuanto a ese escaparate, incluso al cartel sobre el servicio, ja, también me ha recordado a Calpe, esa población de Alicante tan turística con su Peñón de Ifach. En Calpe, hay toda una calle frente al mar, con un bar junto a otro en feroz competencia, con escaparates de este tipo, los platos ya montados y camareros que te abordan en la calle, prometiéndote regalos y sangría a gogo en el interior. Es un sitio tan turístico que sobre todo en verano, tiene una afluencia enorme de gente, muchos de ellos turistas pobres, esa tercera edad que tan atraída está a estas costas y que no gasta un duro en los restaurantes. Eso supongo que ha hecho que muchos bares tengan el cartelito de que no se puede usar el servicio porque es solo para clientes. No creo que controlen mucho, pero frena a la masa, supongo.
    Como siempre, un placer pasar por aquí.
    Bsos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Me he ido a Internet a informarme sobre Amy Tan (uno es que es un cotilla, pardiez) y ya he visto que, para empezar llevó una vida muy agitada entre China, San Francisco, Suiza, etc. Con esa vida, seguro que sus libros están bien. Pero los chinos emigratas todos son un poco así. Debajo de casa de mis padres, en Alicante, había un restaurante chino que no estaba mal : un día cerraron y se fueron a San Francisco a abrir otro negocio. Así, por las buenas, como quien se va a Orihuela.
      Ya conozco Calpe, ya. Está lleno de belgas. De belgas de medio pelamen mayormente, como tú dices, porque los que tienen más parné se construyen una casa en Jávea o en Altea. Nunca he comido en los restaurantes de Calpe, pero sí comí en uno en Altea que no estaba nada mal. No tenían maquetas de platos en el escaparate y sí un arroz del senyoret excelente.
      Tambien te digo: como siempre un gustazo tus visitas y tus comentarios.
      Besos

      Supprimer
  7. No conocía yo a esta escritora así que gracias porque me gusta mucho la literatura japonesa, lo que no se yo si mi nivel de francés me dejaría pasar de donde pone capitulo 1...
    Gracias de todas formas y gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras en mi blog
    Un beso

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola 40añera. Bienvenida al plastazo mundo de los aburridos, gracias por tu visita y tu comentario. Tu blog me gustó mucho, pero no encuentro forma de inscribirme con mi nombre Blogger.
      Ya sé que hay bastante gente que no habla francés que les gustaría leer a la Shimazaki, y lamentablemente, el quinteto no está traducido al castellano. A lo mejor habría que ponerse a
      ello, porque a Aki (es que soy on confianzudo, llamándola por su nombre) le pasa lo que a todos los que escriben en una lengua que no es la suya materna, aunque la dominen a la perfección, que no usan palabras o giros rebuscados.
      Un beso

      Supprimer
  8. Del franchute no tengo ni idea amigo Sorokin, asi es que me voy a quedar con las ganas, :)
    Lo de las maquetas de los platos me resulta divertido. Esta visto que soy no una maqueta sino una paleta, jajaja
    Bicos.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ya sé, Ohma. No hubiera debido poneros los dientes largos a todos hablando de un libro en francés, pero no pude resistirme, porque me había gustado mucho el quinteto de la Shimazaki. No sé a qué están esperando para traducirla-
      Lo de las maquetas... ja ja ja. Pero sabes que en Bilbao decían "maketos" (con "k"), no con "q", o sea que no debe ser lo mismo una paella en Japón que un manchego (yo mismo. Sí, también he vivido allí) en Bilbao.
      Besos

      Supprimer
  9. Hola, como soy un poco torpe con la informática no se como mandarte un correo, así que te lo digo aquí.
    Muchas felicitaciones por tu fantástico blog viajero-gastronómico y por tus curradisimas entradas.
    He llegado a este blog por casualidad y me gustaría incluirte entre mis blogs recomendados. Ya me dirás si te parece bien. www.comiendoporeuskadi@blogspot.com

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Jon. Ya he visitado tu blog y te he dejado un comentario. Gracias por tu visita al mundo de los aburridos. No sé como hacerse seguidor de los blogs de Europress (es que esto de Blogger es muy suyo), pero lo visitaré regularmente

      Supprimer
  10. Me encantan los autores japoneses por descubrir, pero he buscado sus libros traducidos y nasti de nasti. Creo que no me encuentro entre tus lectores doctos, educados y literatos ya que de francés ni idea (con el inglés vale) así que me quedo con las ganas...
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian. Sí, es una pena que no esté traducida. Casi me están entrando ganas de ponerme a la tarea, pero no tengo tiempo y, a lo mejor, salía un churro.
      Besos

      Supprimer
  11. ¡Hola!
    No conocía a esta escritora pero me has dejado con ganas de leer alguna de sus obras.
    Un blog de lo más interesante.
    ¡Nos leemos! :)

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias por tu visita y tu comentario, Abracalibro. Ahora mismo voy a ver tu blog

      Supprimer
  12. Este libro lo lei en el colegio para un curso y quede fascinado con la trama. Si, actualmente vivo en el canada francofono y gracias a eso pude disfrutar de lo maravilloso de estos libros. Ojala saquen la traduccion al espanol para poder recomendarlo a mis conocidos de habla hispana.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola, Pato.

      No sabía que los libros de la Shimazaki eran tan populares en Canadá, tanto como para ser objeto de cursos. Me alegro, se lo merece. Aquí, en Bélgica, están apareciendo poco a poco, voy a ver si encuentro su segunda trilogía (o pentalogía, vaya).
      Y sí, es lástima que no estén traducidos al español.

      Supprimer