mercredi 20 août 2014

A vueltas con la familia Durrell: Gerald y otros animales. Para acabar, un postre de cerezas al estilo de Viena



Mis queridos y pacientes lectores, ya sé que el mes de Agosto no es un buen mes para continuar dándoos la brasa con la familia Durrell, que es más bien un mes para relajarse a la sombrita con una buena cervezota. En fin, quiero decir, los que andáis disfrutando (o sufriendo) los climas del sur, porque por aquí, por Bélgica, lo que mola más bien es una taza de chocolate bien caliente, pero, vaya,  para desanimar a vuestro bloguero amado, hace falta más caña que un poco de lluvia (a torrentes) y 12 graditos al sol. Así es que, ahí le voy con la familia Durrell. 

En mi entrada del mes pasado os conté mis sensaciones tras leer "El cuarteto de Alejandría" de Lawrence Durrell. Alguien me dijo, acto seguido que no iba a entender nada si no me leía el libro de su hermano Gerald (Gerry) "Mi familia y otros animales". Y vale, lo tuve que encargar, porque ni en Waterstone's les quedaba un ejemplar. Y valió la pena. Es un libro para partirse de risa contando las aventuras de toda la famila, que se fué a vivir a Corfú en 1935. No tengo claro si en Kalami o en Kontokali, pero tanto da:





Un servidor de ustedes vosotros estuvo en Corfú hace ya bastantes años, en concreto en Kontokali. Iba con mi primera pareja seria a pasar unas vacaciones maravillosas (aunque, tal vez ella las recuerde como un peñazo insoportable). Una mujer bella, encantadora y amable, pero que le montó una al Maître del hotel que no se me olvidará. Llegamos a cenar a las 21h31, cuando el límite eran las nueve y media. El Maître, en un plan totalmente griego, nos lanzó de mala gana el mantel sobre la mesa. Mi chica, toda tierna y sonriente, se levantó y le dijo: "- Parlez vous français?", -"Oui Madame", dijo él, desprevenido, y... acto seguido le cayó encima una de las broncas más espectaculares que yo he visto en directo. El hombre solo acertaba a decir "Brava, Madame, brava Madame". Y servidor, que como todos sabéis, es un tímido de campeonato, sentado en la silla, con la boca colgando. ¡Qué mujer! en fin, fué hermoso mientras duró.

Pero a lo que voy, que me enrollo con temas que no hacen al caso, voy al tema Durrell. Me escribieron en un comentario en mi entrada sobre "El cuarteto" que era difícil tomarse a Lawrence (Larry) en serio después de leer el libro de Gerry. Cierto es que en "mi familia, etc", Larry siempre hace un papel del típico pedante que se considera un artista y que abruma a su familia con sus cosas. Pero, leyendo la reseña de la Wikipedia sobre Gerry, se entera uno que fué Larry quien ayudó a su hermano chico a escribir el libro, o sea que las situaciones tan chuscas que cuenta el pequeño y que te hacen soltar la carcajada en voz alta, vienen inspiradas por su propio hermano.

Como veis ¡Oh amigos! en estas fotos que he sacado de Internet, Gerry era un chico simpaticote y amante de los animales:




Gerald Durrell en Corfú

Leyendo el artículo en la Wiki, se entera uno que lo que cuenta el libro, además, es verdad solo parcialmente, porque se supone que la familia (incluída una de esas madres británicas, estoicas, que todos adoraríamos) vivía junta y que Larry estaba soltero y sin pareja. Pues no; parece que en realidad, él ya estaba casado con su primera mujer, quen tambien estaba en Corfú:



Lawrence Durrell y su primera mujer en Corfú

En cualquier caso, amigos, si no lo habéis leído, id rápidamente a comprar el libro de Gerry (de Gerry/Larry diría yo), porque te puedes descomponer de risa.

Gerry, continuó despues su carrera de amante de los animales y conservacionista del entorno. Publicó varios libros sobre sus viajes para capturar animales vivos, como estos:




Bueno, son interesantes, y su actividad es muy noble, sobre todo salvando especies en peligro de desaparecer, pero les falta la chispa de gracia que tiene el libro de Corfú. Por eso, estoy seguro que mucha de la responsabilidad fué de Lawrence. Por cierto, en "Atrápame ese mono", en el capítulo 9, hace una pintura no muy halagüeña de Veracruz y sus funcionarios. Pero bueno, ese es otro tema.

Y ahora, oh amigotes, os voy a hablar de mi postre de cerezas, que lo prometido es deuda, qué leñe. Es un postre al estilo de Viena, pero no de Viena en Austria, sino de mi amiga Viena del blog "Sabores de Viena". He intentado seguir sus instrucciones al pié de la letra. Para empezar, hacen falta cerezas:




Lo cual no es difícil, porque este año son impresionantes. Parecen ciruelas de los gordas que son. Lo primero es quitarles el hueso, lo que para vuestro bloguero no fue fácil. A dedito limpio, me quedaron las manos tan rojas, que si en ese momento entra un poli en la casa, me lleva directamente a la trena: parecía que había asesinado a alguien.

Para continuar, nata, azúcar glas y gelatina:



Puse a calentar la nata y le añadí un poquito de canela (eso se me ocurrió a mí): Es que yo soy un caneloso:



Añadí el azúcar glas mientras se calentaba la nata:



Cuando ya estaba caliente (sin hervir), le añadí la gelatina que había, previamente, disuelto en leche (era gelatina en polvo)



Con ello, Oh amigos, llené una primera capa en un molde:




Y la metí a la nevera como cosa de una hora, hasta que se endureció: Puse una capa de cerezas:




Y le añadí otra capa de nata:



A la nevera otra vez. En la receta de Viena se ponen varias capas, pero a estas alturas, a un servidor se le había acabado la nata, así que solo me dió para añadir la capa final:


Y meter en la nevera durante tres o cuatro horas. Y ya está, facilito ¿eh?. Para desmoldar, hice lo que dice Viena en su blog: metí el molde en agua caliente. Se desmolda solito. Y helo aquí, con un trozo ya cortado:




Y el trozo en cuestión:




 Bien, lo que he aprendido es que no estoy muy seguro que la canela haya sido una buena idea y que hay que controlar la gelatina, porque salió un poco dura de más, en vez de temblona, como hubiera debido ser. En todo caso estaba buenísima.

PS: Por si os interesa, me pasa Viena un enlace en el cual os podéis descargar el libro en .pdf. Pinchad aquí.


Venga, besotes a todos

24 commentaires:

  1. Refrescante lectura, agobiados por el calor de Podemos, la deuda pública, y la que está cayendo fuera, Palestina, Ucrania, Ébola y neotardocalifato...
    Bss: Escudero

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Escudero. Me alegro que te haya refrescado la lectura, porque tienes razón, la que está cayendo fuera este verano es como para que se incendien los puntiagudos pelos. Por aquí andan, además, conmemorando el primer centenario de la movida 1914: otro verano caliente, caliente. Espero que las cosas no lleguen tan lejos cien años después, pero mientras tanto va cayendo gente como moscas en esas guerras locales que el diablo confunda.
      Abrazos

      Supprimer
  2. Cómo me divertí anoche leyendo tu entrada Sorokin, pude imaginar ahí a la brava dama poniendo al mequetrefe en su lugar y tu mirándola boquiabierto jajaja.
    No dudes que este libro lo voy a leer, aprecio muchísimo la lectura que te arranca una risa, creo que es lo más difícil de conseguir y lo considero todo un arte muy preciado. A veces a uno le llega porque se identifica, claro, porque se ve en esas situaciones, pero es que para que eso se de, el escritor tiene que ser muy bueno y me has convencido totalmente. Si obra de uno o de ambos hermanos, me hace reír, lo voy a leer, de cabeza, vamos.
    Y bueno, un poco en la onda del comentario de tu amigo y tu respuesta, con la que está cayendo como que no apetece mucho andar frivolizando por aquí, (ni por allá) al menos a mi me pasa, con mi blog, me quedo muda con tanto nefasto acontecimiento, pero hasta para estas, supongo, que el buen humor es saludable. Pienso en Gila y sus crónicas bélicas, sin desperdicio. También desde el humor se puede concienciar y aliviar muchos disgustos.
    Un abrazo.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Viena, estoy superseguro que el libro te encantará, porque, aparte de ser divertidísimo, trata con amor y consideración a todos los bichos que se va encontrando por Corfú. Después, a lo largo de su vida se dedicó a crear fundaciones para salvar la fauna en peligro, viajar por el mundo buscando animales para su zoo cuidándolos con mimo, etc, y ya sé que tú tambien eres una amante de los animales, o sea que es como si hubiera escrito el libro para tí.
      Y sí, con lo que está pasando por el mundo, no dan ganas de frivolizar sobre ese tema.
      Un abrazo

      Supprimer
  3. Me vas a hacer buscar este libro, que me parece que voy a pasar un buen rato leyéndolo. Y también me has dejado con ganas de darle un bocadito a ese postre. Voy a tener que probar a hacerlo, pero sin canela, que veo que no ha tenido éxito.
    Besotes!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Margari, pues sí, estoy seguro que el libro te encantará a tí tambien. En español, creo que lo publicó Alianza Editorial, pero no debe ser fácil de encontrar. Además, parece que hay una segunda y una tercera parte de sus andanzas en Corfú. Las he estado buscando en Waterstone's, la mejor librería inglesa de Bruselas, pero no las tienen. Voy a tener que mirar en Amazon

      Besazos

      Supprimer
  4. Sorokin, acabo de entrar en san google para buscar el libro y lo primero que he encontrado es un pdf con el completo. Te paso el enlace por si a alguien le interesa así. http://fierasysabandijas.galeon.com/enlaces/libros/mifam2.pdf

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias Viiena. Voy a poner el enlace en el texto del blog

      Supprimer
  5. Ya paso a ver el enlace que nos deja Viena. Con respecto al postre es muy similar a la panna cotta italiana. Preparación muy suave al paladar.
    Saludos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2014/08/cerezas-de-goji.html

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Norma2. Es cierto que resulta muy similar a la panna cotta, postre que a mí tambien me gusta mucho, pero que nunca lo hice personalmente, hay supermercados por aquí que te lo venden en frasquitos de vidrio como si fuera yogur, pero claro, sin cerezas ni frutos.
      He estado leyendo tu post sobre las bayas de goji. Si las encuentro las probaré.
      Saludos

      Supprimer
  6. Estupendo tu último blog sobre recomendaciones culinarias y literarias.... En cuanto al libro de Durrell decirte que lo leí hace mucho mucho tiempo y no sólo una vez sino al menos dos o tres que recuerde, (Silvia también lo leyó, de las pocas veces que conseguí que un libro mío lo leyera ella) tanto me reí, es ´sensacional para pasar un buen rato. De su hermano, también leí algo del Cuarteto de Alejandría pero creo que lo aparqué....me producía cierto desasosiego, no sé.....
    Ah! en cuanto al postre tiene una pinta estupenda.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Me alegro que te haya gustado, Concha y que el libro de Gerry te gustara tanto como para leerlo varias veces, cosa que no me extraña. Espero que le gustara tambien a Silvia.
      Si haces el postre, te aconsejo no poner mucha canela. Ahí creo que metí la pata. Tengo que probar a hacerlo otra vez.

      Un beso

      Supprimer
  7. Hola: yo también me leí el libro de Gerald Durrell hace mogollón de años, pero recuerdo perfectamente lo mucho que me gustó y lo que me reí con su lectura. Además, me encantan los animales, así que ímaginate. Por cierto, el postre tienen una pinta...
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Marian, me alegro que a tí tambien te gustara. A ver si convencemos al personal para que se lo lea, que tal como están las cosas por el mundo, hacen falta cosas para hacernos reir.
      Anímate y haz el postre, que es muy facilito y muy agradecido.

      Besos

      Supprimer
  8. Soy muy fan de la familia Durrell, sobre todo de Gerald. La 'Trilogía de Corfú' me parecen de los libros más divertidos que puede leer cualquier persona, independientemente de si tiene diez o cien años. Los regalo y recomiendo siempre que puedo. La madre me parece genial como personaje. No me he puesto aún con 'El cuarteto...', pero lo tengo en mente hace mucho tiempo.
    ¡Me llevo un pedazo del postre!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¡Hola Dorothy! Qué bueno verte de nuevo por aquí. Me alegro que te guste Gerry. Anímate con su hermano y verás que, siendo algo completamente diferente, merece la pena el viaje. Para mí, junto con "El maestro y Margarita" de Bulgakov y alguna otra que se me olvida, es una de las cumbres literarias del siglo XX. Estoy seguro que "el cuarteto" te absorberá.
      Espero que te haya gustado el pedazo de postre que te has llevado.
      Besazos

      Supprimer

  9. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola José María. Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Ahorita mismo voy a mirar tu espacio.
      Um abraço (¿se dice así?)

      Supprimer
  10. Iba a comentar algo sobre Grecia y el libro de Durrell y ese paraíso infantil lleno de bichos, pero he visto tu postre y se me ha olvidado todo. ¡¡¡¡PERO QUÉ PINTA POR FAVOR!!!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Ja ja ja laesti. Y fíjate que el postre no lleva ni una gota de magia, como decía un camarero de restaurante al ponderar un sorbete de limón. "lleva unas gotitas de magia..."., o sea, puro vodka. Pues éste, ni gota. Nada. Lácteos (algo denigrados últimamente, ellos -los illuminati, supongo-sabrán por qué), azúcar (¡asúcar, mhija!) y cerezas.

      Supprimer
  11. Como siempre es un placer leerte a ti. Tienes una ironía que me encanta, :)
    Bueno, voy a bajarlo y lo leeré cuando pueda (tengo muchos, muchos por leer, no doy abasto, vamos!).
    El postre parece tan sencillo de preparar y tan rico que a ver quién se resiste, eh!
    Gracias, Sorokin, por el enlace y por no olvidarme, :)
    Bicosssssssssssss

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias a tí, Ohma, por tu visita y tu comentario y, como siempre, me da un gusto sumo saber que te ha supuesto un placer leer el blog. De verdad, te lo vas a pasar genial con el libro de Gerald.

      Besazosss

      Supprimer
  12. Hola Sorokin:

    Pues vine hace tiempo y dejé un comentario y veo que por alguna razón no se quedó. En fin, lo cierto es que recuerdo que anoté que esperaba conseguir el libro en Guadalajara por medio de mi hija, o que lo encargaría por internet.

    También recuerdo que escribí que esas cerezas tan bellas no se consiguen por acá. Me parece que únicamente Chihuahua tiene un clima como para que crezcan y den frutos, y no me extrañaría que se las comieran todas.

    En Baja California Sur llegan a traer, son importadas, pequeñas y caras. Pero se ve tan rico que vale la pena probar.

    Un abrazo.

    RRS

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Xerófilo:

      Blogger gasta esas bromas de vez en cuando, ya lo sé, porque me ha pasado en otras ocasiones.En cualquier caso, qué bueno que por fin pudieras comentar. Gracias como siempre por tu comentario Espero que consigas el libro.
      Es cierto, las cerezas este año, quién sabe por qué -imagino que tendrá que ver con el cambio climático- han sido espectaculares.

      Saludos

      Supprimer