dimanche 27 octobre 2013

Pollo con curry verde y leche de coco (Tom Kha Kai) Un gran favorito de la cocina tailandesa



Tengo que deciros, queridos amigos que hoy es un gran día. Sí. Un gran día. El blog que os ha estado aburriendo y contagiando muermo, cumple un lustro. Todo empezó el 28 de Octubre de 2008, vuestro seguro amuermado aburrido, estaba tan sonado que no se le ocurrió otra cosa que escribir algo para transmitir su insoportable spleen. O eso, o darse sin medida a la zarzaparrilla con cola. Y hete aquí que, tonteando, tonteando, llevo cinco años haciendo felices/infelices (táchese lo que no corresponda) a mis queridos amigotes. 

Para celebrar tan señalada fecha, y teniendo en cuenta que nuestro gran Apicius, con cuya amistad me honro, ha convocado el IV Concurso gastronómico, he decidido poneros una recetilla y enviarla al concurso. ¿Y qué mejor que un gran favorito de la cocina tailandesa? El famoso Tom Kha Kai, que constituye el regocijo y el placer gastronómico de pequeños y mayores en toda la redondez del planeta (del planeta que puede permitirse comer, claro, porque no quiero ofender a todos los que no pueden llevarse un bocado al estómago en cualquier parte del mundo, que los hay -y muchos-. Una vergüenza para todos los que sí podemos. Pero eso es otro tema que se nos va de las manos. Iam parlerém) Por el momento, Sorokincito, pon tu receta y deja esos temas para otro momento.


Como ya os he contado en otras ocasiones (pinchad aquí, vamos si os apetece), he estado en Tailandia un par de veces por motivos de trabajo, pero también he estado en vacaciones. Pasé una temporada en Febrero de 2009, en el sur. Paseando por los lugares de culto de la península, disfrutando de las playas, del buen carácter de la gente, de algunas diarreas inevitables, de las puestas de sol y, por supuesto, de la comida tailandesa. Cierto, que yo me centré más en los agradables bichillos que navegan por el Mar de Andamán y el Mar de China (de hecho ya os he contado una historieta sobre las langostas de Patong):





Ello no impide que también se consuma pollo, como podéis ver aquí:





Ni que se use la salsa de curry verde y leche de coco, como en esa cazuela en un buffet de desayuno en Surat Thani (bueno, también había croissants. Es que estos tailandeses son muy eclécticos)









Pero no voy a seguir sin dejar un homenaje aquí y ahora a mi elefanta: Tom-Tom. Me dio muy buenos momentos en Sairung. Tenía 34 añitos, me dijeron los cuidadores, y era gentil y agradable:






(la elefanta es la más alta)


Aparte de ser una elefanta de carreras, fue muy educada. Me contaba mi amigo Fernando que cuando él hizo un recorrido similar, los elefantes se metieron en un río, con el agua hasta los pies de los pasajeros. Y en esto, el elefante de delante, levantó la cola y dejó caer una enormes boñigas que flotaban, llevadas por la corriente. Bueno, pues Tom-Tom no cometió una grosería semejante. Cierto que le gustaba correr. De salida, íbamos los terceros, pero no paró hasta adelantar al elefante que aparece aquí en segundo lugar. Cuesta abajo y sin cinturón de seguridad, impresiona un poco. 





En fin, al terminar la obsequié con unos plátanos, que se comió con cáscara y todo.




Un saludo cariñoso, Tom-Tom. Lo nuestro fue muy bonito, pero duró poco. Que te vaya bien. Un beso en la trompa.


Y ya vale de exordios y rollos, Os voy a contar la receta del Tom Kha Kai, que te enrollas, Sorokin:


Vais a necesitar:


-Una pechuga de pollo troceada




-Una cebolla morada:





-Un tomate verde:





-Leche de coco y curry verde:




-Una ramitas de cilantro


-Para acompañar, podéis poner arroz tailandés al jazmín:






A fuego lento, en una cacerola, pochar la cebolla finamente picada y añadir el tomate verde troceado y sin piel. Dejar que cueza unos diez minutos.






Añadir dos cucharadas de café de curry y los trozos de pollo. Cocer unos cinco minutos:





Añadir la leche de coco y remover hasta que se mezcle bien. Cocer a fuego suave unos cuarenta y cinco minutos. 




Pasado este tiempo, añadir unas ramitas de cilantro y cocer unos cinco minutos más. Tras eso, el pollo está listo. Ahora, tenéis dos opciones: dejarlo así, o sacar el pollo y continuar a espesar la salsa. En el primer caso, que es el que yo hice, queda la genuina “Tom Kha Kai”, que, de hecho es una sopa. En el segundo, podéis añadir verduras y usarlo como plato de resistencia.

En los dos casos, poner al lado el arroz tailandés, como se ve en la foto de cobertura.





Bueno, pues, como veis, es un plato bien sencillo, que voy a darme el gustazo de presentar al concurso de Apicius, que además, este año incluye a mi gran amiga Viena como jurado (Viena, que no te estoy haciendo la pelota, que es que es así)




33 commentaires:

  1. Buenos días Monsieur Sorokin:
    Su receta ha sido registrada para el IV Concurso Internacional de Gastronomía.
    Ya sabe que puede participar con otra receta salada y dos dulces.
    Espero tenga suerte con el jurado, del que no formo parte.
    Que termine bien el día.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Buenos dias, Apicius. Muchas gracias.

      Saludos

      Supprimer
    2. Jajaja Sorokin, gracias amigo. No haré ningún comentario de la receta, que hay que ser asépticos siendo jurado, ya sabes. Sólo de la elefanta: ¡Qué bonita era!
      Un beso

      Supprimer
    3. Sí, Viena, era un amor de elefanta, pienso en ella con frecuencia. Y ya sé que no puedes hacer comentarios de la receta.

      Besos

      Supprimer
  2. Ya veo que el blog "se hace mayor". Y ese pollo al curry me ha tentado. Nunca he cocinado con curry, y creo que ya va siendo hora de romper esa tendencia. A ver si saco tiempo del tiempo y le hago llegar al amigo Apicius una receta para el concurso.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Pues sí, Oteador, es que eso de hacerse mayores no hay quien lo pare. El curry verde es muy suavecito, mucho más que el rojo. Y estoy seguro que en el los supermercados del Corte Inglés tienen leche de coco. En la Avenida de Francia, en Valencia, hay uno con un supermercado enorme.

      Supprimer
  3. La receta facilita y rica, le deseo a usted toda la suerte del mundo en el concurso de cocina. Yo soy más de curry rojo, pero el verde también me gusta mucho. Lo probaré y le cuento. Por suerte, de productos exóticos estamos mejor surtidos que de librerías. Yo sigo sin haber podido montarme en un elefante. En la India quería, pero estaban todos alquilados porque era la temporada de bodas y ya se sabe, queda mucho más lustroso que le novio recoja a la novia en elefante que en caballo. Por cierto, si yo fuera la bajita de la foto ahora mismo estaría afilando el hacha. Espero que ella sea más pacífica.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. ¡Uy, qué rencorosa, Dorothy! Me inquietas con eso de afilar el hacha. Muchas gracias por desearme suerte en el concurso y por no quitarle el artículo a "la" India, que es una de las cosas que me sacan de quicio. ¡Qué mala suerte que no pudieras montar en elefante, reviviendo las aventuras de "Pasaje a la India". Si vas a Tailandia, pregunta por mi Tom-Tom en Sairung. Ya verás que amable y simpática es.

      Un abrazo

      Supprimer
  4. Ya nos contará cómo ha resultado el concurso.

    Y ¡¡muchas felicidades!!!

    RépondreSupprimer
  5. Felicidades por tu quinto aniversario!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias, Emilio. ¡Qué bueno verte por aquí!

      Supprimer
  6. Muy bueno Monsieur, me gusta mucho la cocina Thai, el año pasado hice un curso estupendo que incluía una receta parecida, el GAENG KIAW WAN (Curry verde de pollo), una versión adaptada de los gurus de lo gastro David Thompson y David Lebovitz de la receta tradicional, lleva curry verde como el suyo pero además: citronela (lemongrass), galanga, salsa de pescado (nam pla), hojas de lima kaffir y guindillas roja tailandesa (yo tengo plantadas en el huerto), más albahaca fresca en lugar de cilantro (aunque la pasta de curry verde lo lleva).

    Además aprendí también a hacer la sopa TOM YAM KUNG, deliciosa ,con langostinos y aromatizada con lima kaffir y lemongrass; MUU SATAY (Satay tailandés de cerdo), una adaptación del gran David Thompson y AJAD (un aliño de pepino). Cuando quiera le paso las recetas, salen a la perfección.

    La verdad que la cocina oriental es fascinante, me quedan muchas cosas por probar, pero hasta ahora, aparte de la japonesa, la tailandesa y la vietnamita son deliciosas. Muchas ganas le tengo a la coreana.

    Un saludo Monsieur, feliz aniversario y suerte en el concurso.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchs gracias, Madame, por la felicitación y por desearme suerte, aunque conociendo los cocinerazos con los que nos tratamos, mi único interés ha sido participar. ¿Por qué no se anima su merced y participa con alguna de esas recetas tan fascinantes que menciona? Seguro que están buenísimas. La citronela y el galangal son muy sabrosos y lo animan todo. ¿Qué es la lima Kaffir? esa no me la sé (hay que ver, Sorokin reconociendo que no sabe algo) Yo el cilantro me lo como a puñados, así que lo de quitarlo no sé qué tal será. Es cierto que es un sabor que o se ama o se detesta: yo me acostumbré en Veracruz, que es donde lo probé por primera vez en salsas, tacos, etc y, al principio, no me gustó. Después, como digo, soy capaz de comerlo a puñados.
      Madame, y sí, porfi, me interesan las recetas que menciona.

      Un abrazo, Madame

      Supprimer
    2. Monsieur le mandaré las recetas. Y el GAENG KIAW WAN sí lleva cilantro en la pasta de curry verde, si mira los ingredientes verá que lleva bastante, al menos el que yo uso lo lleva. Yo también soy una forofa de esta hierba, aquí en el Sur como tenemos el Algarve a un salto y allí es el ingrediente estrella en todas las cataplanas de arroz, mariscos y pescados, estamos bastante acostumbrados a su sabor.

      No tengo yo ahora mucho tiempo para concursos, pero lo que más me echa para atrás es que no quiero poner publicidad en mi blog, es algo que me marque como principio. Y concursar en estas cosas implica esto. Tendría que sacarme un seudónimo y otro blog para no contaminar a "Delikat" :-D

      Saludos

      Supprimer
    3. Por cierto, olvidé decir que la lima kaffir es un cítrico muy usado en la cocina Thai, pero que en esta receta mía e usan sus hojas, muy aromáticas. En el supermercado oriental donde las compro tengo que hacerlo por paquetes, así que las congelo (igual hago con el lemongrass y las guindillas thai)

      Supprimer
    4. Ah. Es que en algunos sitios hay una confusión entre la lima kaffir y la citronelle. De hecho, el nombre inglés "lemongrass" ya incita a error, porque la citronela son unos tallos con aspecto de mini-puerro, mientras que hay gente que piensa que son hojas por eso de "hoja-limón". Gracias por sacarme de mi ignorancia, Madame

      Supprimer
  7. Ah, pues ya viene a felicitar al festejado, pero ya veo que anda festejando solito en el avión tomando quién sabe que cosa burbujeante, diría mi hija: un chupirul coqueto, ja.
    Me encanta la comida tai, aquí había un respetable restaurante (eso ya es pedir mucho aquí) y hacían una sopa de coco y pollo, buenísima. Ah, pero seguramente por cuestiones harto conocidas sobre el rumbo que está tomando este país, lo cerraron y ya, nunca más la sopa.

    RépondreSupprimer
  8. Un abrazo, larga vida al blog, y yo diría más bien que quieres hacer la barba, no la pelota, jaja

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Carmen. Muchas gracias por la felicitación. Pues sí, ya estoy al otro lado de los Pirineos tras haber consumido esa cosa burbujeante (me encanta lo de chupirul coqueto). No era pulque, pero no estaba mal.
      Qué lástima que cerrara el restaurante tai que dices (por cierto, ¿era en el DF o en Cuernavaca?). En Bruselas hay bastantes, aunque abundan más los vietnamitas, por lógica, ya que los viet son francófonos y los tai, anglófonos. En Madrid no conozco ninguno, aunque seguro que hay. Lo que está de moda son los japoneses (anoche, sin ir más lejos, nada más llegar, cené en un Sushi)
      Y pues, tal vez, lo que quiera hacer es la barba. No sé, lo voy a pensar.
      Un abrazo

      Supprimer
  9. Sorokinciño eres la hostia majo!! Siempre me haces sonreír, :)
    Mira por donde que yo tenía un bote con leche de coco que no tenía ni idea de qué hacer con él!, jajajaja,
    Bueno y el curry tiene que ser verde? Y si es así es fácil conseguirlo? Joder que quiero que me salga perfecta la receta!
    Un abrazo largo, encanto, y of course, ¡Felicidades y larga vida a uno de mis blogs favoritos!

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola Ohma. Me alegra que te rias con las tontunas de un aburrido. El curry que más le va al plato es el verde, porque es el más suave. Conseguirlo, yo creo que en los supermercados del Corte Inglés o en alguna tienda de productos orientales tiene que haber. Si no, una alternativa es hacer el plato con jengibre bien picado, que tambien le da buen gusto.

      Un abrazo y gracias por la felicitación

      Supprimer
  10. Ajá! Gracias por darme las ideas. Oye y tu de aburrido no tienes nada, :)

    RépondreSupprimer
  11. ¡Muchas felicidades al blog de un Monsieur nada aburrido! :)
    La comida tailandesa es una de mis favoritas. Son buenísimos mezclando el picante con sabores refrescantes y deliciosos. Yo hago una receta de pollo con albahaca y chiles verdes que está de muerte (no es por echarme flores, es muy sencilla, jeje).
    Saludetes

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias por la felicitación, Chic Soufflé. Oye, ¿y por qué no nos pones la receta en tu blog para que la disfrutemos todos y de paso te presentas al concurso de Apicius?

      Supprimer
  12. Feliz cumpleblog...!! Que rico, te ha quedado perfecto de lo más apetitoso . Buscaré el curry verde, porque nunca lo he visto, por eso cuando hago pollo al curry es con el de siempre el anaranjado.
    Besos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Muchas gracias por la visita, el comentario y la felicitación, Mayte. Y prueba el curry verde si lo encuentras, no tiene nada que ver con el curry indio. Si no lo encuentras puedes utilizar jengibre picado. también da muy buen resultado.

      Un beso

      Supprimer
  13. ¡Qué pintaza! Y me da mucha envidia tu paseo en elefanta. Yo he paseado en dromedario (o en camello, nunca recuerdo cuál es cuál). Se llamaba Elvis Presley (en la caravana también había un Jimmi Hendrix) y se portó muy bien, pero nunca va a ser comparable con un elefante. Lo dicho: envidia me das.

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. No te creas que mucha gente se ha paseado a lomos de Elvis Presley, vaya suertuda. En cambio, ves, yo me subí a un camello en Túnez y me debieron dar el que tenía el colmillo más retorcido, porque no estaba nada contento de llevarme encima, mientras que los chavales camelleros se partían de risa. Desde luego, mi elefanta era muuuucho mejor

      Supprimer
  14. Querido Sorokin, he estado de mudanza de país y no había podido leer a mis bloggers predilectos. Enhorabuena, larga vida a este blog y gracias por esta receta que la verdad me apetece mucho hacerla.
    Saludos

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Gracias Claudia. ¿Te mudas de país? ¿A dónde vas?

      Supprimer