mardi 13 décembre 2011

Inland Empire


Hallábame yo el pasado sábado, queridos amigos (Uy, la primera vez me había equivocado y había escrito "amagos". Ustedes me perdonéis, mis amigos, vosotros no sois amagos, fué un involuntario desliz de mi dedito), decía que el pasado sábado paseaba yo por la Rue Neuve tratando de abrirme paso entre una espesa muchedumbre. Acababa de salir de la Academia St Josse, de mi sesión matutina de acuarelaje y hacía solecito, así es que me lancé a la calle con firmeza y decisión, tratando de sortear compradores, paseantes, falsos sioux tocando la quena, cochecitos de bebé, raperos, guardias, mendigos, adolescentes gritones y toda esa fauna urbana que llena la Rue Neuve un sábado.

Cuando ya no pude más, me refugié en la FNAC. Siempre se encuentran cosas interesantes ahí; ya libros, ya música, ya vídeos (o sea, DVD's, caray, que eso de los vídeos ya es más antigualla que los zootropos). Y ¡zas!, mientras hurgaba en los DVD's rebajados me encontré de manos a boca con "Inland Empire" de David Lynch. Por diez euritos. Mi espíritu lynchino saltó al verlo y me lo apropié acto seguido (tras pagar, oigan, tras pagar los diez euros). Me lo llevé a casa con unción, me serví una copaza de Ramée rubia (otro día, otro día os hablaré de esa fantástica cervezota), unté unas galletitas con bolitas rojas de falso caviar de salmón, me senté en el sofá, y me dispuse a disfrutar de la única peli de Lynch que no había visto.

Soy consciente de que la película ha tenido malas críticas y muy buenas críticas. En general, las primeras suelen venir de los anti-Lynch de toda la vida y las segundas, de los Lyncho-talibanes que se tragan todo lo que cuenta el maestro sin pestañear.



Para empezar a mojarme, os diré que es uno de los films más Lynch de todos los que he visto (en fin, supongo que conocéis "Eraserhead". Ese tampoco era triste). He leído post-peli un montón de críticas de uno y otro lado y no he encontrado ninguna que dé con la llave del film que es, sin duda mucho más confuso que "Lost Highway" y "Mulholland Drive", filmes que resultan cuentos infantiles al lado de éste. Lynch añadió leña al fuego (qué pícaro) diciendo que la película no tenía argumento, que la iba filmando según le venía, etc. Creo que no, que sí tiene argumento. Lo que pasa es que la peli se desarrolla en tres planos paralelos: la supuesta realidad (Laura Dern filmando una película), lo que pasa dentro de esa película, y un plano totalmente onírico, que puede ser lo que Laura sueña. Los tres se entrecruzan, se lían, nunca sabes si estás en uno o en otro. Acabas majareta.

Me gustó, claro, es de Lynch, pero acabé pensando que tres horas son demasiadas horas para tenerte hecho un lío. Creo que se ha pasado un pelo. Tal vez sea porque la ví en casa, no en una pantalla comm'il faut, tuve que levantarme un par de veces a por más cerveza y a desaguarla convenientemente, etc. Esas pausas se pagan. Sin embargo, ahora, rememorándola, considero que es muy buena. Tal vez no la mejor de don David (para mí, Mulholland Drive), pero muuuy buena.

Bueno, amiguetes, espero comentarios, contradicciones, incluso improperios de vuestra parte. Permanezco a la escucha. Y mientras, ahí va un video que he encontrado. Besotes



video

30 commentaires:

  1. Querido Sorokin, qué bueno que la hayas visto, a mí me ha gustado mucho esa peli, la he visto unas dos veces, la primera fue hace mucho tiempo, y como apenas la recordaba, pues la vi. La mía me la trajo el diario Público a 50 cént. pero siempre es bueno comprar cultura.

    Inquietante como siempre lo es Lynch, como hecha de retazos, pero sí creo que hay argumento, tal como afirmas.
    Saludos y buenas navidades...

    RépondreSupprimer
  2. Hola Claudia. ¡Caramba! 50 céntimos sí que es barato. Y yo creía que había encontrado un chollo pagando 10 euros. ¿El diario Público llega a Munich? ¿O lo compraste en alguna escapada a España? Aquí, desde luego, no llega. Llega El País, pero sin las ofertas esas que hacen los sábados de películas y otros gadgets.

    Me alegro que te gustara la peli. Cuando coja fuerzas la voy a ver otra vez.

    Saludos y Feliz Navidad

    RépondreSupprimer
  3. Esa película la tengo desde hace un mes en casa, por regalo en exclusiva de la Divina Pagana, que la pilló a su vez igual que Claudia, en el Diario Público, cuando me la dio me dijo "infumable, a ver si eres capaz de acabarla". Tengo que verla, me gusta mucho Lynch, y aunque me costó entenderla a la primera, me acabé rebanando los sesos con Mulholland Drive y terminé seducida. La cosa es que hace un mes tuve tal saturación de cine con el Festival Europeo de cine de Sevilla (una semana dentro de una sala de cine sin pestañear), que he necesitado un tiempo de descompresión o algo por el estilo.

    Nota: son geniales las pelis del Diario Público de los viernes, la verdad que merece la pena por 50 céntimos.

    RépondreSupprimer
  4. Buenas tardes, Madame. Con Lynch pasa como con la Fura dels Baus, o lo amas o lo odias a muerte. No hay medias tintas. Si se decide a ver la peli que tan cuidadosamente guarda como regalo de la Divina, le aconsejo que:

    1) Se relaje. La cosa va de tres horas
    2) Se ponga cómoda, con unas buenas y suaves zapatillas
    3) Se prepare uno de esos tés que tanto le gustan con unas galletitas à côté. O, si lo prefiere, una buena cerveza Alhambra.
    4) Deje su mente en blanco. No intente explicarse nada de lo que está viendo. Emociónese, tiemble, disfrute, sufra, al ritmo de lo que vea. No le busque 99 pies a la escolopendra. A medio film empezará a recibir una especie de iluminación abriéndose paso en su cerebro.
    5) Sea consciente de que, esté a la altura que esté del film, queda todavía un chingo antes de que acabe. (Creo que ese fue mi problema: el DVD no decía cuánto duraba la peli. Yo pensaba en dos horas a lo sumo y aquello se alargaba y se alargaba)

    Le acabará gustando. Si quiere seguimos discutiendo cuando lo haya visto.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  5. No, no llega a Múnich, cada vez que me scapo gozo de la venia del padre de un amigo que es kiosquero, así que me traigo siempre una buena variedad de cosas buenas y algunas infumables...

    RépondreSupprimer
  6. Bueno; llevo un día queriendo comentar esto y mi no poder...Por puntos:
    My dear Delikat, la pillé al igual que Sorokin, del FNAC, pero yo x 5.95. Cuando vino en Publico yo ya la tenia!
    Yo tengo la misma sensibilidad que un microondas. No me enteré de absolutamente nada. Aguanté 1 hora y cuarto.
    Sólo decir que espero que las ediciones venideras de esta peli, tengan las puntas del estuche bien bien bien afiladitas para que los timados compradores puedan cortarse bien las venas con ellas.
    Aún así sigo flipando con Lynch.
    Os quiero mucho a todos. Y flipo moltisimo con Mister Sorokin. Always!!!! Divina Pagana

    RépondreSupprimer
  7. Vaya suertaza que tienes, Claudia. Así no te pierdes nada interesante de lo que se publica en España, porque la web está muy bien, claro, yo leo los diarios de España, Bélgica, "Le Monde", "The Guardian" y el "NY Times" en sus ediciones digitales, pero los regalitos y chollitos de los sábados me los pierdo. :-/

    RépondreSupprimer
  8. Mi querida Divina,

    A lo mejor debería darle otra oportunidad a don David y al Inland Empire. Ahora que ya sabe que dura tres horas, puede hacer como le digo a Madame Delikat: relájese, póngase un cubata o cervezota, olvídese de todos los anónimos que recibe en su blog y de todos los malnacidos que le pinchan las ruedas de la bici, y ¡hale! a por ellos, ¡oééé!, a por David Lynch, Laura Dern y todos sus adláteres. Y no se me corte las venas, que da mucha grima.

    Un respetuoso saludo

    RépondreSupprimer
  9. Me imagino, Sorokin, que cuando atravesabas la jungla de la Rue Neuve y adyacentes, irías bien equipado para defenderte de tanta “fiera”.
    Ignoraba la existencia de esa “Inland Empire” del maestro de la perturbación David Lynch. Pero es lo bueno de adentrarse en la jungla, te puedes tropezar con un tesoro como en de las Minas del Rey Salomón. Enhorabuena.
    ¡Ah!, a veces, los amigos nos “amagamos”, sin necesidad de jugar al escondite.

    RépondreSupprimer
  10. He visto películas de Lynch y unas me han gustado y otras no pero ninguna me ha dejado indiferente.. esta no la he visto pero 3 horas de peli y de este director me parecen muchas. Me recuerda entonces a esas series que ya no entiendes nada y acabas dejándola de ver porque llevas muchas horas ya perdido..
    Pero bueno tres horas con un vinillo y unas tostadas con huevas me parece un muy buen plan ;-)
    Por cierto ya te he respondido en mi blog que sí, que fuimos casi expresamente a San Isidro, aunque al salir nos dimos una vuelta para ver cómo era, para ver el hipódromo (¿es un hipódromo verdad? aix es que vimos tantas cosas que ya ni me acuerdo!).

    Saludines

    RépondreSupprimer
  11. Hola Oteador. Tienes razón, lo bueno de adentrarse en las selvas, sorteando peligros, esquivando algodones en rama y manzanas pinchadas en palotes, huyendo del desolador aullido de las flautas supuestamente indias, tratando de no pisar indigentes que yacen con un perro fiero a su lado, es eso, encontrar el tesoro del Rey Salomón. Y menos mal que yo no me encontré con el rinoceronte que ataca a Stewart Granger a media película. Tambien me libré de la inglesa fría y pelirroja que se lo liga (¿Deborah Kerr?).

    En cualquier caso, si encuentras la peli de Lynch, ten cuidado. Como ya he dicho, son tres horas, a cada cual más densa. :-)

    RépondreSupprimer
  12. Arantxi, si no eres fan descarada de David Lynch, casi, casi, te aconsejo que te evites las tres horas, aunque te lleves varios kilos de tostadas con caviar. :-)

    ¿Qué tal es San Isidro? Yo tenía idea que era un barrio soso y periférico. Yo creo que pasé cerca porque para coger el avión al Uruguay fui al aeroparque Jorge Newberry, pero estaba cerrado, y un bus nos llevó a la base aérea "El Palomar" que es de donde salía el avión. Yo creo que pasaba por San Isidro. No sé.

    RépondreSupprimer
  13. Un amigo periodista, cinéfilo empedernido, publicaba el otro día en su columna cuáles eran las rarezas cinematográficas que andaba buscando: “Un crimen por hora” (Ford, 1958), “M”, (Losey, 1951), “Man on a Tightrope” (Kazan, 1953) y “10.30 p.m. Summer” (Dassin, 1966). Gracias a otro mucho más empedernido cinéfilo, que tiene la Cafeteria Vía Florencia en Valencia, logra este tipo de rarezas.
    Me sorprendió, ya que ninguna de ellas, al igual que la de Lynch, conocía. ¡Cuánto cine debe ir por ahí perdido!.

    RépondreSupprimer
  14. Yo estoy buscando cositas mas sencillas:"La chinoise" de Godard y "Prima della rivoluzione" de Bertolucci

    RépondreSupprimer
  15. Querido amagote mio: no sé si me atreviera yo en estos momentos de mi vida a sentarme durante tres horas, y por si esto fuera poco, a ver una peli del Don L. que tiene tela, pero tela, tela. Todavía estoy masticando el chicle de Twin Peaks... Nooo, es broma, me encantó Twin Peaks, pero lo de tres horas, no sé yo. Me cargué todo aquel cine de los setenta y pico en plan psicoanálisis y otras hierbas, de dos y tres horas de film y nueve de reanimación y ahora está una mayor para eso, pero... juro que si la veo, si se me pone por delante, y a esos precios de ganga, me la compro.
    Un beso y perdón por las ausencias, estoy con una movida que me ha raptado todo el tiempo, pero enseguida estoy de vuelta. Ya os contaré.
    Un beso más.

    RépondreSupprimer
  16. No te disculpes, Viena, que entendemos todos tus amaguetes y amagotes el jaleo que te has tenido que traer estos últimos días. Por cierto, enhorabuena una vez más por tu premio que, como ya te dije en tu blog, es totalmente merecido.

    Sí, tres horas de don David, pueden ser muchas horas si no estás con la disposición mental adecuada que, fundamentalmente, debe ser que te traiga todo al fresco veas lo que veas y no intentes quebrarte la cabeza.

    Un beso

    RépondreSupprimer
  17. jajajajajajajajajajajajaja Mr Sorokin;;;;; no había leido su comment hasta ahora...La vida de bloger es duraaaaaa...Al señor Lynch le daré otra oportunidad en Carretera perdida que no la he visto y dicen que es sublime!!!!!
    Gracias por animarme a beber cervezas...siempre vienen bien!

    RépondreSupprimer
  18. Supongo que, como bien dices, o se ama a Lynch o se le "odia". Y creo que yo pertenezco al segundo grupo.

    Eso sí, confieso que no he visto la película de la que hablas, así que no puedo opinar.

    Por cierto, sesión de cine y unas buenas cervezas (el sucedaneo de caviar mejor lo dejamos pasar pro esta vez) ¿existe un plan mejor?

    Un abrazo.

    RépondreSupprimer
  19. ¡Ah, Divinidad divina! ¡Qué magnífica idea la de ver "Lost Highway"! A falta de Empires, buenas son Highways. Y si no le gusta, siempre se la puede regalar a Madame Delikat, que es una fan de Don David. Animo.

    RépondreSupprimer
  20. Hola, Perséfone. Lejos de mí el atraer personal en las garras de Lynch. Si no te gusta, pues no te gusta. A mí me pasa con Almodóvar y todavía sigo vivo (miento, las primeras de Almodóvar me gustaban. Las últimas no)

    Y déjame precisar: no era sucedáneo de caviar. Era caviar de salmón pero ¡ay!, no era de Khamchatka, que es el fetén. Era de Alaska, por eso digo que era falso. Y no sabe igual ¡no! y ya, el que es detestable es el del salmón sueco.

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  21. Perdona mi ignorancia respecto al caviar y sus bondades. Bien es cierto que no soy nada entendida en el tema.

    Aprovecho para desearte unas muy felices fiestas.

    Un abrazo.

    RépondreSupprimer
  22. Perséfone, felices fiestas a tí tambien. Realmente y siendo estrictos, las bolitas rojas de salmón no son caviar, son eso, huevas de salmón. Es como llamarle "champán" al cava, pero en fin, una licencia poética se la toma cualquiera, ¿no?

    Un abrazo

    RépondreSupprimer
  23. Hola Sorokin:

    No conczco a Lynch, pero veré de hacerlo.

    Me distraigo pues con eso de amagos, que para desliz suena raro, ya que la "i" queda bien lejos de la "a", a menos que tu teclado esté medio especial. También me laman la atención los sioux tocando quenas, en una clara demostración de que la globalización atañe en forma importante el aspecto cultural.

    Y bueno, ya más en serio, a la distancia se antoja que el barrio es interesante y digno de verse.

    Recbe un abrazo afectuoso. Espero estés de lo mejor y más que dispuesto a seguir narrándonos tus peripecias.

    Saludos

    RRS

    RépondreSupprimer
  24. Estimado Sorokin, a veces ni qué comentar pero de que vengo a verte pues vengo. No soy fan de Lynch, acaso he visto un par de sus películas, y la última que vi en el cine fue Mulholland Drive, y pues...o me agarró bastante distraída o de plano mi acompañante de junto estaba más seductor que el filme, así de plano, tendré que verla en solitario.
    Un abrazo y feliz año a pesar de todos los pronósticos apocalípticos de los mayas

    RépondreSupprimer
  25. Hola Xerófilo. Me da gusto verte por aquí de nuevo. Aprovecho para felicitarte el año que comienza, en el que espero que los mayas se equivoquen con eso del fin del mundo.

    Y sí, tienes razón, la "i" y la "a" están ciertamente lejos en el teclado, pero son cosas que pasan. Seguro estaba pensando en otra cosa.

    Los "Sioux" que tocan la quena por aquí son más falsos que un billete de tres dólares. Llevan plumas y trajes de indio Sioux, pero realmente, tienen aspecto de quechuas o algo parecido. Es posible que así atraigan más gente a escucharlos y por eso lo hagan. Por lo demás, la calle en cuestión está siempre muy animada y es, como toda Bruselas, una Babel multiétnica. Esperemos que siga así por muchos años.

    RépondreSupprimer
  26. ¡Hola Carmen! Feliz año para tí tambien. Si, como dices, tu acompañante era más intresante que el film de David Lynch, hiciste muy bien en prestarle más atención que a Mulholland Drive. Yo, por eso, prefiero ir al cine solo. Una vez, fui con una amiga, que no hablaba francés, a ver un film que estaba hablado totalmente en la lengua de Molière, y sin subtítulos. Qué horror, no pude enterarme de nada: -"¿Y ahora qué dijo? -¿Por qué se enfada, qué le ha contestado?", etc, etc,. Me preguntaba todo el tiempo.

    Un abrazo de año nuevo.

    RépondreSupprimer
  27. Paso por aquí sólo para desearte una buena entrada de año Sorokin!

    P.D: Creo que ya te debes oler cuál es el Óscar al mejor bife de chorizo!

    RépondreSupprimer
  28. Muchas gracias, Arantxi. Lo mismo para tí.

    Lo del bife de chorizo estoy suponiéndomelo, pero siempre es bueno que te lo confirmen. :-)

    RépondreSupprimer
  29. Hola me ha gustado mucho la entrada de tu blog, yo creo que Lynch tiene diversas fases pero siempre conserva su esencia y su pensamiento radical, yo creo que al igual que en Mulholland Drive en Inland Empire se ha visto lo mejor de Lynch y me gustó que Justin Theroux haya aparecido en ambas, quien ahora graba la segunda temporada de la serie Leftlovers. Excelente serie también. :D

    RépondreSupprimer
    Réponses
    1. Hola, Andrea, gracias por la visita y el comentario. Estoy de acuerdo contigo que Lynch es así, y que si le quitas su voluntad transgresora y rompedora de tópicos, no sería él. Por cierto, yo que soy un gran seriéfilo, no conocía "the Leftovers". Gracias por la información

      Supprimer