vendredi 6 mars 2009

OVNIs sobre Tailandia

video

Ya, ya lo sé, ilustres lectores, el plural de OVNI en español, no es OVNIs. Una estricta aplicación de las normas de nuestra venerable Academia de la Lengua, nos obligaría a escribir O.O.V.V.N.N.I.I., que es como se ecribe el plural de las siglas. Por eso, se escribe E.E.U.U. ó C.C.O.O. (de hecho, Ramón Urdaci hasta lo decía hablando). Pero, ¿alguien ha visto O.O.N.N.G.G., por ejemplo, como plural de ONG?, pues eso, que la correcta aplicación de la norma ha caído en desuso. Además, yo soy de pueblo, así que tengo ciertos privilegios. Pero bueno, cortemos la pera en dos (como se dice en francés), ni para ustedes ni para mí. Escribiré OVNI (sin "s") tanto en plural como en singular y, ustedes que sois más listos que el perro de un tullido, colegiréis por el contexto si es una cosa u otra.

Pero basta de insulsa cháchara y, al grano, Sorokin. La historia sucede en Tailandia en una noche tropical y en un restaurante de Patong, mientras deglutíamos unas sabrosas langostas (pero eso es otra historia que prometo contar otro día, no conviene mezclar temas). Miré al cielo, y ví un racimo de luces que se movían parsimoniosamente a ratos, más rápidas otros. Cruzándose, serenas, sin ruido. No pude menos que dar la voz de alarma: ¡"OVNI, OVNI"! ante el general despotorro de los camareros tailandeses que nos tranquilizaron diciendo algo como "Pam feng, no UFO, pam feng".

Y eso es, no son OVNI, son las linternas voladoras que lanzan los tai en algunas fiestas. Como veis en el vídeo, llevan un bloque de cera en el fondo del globo. Se prende fuego a la cera, se espera que el aire se caliente... y se van, se van, parece que llevándose nuestros malos rollos, nuestras cuitas y elevando nuestros pinches deseos hasta el cielo.

Y nostros, pobres miserables, nos quedamos en tierra con una piña colada o un planter's punch por todo consuelo.

6 commentaires:

  1. Luciérnagas, viajeras hacia el más allá, cargando con las miserias de los humanos reptantes. En la próxima reencarnación (estoy poco, o nada, evolucionado y me imagino teniendo que regresar mil veces) pido nacer dentro de una de esas culturas orientales. Mola mazo.

    Mi amigo (mi alter ego) se ha visto gratamente sorprendido por su experiencia, la de usted Don Soro, que a él le transportó a un atardecer en la vieja Asturias siendo sus hijos pequeños. Llevaba consigo el regalo a sus hijos de un amigo, arquitecto él y argentino (ahí es nada), consistente en unos globos sonda de papel pintado en vistosos colores representando alegres payasos. En la parte baja, un pequeño recipiente de hojalata o similar para rellenar con algodón que, una vez empapado en alcohol, se convertía en el combustible generador del calor necesario para el llenado y lanzamiento hacia las alturas de los sonrientes personajes. Uno de los “Tonetis” (para los no cántabros, favor de echar una ojeada por el Google de su preferencia) se consumió en las llamas nada más despegar. Premoniciones de futuros acontecimientos tecnológicos más avanzados. Otros dos, navegaron por la atmósfera hasta perderse en lontananza. Grata recordación.

    Gran Maestro, pregunta de Ciencias Naturales 101 … las langostas de esos exóticos mares son facsímiles razonables de las que pululan por nuestro Cantábrico Sea, con sus bigotes y todo, o son American Style, con dos bocas poderosas ( a lo antebrazo de Urtain). Y cómo se recomienda su preparación, torturadas a la parrilla; cocidas, acompañadas por tropicales salsas de mangó, piña o guayaba; rellenas, con mezclas aderezadas con exóticas especies; o al “vapó” , manualmente desmembradas y aporreadas para extraerle su delicioso contenido. “Oño”, Don Sorokin, me está entrando un voraz apetito de suculentos mariscos y eso es peligroso. Me teletransporto al Barrio Pesquero, pero ni hablar, no me llegan los olores y mucho menos los sabores. ¡A que me tendré que aerotransportar para saciar estas ansias desmedidas!

    Don Soro, a seguir compartiendo sus experiencias viajeras y disfrute de ellas un poco por los que, de momento, estamos varados en dique seco. El vídeo (por acá, fonéticamente hablando, lleva acento en la “i”) está casi “pofesional”. Lo dicho que el Hombre del Renacimiento no ha muerto, aún quedan raros ejemplares en el siglo XXI. Don … caballete, lienzo, brochas (perdón, quise decir pinceles), acrílicos (o preferiblemente acuarelas que van mejor con la representación) y a plasmar esos rincones con el mar azul turquesa. Por cierto, puede ser una característica de los lugares semi o tropicales, pues aquí con frecuencia se aprecia esa tonalidad por las costa borincanas.

    Apostillamiento culinario. Versiones casi confirmadas y generalmente admitidas, sostienen que la Piña Colada (¡que buena está, carámbanos!) fue preparada por primera vez en el Viejo San Juan, capital de Borinquen (derivado de Boriken y mas conocido como Puerto Rico). Decora la fachada de la casa en cuestión una placa en mármol que así lo proclama y lo recuerda. Al que aparezca por aquí, con gusto le daremos a probar la original, con ron y piña del país. ¡Son todos bienvenidos!

    RépondreSupprimer
  2. Muchas gracias por su comentario, y por los inmerecidos ditirambos de los que me hace objeto, don Celti.

    Si usted dice que la piña colada es originaria de San Juan, pues será. Parece más razonable que la pretensión del Buenavista de San Francisco de haber inventado el Irish Coffee o la del hotel de Nueva York donde pretenden haber inventado la vichissoise. Lo que si está demostrado que es una superchería es que la pizza napolitana la inventaran los emigrantes de little Italy, que quien haya estado en "da Michele" de Nápoles, sabe que la suya es la genuina, la auténtica.

    Sobre las langostas escribiré otro día, pero puedo avanzarle que son langostas, y no bogavantes, hoyacántaros o "hommards" de gruesas pinzas, como en realidad son las "Maine lobsters" de los neoyorquinos.

    RépondreSupprimer
  3. ¿Eres capaz de hacer una y traerla a la quedada para que con ella alejemos al mal tiempo de Bruselas? ;-)

    RépondreSupprimer
  4. @Comer, hablar, amar: Me encantaria, pero estoy en Viena toda la semana y no voy a poder ir a la quedada :-(

    RépondreSupprimer
  5. Ya me pasarás un par de recomendaciones, que voy en abril con mi familia (un "mitad de camino" para encontrarnos todos).

    ¡A pasarlo bien!

    RépondreSupprimer
  6. Mi padre tmb vio una vez OVNI, aunque siempre creo que iria borracho!
    Que pena que no vengas a la kedada!
    Pasalo bien en Viena!

    RépondreSupprimer